El crucero Regal Princess. (GFR Media)

Miami - El crucero Regal Princess, al que no se le permitió ingresar el domingo al puerto Everglades del sureste de Florida ante la posibilidad de que dos de sus tripulantes hubieran estado expuestos al coronavirus, atracó finalmente anoche después de que dieran negativo en las pruebas.

Los dos integrantes de la tripulación de los que se pensaba que podían tener la enfermedad COVID-19, causada por el coronavirus originado en Wuhan, China, habían prestado servicio hace dos semanas en el crucero Grand Princess, que está varado en California y donde hay 21 casos positivos.

El Regal Princess, con capacidad para 3,569 pasajeros, realizó un crucero de 14 días por el Caribe y debía haber atracado el domingo en Port Everglades, en la ciudad de Fort Lauderdale, a unos 40 kilómetros de Miami.

Pero los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos prohibieron el ingreso del barco hasta que los dos tripulantes mencionados no fueran sometidos a las pruebas para detectar el coronavirius.

La Guardia Costera llevó las pruebas al barco, que ante la falta de permiso para atracar, estuvo navegando a lo largo de la costa de Florida en espera de los resultados del test, según medios locales.

La compañía propietaria del barco, integrada en la corporación Carnival, dijo que había transcurrido más tiempo que el periodo de incubación del coronavirus cuando los dos tripulantes bajo sospecha fueron transferidos al Regal Princess y que además no presentaban síntomas.

El Departamento de Estado, siguiendo instrucciones de los CDC, recomendó este domingo a los ciudadanos estadounidenses que tengan problemas de salud no viajar en cruceros por el brote de COVID-19.

“Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades señalan un mayor riesgo de infección de COVID-19 en el entorno de un crucero”, señaló el Departamento de Estado.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, aseguró el sábado en Florida que el Gobierno está buscando maneras para que la industria turística, especialmente la de los cruceros, no se vea afectada por la crisis del nuevo coronavirus y anunció un nuevo protocolo de seguridad en estos barcos.

La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA) actualizó el domingo el paquete de medidas para garantizar que el coronavirus no se propague en esos barcos de turismo que había adoptado el 4 de marzo.

A juicio de CLIA, con "medidas estrictas" como las que han anunciado, y que están en línea con las directrices de las autoridades nacionales e internacionales, incluida la Organización Mundial de la Salud, "noestán justificado restringir el movimiento de los barcos".

CLIA, que es la mayor organización de la industria de cruceros, indicó en su último informe económico global, publicado en diciembre, que el sector dio empleo a 1,177,000 personas en todo el mundo, lo que equivale a $50,240 millones en salarios, y generó ingresos por $150,000 millones en 2018.


💬Ver 0 comentarios