Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Luis Arriaga y otro puertorriqueños enfrentan, a su manera, la incertidumbre y la amenaza del huracán que azotó a Bahamas.

KISSIMMEE, Florida.– Unos arbolitos de gandules, tiestos con recao, matas de plátano y caña de azúcar flanquean el camino de arena que lleva a la casa de Luis Arriaga, un boricua de Caguas que hace seis años vive en un alargado vagón en la comunidad Siesta Lago en Kissimmee.


💬Ver 0 comentarios