Kelvin Soto, presidente de la Junta Escolar del Condado de Osceola.

ORLANDO, Florida.- Las escuelas de los Condados de Osceola y Orange –donde hay la mayor concentración de puertorriqueños en este estado– están a la espera de que las autoridades salubristas presenten los protocoles específicos de respuesta en caso de que se reporten casos en los planteles.

“Estamos esperando la información del Departamento de Salud estatal y federal”, dijo hoy el aguadeño Kelvin Soto, presidente de la Junta Escolar del Condado de Osceola, distrito académico que agrupa la mayor cantidad de maestros y estudiantes puertorriqueños en Florida.

Ese distrito tiene 79,000 estudiantes; el 62% son latinos y más de la mitad de estos son puertorriqueños.

“Lo que sí tengo que decir que el peligro no es tanto el virus, sino la mala información y que el público piense que las autoridades no están haciendo su trabajo”, comentó el puertorriqueño.

Aunque Soto reiteró que están a la espera de que las autoridades especifiquen cuáles serán los criterios para decidir cuándo se cierra una escuela, recordó que en ocasiones anteriores -como cuando ocurrieron casos de influenza H1N1- se procedía a cerrar un salón de clases para desinfectarse cuando se detectaban varios casos y se extendía a toda la escuela si era un problema que afectaba a más miembros de la comunidad académica.

AL momento, las escuelas se mantienes apegadas a sus recomendaciones de pedir a los padres que no envíen a la escuela a sus hijos si tienen síntomas y, sobre todo, la importancia de lavar las manos frecuentemente como medida preventiva, dijo por su parte el Sistema de Escuelas Públicas del Condado de Orange (OCPS, por sus siglas en inglés), a través de una comunicación escrita dirigida a El Nuevo Día.


💬Ver 0 comentarios