Ciudadanos caminan por Ocean Drive en Miami. (EFE)

Florida, que extenderá esta semana a todo su territorio la reapertura después del confinamiento por la pandemia, registró 854 nuevos casos y 24 muertes a causa del COVID-19 en las últimas 24 horas, con lo que acumula desde el 1 de marzo 46,442 casos y 1,973 decesos.

Miami-Dade y Broward, los dos condados de Florida más impactados por el nuevo coronavirus, entran este lunes en la fase uno de la reapertura dirigida a reactivar la economía maltrecha por la situación creada por el COVID-19.

Sin embargo, cada ciudad de estos condados tiene su propio calendario y plan, razón por la cual en Miami y Miami Beach, por ejemplo, la reapertura no empezará hasta el miércoles 20.

En general, la fase uno, que entró en vigor en la mayor parte de Florida el 4 de mayo, significa que un gran numero de negocios y oficinas pueden empezar a funcionar de nuevo aunque con medidas especiales para prevenir el contagio, incluyendo limitaciones a la capacidad del local.

A la vez que Miami-Dade y Broward dan sus primeros pasos en la nueva normalidad, el resto de Florida pasa al pleno de la primera fase con más negocios y oficinas en funcionamiento.

El turismo todavía en pausa

El sector turístico, que es la locomotora económica de este estado, no se va a poner en marcha todavía. Los hoteles, los bares, los parques temáticos y de atracciones, los cines y otros establecimientos de ocio todavía no tienen fecha para abrir.

Los Cayos de Florida, que estuvieron en la fase uno de la reapertura desde el principio, siguen sin embargo todavía aislados del resto de Florida, aunque la cosa cambiará el 1 de junio cuando los visitantes podrán volver a entrar en ese archipiélago entre Estados Unidos y Cuba.

Los hoteles de los Cayos abrirán al 50% de su capacidad el 1 de junio. Según cifras oficiales, solo ha habido 100 caso de COVID-19 y tres muertes en esa zona.

En Miami, la tribu Miccosukee, que tiene autonomía y se rige por sus propias normas, abrió este domingo su casino en Miami, aunque tan solo funcionan las salas de máquinas tragamonedas, no las mesas de póquer ni el bingo y el hotel está cerrado.

Según la página web de este casino situado en la salida de Miami hacia los Everglades, el enorme humedal del sur de Florida donde está la reserva de los Miccosukees, entre las máquinas traga monedas en funcionamiento hay una división para mantener la distancia entre jugadores, que deben llevar máscaras.

El casino de los Miccosukees, que viven como otras tribus de lo que les reporta la licencia para operar con juegos de azar, fue casi el último lugar lúdico en cerrar en Miami en marzo pasado, cuando comenzó el confinamiento. Lo hizo el 22 de marzo.

Los seminolas, el otro pueblo indígena con casino en el sur de Florida, situado en el condado de Broward, aun no han dicho cuándo abrirán su centro de ocio, que lleva la marca Hard Rock.

El foco más candente

Según los datos facilitados este lunes por el Departamento de Salud de Florida, en Miami-Dade ha habido desde el 1 de marzo 15.688 casos y 566 muertes por COVID-19. Eso significa 206 y cinco muertes más que el domingo.

Broward sumó 99 casos y tres muertes y acumula 6,167 casos y 281 decesos hasta hoy.

El número de hospitalizaciones por COVID-19 en todo el estado creció en 74 hasta llegar a 8,304.

El número de personas a las que se han realizado pruebas de COVID-19 en Florida es de 129,764, de las cuales 12.2% dio positivo.

La empresa de servicios de salud AdvenHealth anunció que los resultados de más de 35,000 pruebas de COVID-19 que encargó realizar a un laboratorio que no identificó no son confiables.

La mayoría de esas pruebas fueron hechas en el centro de Florida.

Esta situación ha creado "retrasos inaceptables", que estamos tratando de remediar lo antes posible, dijo AdvenHealth en un comunicado, en el que señaló que los afectados van a ser notificados por escrito y teléfono.


💬Ver 0 comentarios