Miami-Dade, por ejemplo, alcanzó los 14,006 casos. (EFE)

Florida reportó este lunes 386 nuevos casos confirmados de COVID-19 y 14 muertos en las últimas 24 horas, entre ellos 16 y 1 en Palm Beach, que se unió a la reapertura por fases que comenzó la gran mayoría del estado hace una semana, mientras han vuelto algunos cierres por falta de distanciamiento.

Hasta el momento hay 40,982 casos confirmados del nuevo coronavirus en Florida y 1,173 fallecimientos, informó este lunes el Departamento de Salud de Florida.

Mientras Miami-Dade alcanzó los 14,006 casos (160 más) y 490 muertos (3 más), Broward y Palm Beach tuvieron pocos aumentos, 22 (5,734 en total) y 16 (3,814) e incrementaron solo un fallecimiento cada uno.

Estos tres condados del sureste de Florida fueron los únicos que no fueron incluidos en la reapertura por fases que comenzó el lunes pasado por orden del gobernador Ron DeSantis en 64 de los 67 condados.

Sin embargo, Palm Beach se unió este lunes a la primera fase, que incluye apertura de restaurantes con un cuarto de su capacidad, entre otras restricciones.

De igual forma, todos los 67 condados de Florida, sin incluir Miami-Dade ni Broward, pudieron a partir de hoy abrir sus peluquerías y salones de belleza.

La reactivación es solo para citas, con el uso de distanciamiento y máscaras y con un intermedio de 15 minutos entre clientes para hacer limpieza, entre otras medidas sanitarias.

La reapertura, sin embargo, en algunos lugares ha traído de nuevos cierres como el de las playas de Naples, en la costa oeste de Florida, donde la alegría duró poco.

Abrieron la semana pasada y tuvieron que cerrar este domingo a primera hora y hasta nueva orden debido a que los bañistas acudieron en masa sin guardar el distanciamiento.

Otro que tuvo que cerrar por la misma razón el lunes pasado fue South Pointe, un parque en el extremo sur de la ciudad de Miami Beach, al otro lado del Puerto de Miami.

Sin embargo, a partir de hoy reabrió, solo entre semana, sin la obligatoriedad de llevar máscara, sólo si está cumpliendo con las normas de distanciamiento de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

En las playas de Miami Beach, que se mantendrán cerradas al menos hasta junio, este domingo fue arrestada una mujer que se pasó los controles policiales con un aviso que decía "We are free" ("Somos libres").

Kimberly Falkenstine y su esposo habían participado en una protesta contra el cierre de playas y establecimientos en el parque Lummus, en Ocean Drive, una de las zonas más turísticas de Miami Beach, cuyos restaurantes permanecen cerrados, como los de todo el condado Miami-Dade permanecen cerrados.

La mujer enfrenta cargos de violación una orden de emergencia y resistirse al arresto sin violencia, con una fianza de $2,500.

Entre tanto, persisten en Florida las demoras en el pago de ayudas de desempleo en Florida, con el pago hasta ahora del 41.4% del total de 1.2 millones de reclamaciones, según el Departamento de Oportunidad Económica del estado.


💬Ver 0 comentarios