Un hombre sentado al lado de una bandera cubana pintada en un muro en La Habana. (AP)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

--

La Habana, Cuba - El Ministerio de Salud Pública de Cuba (Minsap) confirmó hoy 52 nuevos positivos de la COVID-19, y dos muertes adicionales atribuidas a la enfermedad, entre las que se encuentra un paciente de un hogar de ancianos, mientras la plaga sigue ganando terreno en la isla, por lo que el presidente Miguel Díaz-Canel llamó a la “severidad” con quien no cumpla con las medidas de aislamiento.

El Minsap emitió su habitual declaración en voz del doctor Francisco Durán García, jefe de Epidemiología de la entidad, quien reportó que en Cuba se acumulan 40 muertes, 1,189 casos de la enfermedad y 341 altas médicas (32 nuevas).

Según los más recientes casos, se encuentran ingresados en hospitales para vigilancia 3,425 pacientes y otras 5,497 personas se vigilan en sus hogares. Se hicieron 1,860 pruebas, de las cuales 52 resultaron positivas. El país acumula 32,276 pruebas realizadas y 1,189 positivos (3.7%).

“Los 52 nuevos casos confirmados fueron cubanos. De ellos, 43 fueron contactos de casos confirmados y nueve no se precisa la fuente de infección. De los 52 casos diagnosticados, 31 (59,6 %) fueron hombres y 21 (40.4 %) fueron mujeres. Del total de casos diagnosticados los grupos de edades más afectados fueron: menores de 40 años con 26 casos (50%), seguido del grupo de 40 a 60 años con 20 casos (38.4 %)”, expresó el Minsap en su parte.

El 63.4 por ciento (33 casos) de los positivos fueron asintomáticos, lo que sigue llamando la atención de las autoridades sanitarias cubanas, que ve en ellos serios riesgos de propagación de la enfermedad.

Nueve pacientes están en estado crítico y siete en grave, entre ellos una niña de nueve meses de nacida a la cual junto a la COVID-19 se le desató una meningoencefalitis y lleva varios días en cuidados intensivos, aunque ya respira por cuenta propia.

Mientras, los dos fallecidos fueron un cubano de 84 años, del municipio Cárdenas en la provincia de Matanzas, quien tenía problemas vasculares y respiratorios previos.

A ese caso se sumó otro cubano de 86 años, quien se infectó en el foco de contagio surgido en el Hogar de Ancianos No. 3 de Santa Clara, provincia de Villa Clara, en el cual se enfermaron 57 personas, 44 de ellas pacientes mayores de 60 años. Es la segunda muerte vinculada a este foco de contagio masivo, el mayor reportado en Cuba desde el 11 de marzo, cuando se registró el primer positivo en la isla.

“Lamentamos profundamente lo ocurrido y transmitimos a sus familiares y amigos nuestras más sentidas condolencias”, expresó el Minsap.

La tasa de letalidad en Cuba subió a un 3.3 por ciento, pues desde la semana pasada se han registrado muertes a diario.

“Estamos muy inconformes con esa tasa de letalidad”, sostuvo Durán García.

El incremento en casos y muertes preocupa al presidente Díaz-Canel, quien llamó a “actuar con severidad ante quienes continúan desafiando las medidas que el país ha tomado contra la COVID-19”.

En su habitual reunión de cada día del grupo temporal de trabajo para la prevención y el control del nuevo coronavirus, Díaz-Canel ordenó a la Policía Nacional Revolucionaria a “actuar con más rigor con las personas que continúan en lugares públicos sin motivo, paseando o sentados en los parques… De otra manera vamos a seguir teniendo personas en las calles y así es muy difícil cortar la propagación”.

El mandatario agregó que “el que no esté en una cola para un trámite o una compra, hay que mandarlo para la casa y si se resiste, tomar otras decisiones. Aquí hay planteada una medida de aislamiento social, que comprende que solo puede salir uno por familia al lugar donde se esté dando algún servicio para la población. Entonces aquí no tiene que haber gente en los parques, ni caminando por las calles. Vamos a actuar más directamente contra todas esas personas”.

Díaz-Canel tocó además el espinoso tema del acaparamiento de productos de consumo para la reventa a precios mayores, una realidad que ha sido denunciada por la población, debido a que complica la adquisición de productos de primera necesidad.

“Contra esos también hay que actuar, aquí nadie puede estar haciendo actividad ilícita, aquí nadie está autorizado para vender ni revender nada, y no se puede permitir… Lo poquito que tenemos lo estamos tratando de dar en las bodegas y en las cadenas de tiendas, en nuestros mercados. Ya ahí no hay que explicar nada, es actuar con severidad; porque esas son las personas que nos están complejizando la situación”, subrayó el dirigente cubano.


💬Ver 0 comentarios