Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Edwin Prado, de 53 años, se crió en Country Club, y maneja su práctica entre Puerto Rico y Florida.
Edwin Prado, de 53 años, se crió en Country Club, y maneja su práctica entre Puerto Rico y Florida. (Carla D. Martínez Fernández)

Orlando – Aunque la mitad de su tiempo como abogado lo dedica al mundo del espectáculo sirviendo a artistas del género urbano como Daddy Yankee y Anuel AA, el nuevo presidente de la Asociación Puertorriqueña de Abogados de Florida, Edwin Prado, se ha impuesto la misión de potenciar la fuerza electoral de los boricuas que viven en este estado.

No es un secreto que los puertorriqueños en Florida, al ser el grupo hispano más numeroso, tiene el potencial de influenciar los resultados electorales en un lugar considerado un “estado pendular”, es decir, que los resultados electorales aquí suelen tener eco en Washington. Pero también se sabe que los boricuas aquí muestran cierta apatía al proceso electoral y, aunque ha habido un crecimiento en la participación, esta no ha sido tan grande.

Podríamos decidir estas elecciones presidenciales”, dijo Prado. “Lo que pasa es que los partidos tienen estereotipos equivocados de los puertorriqueños. Los demócratas creen que los boricuas están de su lado y no se esfuerzan en invertir para motivarlos a registrarse y votar; y los republicanos creen que los puertorriqueños son demócratas y nos dan por perdidos y tampoco hacen nada”, explicó.

Prado, de 53 años, se crió en Country Club, y maneja su práctica entre Puerto Rico y Florida: los fines de semana está en este estado, y el resto del tiempo en la Isla. Hace 30 años que trabaja como profesor en la Universidad de Puerto Rico y gran parte de su trabajo como abogado lo dedica a dar servicios a artistas del género urbano como Don Omar, Daddy Yankee y Anuel AA.

También ha producido conciertos y hasta participó en la conceptualización de la campaña del 2008 para incentivar el registro de electores en la Isla y que fue famosa por el estribillo que decía “Vota o quédate callao’”.

Esas herramientas del mundo de las leyes, el espectáculo y la publicidad las integrará ahora una vez más para lanzar una campaña educativa en la Florida para convencer a los puertorriqueños acerca de la importancia de inscribirse y votar.

Pero su campaña será atrevida pues sus portavoces serán, precisamente, esos artistas urbanos, que en su manera de hablar, al estilo “calle”, le explicarán a los boricuas de la diáspora lo que está en juego si no participan, explicó.

“Es que votar es la única manera en que se pueden lograr cambios en Estados Unidos. Yo no voy a promover una ideología política, sino que los puertorriqueños se registren y voten”, afirmó. 

“Tenemos que votar porque los cambios que ocurrirán en Puerto Rico se gestarán desde acá. Hemos jugado a los plebiscitos por décadas, pero el problema del estatus lo resolverá el Congreso y los boricuas que votamos acá”, reiteró.