Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Marcos Vilar (centro), de la organización Alianza for Progress, dijo que Donald Trump y su administración le han mentido reiteradamente a los puertorriqueños.
Marcos Vilar (centro), de la organización Alianza for Progress, dijo que Donald Trump y su administración le han mentido reiteradamente a los puertorriqueños. (Carla D. Martínez Fernández)

Orlando, Florida – A un año de las elecciones presidenciales, el Partido Demócrata de Florida y varias organizaciones ciudadanas apostaron hoy al coraje y el gran malestar que, según dijeron, sienten los hispanos hacia el presidente Donald Trump para intentar encender una turbina electoral de votos que aborte las intenciones del primer mandatario de mantenerse en la Casa Blanca cuatro años más.

Sin embargo, reconocieron que los hispanos en Estados Unidos no son un bloque monolítico por lo cual habrá que diseñar mensajes específicos para apelar correctamente a cada grupo étnico hispano, incluyendo la posibilidad de tener celebridades como portavoces.

Pero el mensaje principal hoy en una teleconferencia con los medios noticiosos fue la importancia de que los hispanos, sobre todo los puertorriqueños que pueden votar tan pronto se mudan a Estados Unidos, se registren y salgan a votar.

Marcos Vilar, de la organización Alianza for Progress, dijo que Trump y su administración le han mentido reiteradamente a los puertorriqueños y puso como ejemplo la asignación de $90,000 millones que el presidente ha dicho y repetido que ha desembolsado para la reconstrucción de la Isla. La realidad es que Puerto Rico apenas ha recibido $14,000 millones, recordó.

“Bajo esta administración, los puertorriqueños no han sido tratados como ciudadanos”, dijo Vilar.

El voto puertorriqueño en Florida creó una gran expectativa durante las pasadas elecciones de medio término. Con el crecimiento de la población boricua en Florida, unido a la repentina oleada de desplazados desde la Isla tras el paso del huracán María, se creó la idea de que ese voto boricua cambiaría la balanza en un llamado estado pendular; es decir, que sus resultados deciden quién será el inquilino de la Casa Blanca. 

Pese a que se registró un incremento de electores, no se vio esa ola de votos que lograra que el candidato demócrata a la gobernación Andrew Gillum le ganara al republicano Ron DeSantis. Tampoco evitó que el veterano político demócrata Bill Nelson perdiera ante Rick Scott, exgobernador republicano de Florida que ganó la silla senatorial. Mucho menos, pudo evitar que Trump ganara.

“Sí, nos quedamos cortos en eso, pero no se puede negar que hubo un gran aumento en el voto de los puertorriqueños, ni tampoco se puede negar que los boricuas salieron a votar. Salieron”, dijo Vilar en una llamada telefónica posterior con El Nuevo Día.

De cara a las elecciones del 2020, que por ser presidenciales generarán mayor tráfico electoral, las organizaciones buscan convertir el malestar que sienten los hispanos contra Trump en la mejor motivación para generar un voto-castigo contra Trump.

En la teleconferencia que encabezó hoy el Partido Demócrata de Florida participaron también Rosy González, de Forward Florida; Javier Gamboa de Latino Victory Fund; Andrea Mercado, de New Florida Majority; Carmen Peláez, analista cubanoamericana; Liz Alarcón, de la organización venezolana Pulso y Evelyn Pérez, analista demócrata.

"Las elecciones tienen consecuencias, y la consecuencia puede ser el tener cuatro años más de política racista y divisiva", dijo González quien señaló que su organización logró registrar recientemente 100,000 nuevos electores.

Mientras, Mercado dijo que desde el año pasado han estado organizando comunidades y en el proceso de visitas han encontrado mucho malestar entre los hispanos. "Las familias saben que este presidente no está con ellos, que no los apoyan", dijo.

Gamboa, de Latino Victory Fund, dijo que para el 2020 habrá 32 millones de hispanos hábiles para votar por lo que la participación de los latinos en las próximas elecciones podría tener un gran impacto si ejercen su derecho.

“Cuando los latinos votan, los republicanos pierden y los latinos sabemos lo mucho que podemos perder si Trump vuelve a ganar”, declaró.

Sobre los cubanoamericanos -un grupo tradicionalmente identificado con los republicanos- la analista Carmen Peláez dijo que la administración Trump ha usado a este grupo para su beneficio sin atender sus necesidades.

“Ha usado el drama cubano para manipular, cuando en realidad (Trump) nos está fallando”, dijo al referirse a miles de refugiados cubanos que necesitan auxilio y están siendo rechazados por el gobierno de Estados Unidos.

“Su xenofobia es obvia”, comentó por su parte Liz Alarcón del grupo venezolano Pulso.

Esta apuesta a una avalancha electoral hispana contra el Partido Republicano en el 2020 fue comprada por la avalista Evelyn Pérez como un “gigante dormido que se ha despertado. Ahora, hay que ayudar a ese gigante a que sepa que solamente lo respetarán cuando salgamos a votar”.