Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Henry Vilá Cosme, Ruth Tosado Bonilla y Anjerymar estaban de visita en Florida. (Suministrada)
Henry Vilá Cosme, Ruth Tosado Bonilla y Anjerymar estaban de visita en Florida. (Suministrada)

Orlando, Florida – Henry Vilá Cosme, cuya esposa y bebita de cinco meses murieron el viernes en un accidente de tránsito en Daytona se encuentra fuera de peligro, pero el impacto de esta tragedia lo tiene como en estado de shock.

“Él está fuera de peligro, está comiendo bien pero no se le puede hablar del tema pues como que se va en un trance, se queda mirando una pared y como que se va. Él sabe de la situación, lo que pasó, pero como que no lo puedo procesar”, dijo Esther Marie Tosado Bonilla, hermana mayor de Ruth, quien falleció en el accidente junto a la niñita Anjerymar Vila Tosado.

Esther, quien se encuentra en Florida junto a su madre y familiares del esposo, dijo que todos están esperando a que el joven decida qué harán con los restos de su hija y su esposa.

“La mamá de Henry está tratando de hablar con él para que nos diga qué quiere hacer con los cuerpos, saber si primero quiere velarlos acá en privado y luego llevarlos a Puerto Rico. Es él quien tiene que tomar la decisión, no nosotros”, dijo la joven.

La familia ha solicitado la ayuda del público para costear el funeral y el traslado de los cuerpos a la isla. Han establecido una cuenta en PayPal que se puede acceder a través de este correo electrónico: [email protected] y también a través de la cuenta de Banco Popular 132014742.

Por su parte, la directora de la Oficina de Asuntos Federales de Puerto Rico en Florida, Ilia Torres, dijo que si se opta por trasladar los cuerpos a la isla ayudarán con el coste aéreo.

“Le expresé nuestras condolencias en nombre del gobernador Ricardo Rosselló, me comprometí en diseminar la petición de recaudo. Hoy mismo estaré contactando a una de las líneas aéreas con vuelos entre Orlando y San Juan para identificar posible asistencia”, dijo la funcionaria.

El viernes en la noche Ruth, de 22 años; Henry de 27; y Anjerymar, de cinco meses, viajaban en auto rumbo a Daytona a ver al padre de Henry quien tiene un serio padecimiento del corazón. Tenían urgencia de que el conociera a su nietecita ante su delicado cuadro de salud.

Sin embargo, en la ruta por la I-4 el auto Chhevrolet que conducían fue impactado por la parte posterior por una guagua Honda que conducía Cayman Hupp, de 20 años y vecino de Venice, una ciudad que está a casi dos horas y media al suroeste de Orlando. Hupp murió camino al hospital.

Se desconocen las circunstancias que provocaron que el Honda impactara al Chevrolet por la parte posterior, indicó la Policía a ese medio, pero el choque provocó que el auto donde iba la familia diera varias vueltas. Esto causo que la madre y la niña fueran expedidas del auto.

Sin embargo, la madre de la víctima, Ana E. Bonilla narró que el accidente ocurrió en horas de la noche y que había neblina. Contó que su hija y nietecita estaban en el asiento posterior del Chevrolet.

“Mi hija lactaba a su bebé a tiempo completo y seguramente estaba lactándola o cambiándole el pañal cuando ocurrió el accidente. Salieron disparadas del carro. La bebé cayó en la grama cerca de la vía y estaba viva, pero murió camino al hospital”, narró Bonilla en medio de un llanto que la ahogaba.

Dijo que su hija había estado en el Coro de la Universidad de Puerto Rico, que cantaba en la iglesia y que tenía hacer una producción discográfica de música sacra. Contó que la joven estudió psicología forense y tenía estudios en sustancias controladas.