Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Johanna Sánchez, madre de uno de los jóvenes, conversa con periodistas durante una teleconferencia en la sede de Alianza for Progress.
Johanna Sánchez, madre de uno de los jóvenes, conversa con periodistas durante una teleconferencia en la sede de Alianza for Progress. (Carla D. Martínez Fernández)

Orlando.– Una de las madres de los adolescentes puertorriqueños que fueron expulsados de un club de tenis en Florida por hablar español indicó este jueves que no descartan entablar una demanda por discrimen racial en contra del político republicano Martin Hyde.

Hyde, quien aspira al cargo de comisionado por el del Distrito 2 de Sarasota, presuntamente lanzó un insulto de carácter racista contra los tenistas puertorriqueños y logró que personal del Bath & Racquet Club los expulsara de la instalación en un incidente que fue capturado parcialmente en vídeo el pasado 29 de noviembre.

Johanna Sánchez, madre de uno de los adolescentes, dijo durante una teleconferencia llevada a cabo en la sede de la organización Alianza for Progress que tomar acción legal es una posibilidad que tanto ella como los padres de los otros cuatro tenistas boricuas están estudiando.

Mientras, el abogado y especialista en temas de derechos civiles y emigración, Juan de la Torre, sugirió que, aparte de los elementos por discrimen, Hyde pudo haber cometido el delito de asalto debido a la manera agresiva en que gritó, intimidó e insultó a los jóvenes y a su entrenador.

Asimismo, recordó que Estados Unidos no tiene un idioma oficial y que la Constitución protege el derecho de las personas a expresarse libremente. Explicó, entretanto que habría que evaluar si el club donde ocurrió el incidente tiene alguna responsabilidad por lo que sucedió.

El hecho ocurrió durante el receso de Acción de Gracias, cuando los cinco adolescentes que viajaron desde Puerto Rico en compañía del entrenador Ángel Díaz participaban de una competencia invitacional.

Mientras practicaban, Hyde se les acercó, les increpó por qué hablaban español, insinuó que eran usuarios de drogas, les dijo que deberían "recortar grama" en lugar de jugar tenis y habló con personal del club para que los echaran de la instalación.

“Estos son niños muy educados, respetuosos, que aparte de ser buenos estudiantes son excelentes atletas”, dijo Sánchez en la actividad organizada por Alianza for Progess. Sánchez, Díaz y los adolescentes están en Puerto Rico, donde residen.

“Estamos pensando tomar una acción (legal) juntos”, dijo la mujer al indicar que los padres han tenido comunicación y han hablado al respecto.

Díaz contó que estaba en los vestidores cuando ocurrió el incidente. Mientras se duchaba, uno de los estudiantes lo llamó por el celular para contarle lo sucedido. Díaz narró que dos de los jóvenes estaban escondidos en el estacionamiento del club; uno detrás de un auto y otro cerca de una casa cercana a la instalación deportiva.

En su relato, el relato reiteró que Hyde actuó agresivamente contra los jóvenes y él, y aunque no es el dueño del club, controló la situación y logró que los empleados de la instalación siguieran sus indicaciones hasta que los echó a todos del lugar. Repitió que Hyde le ofreció $50,000 si los jóvenes y el entrenador le mostraban el pietaje del incidente.

“No aceptamos sus disculpas, para nada. Se disculpa ahora públicamente para mejorar su imagen, porque el día del incidente le pedí que lo hiciera, pero se negó y en su lugar se burló de los niños. Una persona así no debería estar en ningún puesto público”, dijo.

Cuando el incidente se tornó viral, Hyde anunció que retiraría su candidatura. Sin embargo, al día siguiente cambió de parecer y, al momento, se mantiene en carrera por el puesto que ostenta la comisionada Liz Alpert. Hyde fue candidato a un puesto en la comisión de la ciudad, pero perdió los comicios.

En la rueda de prensa en Orlando estuvo el sacerdote Jerry de Jesús, quien dijo que este incidente puede tener impactos emocionales en la vida de los jóvenes. 

“Puede hacer que sientan que hablar español o ser bilingües es algo negativo cuando en realidad no lo es. Esa vergüenza que les causó la situación, y que hizo que se escondieran puede internalizar sentimientos de depresión”, indicó el religioso.

Aunque Hyde negó haberle dicho a los jóvenes que deberían dedicarse a "recortar grama" durante una entrevista con el periódico Sarasota Herald-Tribune publicada el pasado sábado, el político fue entrevistado el jueves en una cadena de televisión y admitió haber lanzado el insulto de índole racista.

"Sí, pero fue al principio (del incidente), no al final como habían dicho", respondió Hyde al ser abordado por el ancla Bill Logan. "Sé que es un comentario insensato, es incongruente, es inapropiado. Les dije que bajaran la voz, no lo hicieron y entonces dije ese comentario desechable que es petulante. Soy un hombre de 54 años y no debería estar diciendo ese tipo de comentario", añadió Hyde.

Otra historia del Sarasota Herald-Tribune publicada el martes reveló que Hyde se vio involucrado en un incidente racista con dos supervisores de construcción hispanos.

De acuerdo al informe policial de febrero de este año, los querellantes indicaron que Hyde "entró a nuestra propiedad gritando 'Tienen que decirle a sus malditos mexicanos que apaguen su música en español'".

Hyde negó haber dicho la frase, pero uno de los querellantes, Adam Morales, dijo que el informe policial contiene lo que el político dijo.

"El explotó, diciendo que no quería escuchar música mexicana, que si esto, que si lo otro... y comenzó a lanzar comentarios racistas", indicó Morales al Herald-Tribune.

Al momento, Hyde no ha retirado su candidatura, según confirmó la auditora de la ciudad de Sarasota, Lori Rivers, al Herald-Tribune.