La Alliance for Progress te explica cómo inscribirte para que tu voto latino cuente en las elecciones de este estado.

Orlando/Kssimmee - Hoy cierra el proceso de inscripción electoral en el estado de Florida, y con ello culmina una intensa etapa para que miles de puertorriqueños residentes en el llamado “Estado del Sol” se inscriban bajo la teoría de que el voto boricua podría inclinar la balanza política en esta península.

Cifras extraoficiales colocaban ayer el número de boricuas inscritos para votar en 77,000.

La idea sobre el poder del voto puertorriqueño se basa en dos elementos. El primero es que los boricuas en Florida suman 1.2 millones, superan a los cubanos y constituyen una fuerza demográfica potente.

El segundo, que las elecciones en Florida se deciden por pocos márgenes y, si los votantes puertorriqueños participan, podrán impactar los resultados fácilmente.

Un ejemplo de lo cerrado que son los resultados electorales en Florida fue la elección del 2014, cuando el gobernador republicano Rick Scott le ganó al demócrata Charlie Crist por 1% de los votos. Scott sacó 2,865,343 votos y Crist, 2,801,198, según datos del Supervisor de Elecciones de Florida.

Otro caso que ilustra lo anterior fue el triunfo del congresista de origen puertorriqueño Darren Soto cuando ganó la primaria de 2016 por solo 2,229 votos.

En una elección especial anterior, en 2007, Soto venció al republicano y también boricua Tony Suárez por 285 votos.

“En ningún otro estado, ni en Nueva York ni en Chicago (Illinois), el voto de los puertorriqueños tiene el impacto que podría tener en Florida, donde las elecciones se deciden a veces por 1,000 votos. Con ese margen estrecho, los puertorriqueños podemos hacer la diferencia”, resaltó Marcos Vilar, director ejecutivo de la organización Alianza for Progress.

La entidad agrupa a un espectro de organizaciones comunitarias de puertorriqueños e hispanos en Florida y busca promulgar cambios en este estado a través del voto.

La Oficina del Supervisor de Elecciones es la instrumentalidad que recopila información y estadísticas sobre los procesos electorales en este estado.

Sin embargo, no procesa datos que permitan conocer de qué país son, además que algunos electores no completan el encasillado donde se pregunta su país de origen, destacó Gary Berríos, director estatal para asuntos puertorriqueños del Partido Republicano.

Cifra significativa

Sin embargo, Vilar dio a conocer que, desde el verano, cerca de 77,000 puertorriqueños han sido inscritos como electores.

Esos números salen de los que han registrado organizaciones que están bajo la sombrilla de la Alianza for Progress.

Actúan, a su vez, en dos grupos: bajo un esfuerzo que busca acercarse a los electores cara a cara y que se llama “Respeta mi gente en Acción”, y están las organizaciones Boricua Vota, Organize Puerto Rico, Faith in Florida y Mi Familia Vota.

Bajo otro esfuerzo llamado “Respeta mi gente”, en el cual se trabajan los esfuerzos de publicidad y educación electoral, están las organizaciones Hispanic Federation, Misión Boricua y Vamos por Puerto Rico, explicó Vilar.

“Esta cifra es muy significativa pues son números que solo se ven para unas elecciones presidenciales y no en elecciones de medio término, como son las que se acercan. En unas elecciones presidenciales, uno puede inscribir de 50,000 a 80,000 personas y, en esta ocasión, estamos cerca de los 77,000”, sostuvo.

En cuatro semanas

Las elecciones de medio término serán el 6 de noviembre. En estas, los electores escogen funcionarios que tienen que ver con la vida cotidiana de la ciudadanía, como el gobernador, alcaldes, legisladores estatales, congresistas, alguaciles de la policía, jueces, miembros de las juntas escolares y hasta se vota sobre enmiendas constitucionales.

Como la votación presidencial no está presente, las elecciones de medio término suelen tener una baja participación electoral. Sin embargo, han aflorado señales que apuntan podrían ser concurridas. Las primarias del pasado 28 de agosto tuvieron una participación sin precedentes que se evidencia en, por ejemplo, la cantidad de votos que obtuvo el congresista Soto.

En esas primarias, el congresista puertorriqueño casi triplicó los votos que le dieron el triunfo gracias al incremento en la movilización electoral y que fue de un 149% en los condados donde viven los puertorriqueños, resaltó Betsy Franceschini, directora en Florida de la organización comunitaria Hispanic Federation.

Los boricuas se concentran en los condados de Osceola, Orange. También se han esparcido por Seminole, Lake y el condado de Polk, indicó.

Para esas primarias, votaron 13,013,617 personas, de las cuales 2,131,808 se identificaron como hispanos, según la Oficina del Supervisor de Elecciones de Florida.

Llama la atención, sin embargo, que los datos oficiales de esa entidad indican que la cifra de nuevos electores inscritos en toda Florida, al cierre del 31 de agosto de 2018, es menor que la registrada el año pasado: 442,047 para este año versus 448,209 en 2017.

Pero Franceschini indicó que esos números no están actualizados y no retratan el incremento en nuevos electores que estuvo ocurriendo los pasados meses. A manera de ejemplo, dijo que estos días entregaron a esa oficina un registro de 25,000 nuevos electores. “Ellos solo habían entrado al sistema 8,000”, sostuvo.

“Todo lo contrario. Para estas elecciones de medio término, no había visto tantas inscripciones y tanto entusiasmo, y te lo digo yo que llevo más de 30 años en Estados Unidos trabajando en esto”, dijo quien hace 10 años dirigió la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (Prfaa) en Florida Central.

En la calle

En un sondeo reciente que hizo El Nuevo Día en el área de Kissimmee, todos los entrevistados, excepto uno, estaban inscritos y listos para votar. Ese que no estaba inscrito dijo que no le interesaba votar, pues desconfía de los políticos.

En otro recorrido el viernes en la comunidad Mill Run, también en Kissimmee, a donde reclutadores visitaron casa por casa para inscribir electores, todos los contactados también estaban inscritos como votantes.

Kissimmee es una de las ciudades con mayor concentración de puertorriqueños en Florida.

“Pensamos que, en estas elecciones de medio término, también veremos una amplia participación a base de la experiencia con las primarias”, opinó Franceschini.

Los partidos

El director ejecutivo del Partido Demócrata, Juan Peñalosa, atribuyó este incremento en la participación de electores hispanos a que hay una mayor presencia de candidatos de origen hispano aspirando a diversas posiciones.

El Partido Demócrata tiene 70 organizadores de campo en Florida dedicadas exclusivamente a los hispanos para contactarlos cara a cara, por teléfono o utilizando tecnología móvil.

Esta es parte de otras iniciativas que, según dijo, provocó un aumento en la participación electoral de los hispanos en toda Florida de un 170% en las pasadas primarias, en comparación con el 61% registrado en 2014, dijo Peñalosa.

De paso, manifestó a El Nuevo Día que el reciente endoso que el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevares, dio al senador Bill Nelson y al candidato a la gobernación de Florida, Andrew Gillum, dieron un fuerte empuje a su partido. “Que Rosselló diera ese endoso fue muy impactante”, sostuvo.

Aunque reconoció que la mayoría de los puertorriqueños se han registrado como electores no afiliados, dijo que a la hora de agarrar la papeleta y marcar su voto, el boricua se inclina por el bando demócrata.

“No tiene precedente la cantidad de electores puertorriqueños que han registrado las organizaciones. Lo que espero es que salgan a votar ese 6 de noviembre”, dijo, por su parte, Gary Berríos, director estatal para asuntos puertorriqueños del Partido Republicano.

Berríos dijo que, tras la primaria, su partido se está concentrando en la fase de incentivar al elector inscrito para que vote, haciendo énfasis entre aquellos que pidieron su papeleta por correo.

En Florida y en otros estados, los electores pueden solicitar su papeleta por correo para votar sin tener que ir al colegio electoral el día de la elección.

Las papeletas comenzaron a distribuirse la semana pasada.

El líder republicano hizo referencia a una encuesta reciente en la que se entrevistó a puertorriqueños que llegaron a Florida luego del huracán María, la cual reveló que el Partido Republicano tiene el favor de los mayores de 50 años.

“Y ese es el grupo que siempre sale a votar”, destacó, al agregar que en ese sondeo el gobernador Scott, que aspira al Senado, también salió favorecido.


💬Ver 0 comentarios