Anthony Suárez denunció que el comité de ciudadanos, en lugar de considerar nuevas propuestas, culminó el proceso y recomendó las mismas empresas que habían sido señaladas por fallas en sus programas. (Carla D. Martínez / Especial para El Nuevo Día)

Orlando – El presidente de la Clínica de Asistencia Legal de la Comunidad Puertorriqueña en Florida, Anthony Suárez, denunció hoy que un comité del Condado de Orange recomendó recontratar a unas empresas de servicios comunitarios que habían sido señaladas por brindar ofrecimientos incompletos a ciudadanos de recursos limitados.

De acuerdo al abogado puertorriqueño, la recomendación de ese comité ciudadano va en contra de un pedido del gobierno del condado para que se subsanara la situación identificando empresas que tuvieran ideas novedosas e innovadoras para servir a comunidades desventajadas, algunas de ellas con una alta población puertorriqueña.

De manera específica, Suarez dijo que el Condado de Orange había contratado a la compañía Forefront que preparó un informe identificando fallas en servicios, como por ejemplo, a madres solteras, hijos de padres exconvictos, entre otros. Según ese estudio, las empresas habrían fallado al no ofrecer servicios específicamente diseñados para atender las necesidades de las comunidades.

Como resultado de esta evaluación, el informe de Forefront recomienda que se contraten empresas que ofrezcan servicios innovadores y sugiere que estos sean tan específicos que las comunidades a atenderse deben ser seleccionadas a base de su código postal (zip code).

A raíz de este estudio, el Condado de Orange abrió a un proceso de evaluación de nuevas propuestas y delegó el asunto a un comité de ciudadanos que las evaluaría y otorgaría una clasificación a cada empresa.

Suárez dijo que, como parte de ese proceso, sometió una propuesta a nombre de la Clínica de Asistencia Legal de la Comunidad Puertorriqueña que proponía ofrecer servicios legales en donde los abogados atenderían los casos de personas desventajadas de una manera holística, es decir en grupo, e integrando a un trabajador social.

Sin embargo, Suárez denunció que ese comité de ciudadanos, en lugar de considerar nuevas propuestas, culminó el proceso y recomendó las mismas empresas que habían sido señaladas por fallas en sus programas.

“Contrataron a las mismas de antes que establecían modelos que no funcionaban. Hay hasta una empresa que es de Nevada. ¿Cómo alguien de Nevada va a conocer las necesidades específicas de una comunidad en Florida? Van a seguir haciendo lo mismo de antes”, denunció.

Las empresas evaluadas debían obtener un valor de más de 70 puntos para ser recomendados por ese comité. La Clínica de Asistencia Legal de la Comunidad Puertorriqueña obtuvo 94.5 pero fue dejada fuera aun cuando su ofrecimiento es novedoso y ofrece algo que no incluyeron las otras empresas: servicios en español por profesionales bilingües y de culturas diversas principalmente hispanas. En el Condado de Orange, indicó el abogado.

Según datos del Censo, el 32.3% de la población en el Condado de Orange es de origen hispana.

“¿Cómo van a excluir a una entidad que tiene la capacidad de ofrecer servicios en ambos idiomas?”, se preguntó al denunciar que el comité ciudadano que hizo las evaluaciones está integrado por 26 personas de las cuales solamente dos son hispanas.

“Escogieron a las mismos. Será la misma cosa a pesar de que el mandato del Condado era a que se identificara algo nuevo. Creo que tomaron el camino cómodo de recomendar a los que ya conocían en lugar de apostar a entidades nuevas”, reiteró.

Suárez apelará la decisión hoy en una audiencia administrativa.

¿Qué hará si el comité determina que su clínica no obtuvo la puntuación más alta?, se le preguntó.

“Ese número es subjetivo. Siento que no nos dieron la puntuación adecuada para lo novedoso que ofrecíamos ni por la diversidad. Si a nosotros no nos dieron puntaje adicional por ambas cosas, entonces a las otras empresas le debieron haber quitado puntos por el tema de la diversidad y por el de la innovación y eso no ocurrió”, dijo.

¿Qué hará si pierde esta apelación?, se le cuestionó.

“Si perdemos pues iremos ante los comisionados del Condado de Orange que son los que tienen la última palabra”.

¿Por qué no fue primero a los comisionados del Condado de Orange?

“Porque quiero ir a través de los canales y seguir el proceso, y porque sé que si voy a los comisionados (son seis) hay tres que son de origen hispano y tendría posibilidades de que ellos sí me incluyan. Pero yo quiero que sea el comité de ciudadanos el que reconsidere la propuesta de la clínica no porque somos hispanos y puertorriqueños, sino por el servicios novedoso y diferente que proponemos. No quiero que esto se convierta en algo político”, declaró.

Su estrategia es lograr que el comité ciudadano enmiende su recomendación para incluir a la clínica que preside Suárez.

Ese comité de ciudadanos había recomendado a las empresas Aspira Heath partners, Early Learning Coalition of Orange County; Friends of Children and Families, Youth Advocate Program y US Dream Academy, según consta en una comunicación del comité de ciudadanos dirigida a Suárez, con fecha del 1 de julio.

“Nosotros tenemos la habilidad de ofrecer servicios culturalmente competentes en español y en inglés. ¿Pueden las otras ofrecer servicios en español? No, no pueden”, insistió.


💬Ver 0 comentarios