Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Un crucero de Carnival a su llegada a La Habana en el 2016. (GFR Media)

Orlando - La prohibición de los viajes de cruceros a Cuba tendrá un impacto particular que no podrá ser medido en dólares y centavos: se trata del golpe emocional que golpeará a miles de familias que verán roto al sueño de reunificarse con seres queridos a quien no veían por varias décadas.


💬Ver 0 comentarios