Construcción de la Escuela Elemental Deerwood como parte del proceso del condado de mejoramiento de escuelas. (semisquare-x3)
Construcción de la Escuela Elemental Deerwood como parte del proceso del condado de mejoramiento de escuelas. (Especial El Nuevo Día / Carla Martínez)

Orlando - El informe más reciente del sistema de escuelas públicas del Condado de Orange (OCPS, por sus siglas en inglés) revela que más de la mitad de los planteles a nivel elemental, intermedia y superior están hacinados.

El Condado de Orange es conocido porque tiene a Orlando entre sus ciudades más importantes y es uno de los lugares con mayor población puertorriqueña. Para el 2016, el Censo estimó que 183,834 boricuas vivían en este condado. En todo el estado de Florida residen cerca de 1.2 millones de boricuas.

El reporte, divulgado ayer por el OCPS, muestra que, de las 124 escuelas elementales en este condado, el 53.3% de ellas está sobrepoblada.

Por ejemplo, llama la atención algunas escuelas cuya matrícula es casi el doble de su capacidad de diseño. Este es el caso de la escuela Keenes Crossing Elementary, que tiene capacidad para 812 niños, pero en este momento acomoda 1,562; la escuela Eagle Creek Elementary, que debería tener espacio para 786 estudiantes, agrupa 1,049; y el plantel Independence Elementary, que se construyó para albergar 786 alumnos, hoy día sirve a 1,394 estudiantes, según el informe.

Estos planteles tienen algo en común: son escuelas “A”. Esto significa que son excelentes planteles y los padres buscan que sus hijos tengan acceso a ellas.

Esta carrera por lograr acceso a escuelas “A” explica en parte el problema de hacinamiento a lo que se agrega un aumento poblacional exponencial que experimenta la Florida Central, no solo por los puertorriqueños que se mudan aquí cada año y que se desbordaron sobre todo luego del paso del huracán María, sino por otros grupos como los brasileños, venezolanos y personas que vienen de estados del norte, dijo Johanna López, la primera puertorriqueña en ser electa a la Junta Escolar del Condado de Orange.

“Ha sido un crecimiento vertiginoso en algunas áreas, como por ejemplo Lake Nona (al noreste de Orlando). Ese aumento poblacional repercute en las escuelas pues los niños asisten a los planteles que están en su distrito y se han construido muchas urbanizaciones”, dijo López.

OCPS es el noveno distrito escolar más grande en Estados Unidos. Tiene 196 escuelas; 211,761 estudiantes y más de 25,000 empleados que representan 165 países y 157 idiomas.

El 43% de los estudiantes es hispano, según el informe. “Esto da cuenta que los hispanos, donde los puertorriqueños somos un grupo mayoritario, estamos influyendo en el crecimiento poblacional de las escuelas. Y significa también que los hispanos nos estamos moviendo a áreas donde hay viviendas más costosas”, comentó López.

Muchas de estas escuelas “A” ubican precisamente en comunidades caras, como es Lake Nona y zonas al oeste de Orlando, como el área de Horizon West.

“También una escuela ‘A’aumenta el valor de la propiedad, pues son las casas que las familias buscan para que sus hijos tengan acceso a esos planteles”, dijo la maestra, quien comentó que este sistema no es perfecto, ya que puede estigmatizar a niños que no tienen las mejores notas y tal vez están en escuelas “C”, “D” o “F”.

Estas notas son otorgadas por el Departamento de Educación Federal. Los padres pueden conocer qué notas tiene su escuela visitando el sitio web de esta agencia.

“Pueden crear un estereotipo de que un niño no será exitoso si no va a una escuela ‘A’. Pero, por otro lado, las escuelas que tienen las peores notas son las que suelen tener mayor población Latina, afroamericana y pobre”, dijo.

En cuanto a las escuelas intermedias, de los 37 planteles que tiene el OCPS, el 57% tiene un exceso de estudiantes. Mientras, el 55% de las escuelas superiores en el Condado de Orange también lucen saturadas de estudiantes. Este condado tiene 20 escuelas superiores.

Esta experiencia contrasta con la de Puerto Rico donde se experimenta una reducción poblacional dramática y ha habido que cerrar escuelas públicas, colegios privados y planteles religiosos pues no hay suficientes niños.

Alivio

Para solucionar el problema, el Condado de Orange ha tenido que acelerar la construcción de escuelas que estaban en agenda para construirse años más tarde, reconoció, Lauren B. Roth, portavoz de prensa de OCPS. “Lo hemos acelerado en la medida de lo posible con el presupuesto actual para atender este crecimiento tan rápido”, dijo.

La estrategia es construir “escuelas de alivio” (relieve schools) para descongestionar planteles hacinados. El año pasado, OCPS completó la construcción de 15 escuelas elementales, intermedios y superiores. Al momento, están en construcción 12 planteles que deben estar listos par agosto, cuando comience el nuevo semestre escolar; y están en fase de planificación y diseño otras 13 escuelas, según datos suministrados hoy por Roth. Todas son “escuelas de alivio”.

En el ínterin, el plan a corto plazo ha sido colocar vagones en los patios de los planteles para aliviar la situación. Esta es una medida provisional en lo que se construye una nueva escuela. Una vez esté listo el nuevo plantel, estos salones portátiles tienen que ser removidos y el área donde estuvieron colocados debe ser restaurada, explicó López. “Eso lo establece la ley”, afirmó.

López entiende que el problema del hacinamiento será uno temporero que se irá mitigando en la medida que estos nuevos planteles entren en operaciones.

“Pero esto nos va a enseñar a ser un poco más proactivo dentro de lo complicado que realmente es desarrollar una nueva escuela. No es sencillo, pues hay que evaluar asuntos ambientales, que sea un terreno seguro y que el plantel no esté cerca de lugares donde se venden bebidas alcohólicas, entre otras consideraciones”, afirmó.

Lo importante es que los padres tienen una voz en las Juntas Escolares a donde pueden asistir y expresar sus opiniones y preocupaciones, destacó López.

¿Por qué el condado no anticipó esto? “Porque nadie se esperaba el crecimiento poblacional tan dramático que se vive aquí", dijo.

Según datos del Censo, en 1990 este condado tenía 677,491 habitantes. En el 2000 aumentó a 896,344 y para el 2010 incrementó a 1,145,956. Ahora se estima que la población supera los 1.3 millones, la edad promedio es 34 años y se estima que el 30% de la población es hispana.


💬Ver 0 comentarios