Sugeil López se encuentra preocupada por el uso de la mano de su hijo, Timothy Anselino, quien fue baleado en el atentado del evento de videojuegos en un centro comercial de la Florida.

Jacksonville, Florida - Timothy Anselino, uno de los heridos durante el tiroteo del domingo en el centro comercial Jacksonville Landing, es de ascendencia boricua. 

De ascendencia boricua uno de los heridos en el tiroteo de Jacksonville.

Posted by El Nuevo Día on Monday, August 27, 2018

Según su madre, Sujeil López, el joven de 26 años sufrió tres heridas: una en el pecho, otra en la mano y una en el costado, pero su situación de salud es estable y sería dado de alta mañana martes, indicó María Crandall, médico de la Unidad de Cuidado Intensivo del Hospital UF Health Jacksonville.

“Ya no hay nadie grave. Todos deben salir del hospital mañana”, dijo Crandall.

La abuela del herido nació en San Juan Puerto Rico y el abuelo es natural de Juncos, confirmó la madre del jugador durante una rueda de prensa en la mencionada instalación hospitalaria.

El joven es un jugador de video profesional y, precisamente, vive de competir en eventos y participar en aquellos en los que se discuten los retos de este tipo de tecnología de entretenimiento.

“El sueño de mi hijo es participar en eventos como ese. Jugar y competir. Ese es su trabajo y ahora está muy triste pues recibió una herida en su mano derecha y él es derecho. Ahora estamos mirando qué va a pasar y cuándo va a poder volver a jugar”, dijo la mujer.

“Yo pensaba que él estaba en un lugar seguro y por eso lo dejamos allí. Ni él ni ninguno de los que estaba ahí se merecía esto”, dijo la mujer refiriéndose al saldo de la tragedia.

"Me dijo ‘mami, la gente ahí adentro estaba corriendo como loca y había gente herida en el piso’, pero él no conocía personalmente al pistolero”, agregó.

El domingo en la tarde David Katz, de 24 años y natural de Baltimore, abrió fuego contra los participantes de un torneo de juegos de video en línea luego de que, presuntamente, perdiera una competencia. Sus disparos alcanzaron a dos personas:  Taylor Robertson, de27 años y vecino deBallard West Virginia; y Eli Clayton, de 22 años y quien vivía en Woodland Hills, California.

La Policía de Jacksonville dijo que luego de la balacera, en la que también resultaron heridas nueve personas, Katz se quitó la vida.

El padre de Timothy, y quien se identificó como Edward Pagán, declaró que en el lugar no había vigilancia. “La gente estaba ahí jugando sin que hubiera policías vigilando. Estaban solos jugando sin seguridad”, denunció.

“A veces veo estas cosas en las noticias, pero cuando algo así te golpea y te toca a la puerta es difícil”, comentó el hombre quien con su teléfono grababa a su esposa mientras ofrecía entrevistas a periodistas.


💬Ver 0 comentarios