El presidente del Comité de Recursos Naturales, Raúl Grijalva, presentó legislación para reformar Promesa.
El presidente del Comité de Recursos Naturales, Raúl Grijalva. (Archivo)

Washington D.C.- En un informe sobre el gobierno de Donald Trump, la mayoría demócrata del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de Estados Unidos concluyó que la respuesta federal a los desastres naturales ocurridos en Puerto Rico constituyó un insulto a los puertorriqueños.

Además de relatar el trato a la Isla durante el huracán María, los miembros demócratas de la comisión, con principal jurisdicción sobre Puerto Rico, denunciaron que el Senado y la Casa Blanca frenaron proyectos de asignaciones de fondos con miles de millones de dólares para la Isla, como una nueva medida de estímulo económico e iniciativas para mitigar los terremotos de 2020.

También censuraron la designación que hiciera el presidente Trump de Justin Peterson - socio administrador de la empresa DCI Group que hasta el verano de 2018 representó a acreedores del gobierno de Puerto Rico-, como integrante de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que controla las decisiones financieras públicas de la Isla.

El informe criticó que la Casa Blanca de Trump nunca activara el grupo interagencial sobre Puerto Rico ni pudiera asistir con un proceso para definir el futuro político de la Isla.

El documento, de 47 páginas y titulado “Tratos sucios: cuatro años de la administración Trump anteponiendo las ganancias de quienes contaminan a las personas”, se centra en denunciar el legado del gobierno de Donald Trump sobre el Departamento del Interior (DOI) y otras agencias.

El informe del comité - presidido por el demócrata Raúl Grijalva (Arizona)-, busca acentuar lo que describen como las “consecuencias humanas, ambientales y económicas de la mala gestión de la era Trump”.

Pero, la mayoría demócrata de la comisión, de la que forman parte los congresistas boricuas Nydia Velázquez y Darren Soto, también mantuvo que los impactos de las políticas públicas del gobierno de Trump se han sentido en comunidades económicamente desatendidas afectado adversamente principalmente “a las comunidades nativas americanas, Puerto Rico y otros territorios de los Estados Unidos”.

El análisis recuerda que Trump indicó a los puertorriqueños, en medio de la catástrofe causada por el huracán María, que el auxilio federal a la isla estaba ‘arruinando nuestro presupuesto’, lo que la mayoría demócrata sostiene que fue “especialmente insultante considerando la gravedad del daño y la falta de asistencia”, tras un desastre que causó la muerte de alrededor de 2,975 muertes, tuvo un impacto económico de más de $100,000 millones y causó “el mayor apagón” en la historia de una jurisdicción bajo la bandera de Estados Unidos.

“La respuesta de la administración Trump fue abismalmente lenta; tres años después del huracán, Puerto Rico solo había recibido un tercio de su ayuda federal fondos”, indicó el informe.

En ese sentido, señaló que hasta ahora el gobierno de Trump solo ha desembolsado cerca de un tercio de los más de $63,000 millones prometidos a la isla para ayudar a la recuperación y reconstrucción de Puerto Rico, luego del huracán María.

Además, sostuvo que luego de los terremotos de 2020, la Casa Blanca y la mayoría republicana del Senado bloquearon el proyecto 5687 que hubiese asignado sobre $4,000 millones a Puerto Rico.

El informe recordó que la Casa Blanca y los republicanos del Senado se han opuesto a que el gobierno federal financie plenamente en la Isla los créditos contributivos por ingresos devengados (EITC) y niños dependientes (CTC). “Esos programas proporcionarían un aumento significativo en los ingresos de las familias de ingresos bajos y medios y son de vital necesidad dada la pobreza desproporcionadamente alta” en Puerto Rico y los demás territorios, agregó.

El análisis alude a la decisión del gobierno de Trump de apelar decisiones de tribunales federales que darían acceso a los residentes de Puerto Rico a programas como la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI), el Programa de Asistencia Nutricional Suplementario (SNAP) y el subsidio a pacientes pobres de Medicare para la compra de medicamentos (LIS).