Donald Trump ha dejado en manos del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, a la izquierda, y el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, las negociaciones con el liderato demócrata. (Agencia EFE)

WASHINGTON D.C.– En espera de un acuerdo con el Congreso sobre un próximo plan de estímulo económico, el presidente Donald Trump dijo hoy que evalúa tomar medidas ejecutivas para restablecer, a nivel federal, la prohibición en contra de desalojos de vivienda.

También indicó que podría establecer por orden ejecutiva una reducción temporal en el pago de nómina al Seguro Social, una propuesta que siempre ha impulsado pero que no ha logrado respaldo en el Congreso.

La moratoria federal, por falta de pago de hipotecas FHA o del alquiler a viviendas subsidiadas, venció el pasado viernes, junto con la asistencia federal de $600 semanales por desempleo que ha ayudado a mitigar la crisis económica causada por el coronavirus y ha beneficiado a más de 467,000 personas en Puerto Rico.

“Tengo muchos poderes con respecto a las órdenes ejecutivas y lo estamos considerando muy en serio en este momento”, indicó Trump, quizá en busca de presionar a los negociadores.

Los líderes demócratas del Congreso –la speaker Nancy Pelosi y el jefe de la minoría del Senado, Charles Schumer– negocian con representantes de Trump, el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, y el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, el próximo plan de estímulo económico para mitigar las consecuencia del coronavirus.

Luego, Mnuchin y Meadows tienen que verse con la mayoría republicana del Senado, que ha estado dividida y presentó su nuevo plan de estímulo económico el pasado 27 de julio, dos meses y medio después de que los demócratas aprobaron su propuesta en la Cámara baja.

Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana del Senado, sostuvo que los demócratas deben empezar por reconocer que el proyecto aprobado en la Cámara de Representantes el 15 de mayo –que propuso una asignación de $3 billones (trillions en inglés)– no es una medida de consenso que pueda ser convertida en ley.

“Se trata de una lista de deseos rellena con las políticas públicas favoritas de los demócratas”, indicó McConnell en un mensaje en el hemiciclo.

Schumer, quien habló en el hemiciclo del Senado después de McConnell, afirmó que “es una anomalía” que el líder de la mayoría republicana ataque a los demócratas mientras sus líderes están en negociaciones con la Casa Blanca.

Al salir de la reunión de hoy con los representantes de Trump, Pelosi sostuvo que las conversaciones fueron productivas. “Nos estamos moviendo hacia adelante.. Aún tenemos nuestras diferencias. Estamos tratando de tener una comprensión más clara de cuáles son las necesidades”, dijo.

Los demócratas han insistido en renovar hasta enero de 2021 la asistencia federal de $600 semanales por desempleo.

Pero, la Casa Blanca y los republicanos han propuesto extender esa asistencia limitada a $200 semanales hasta el 5 de octubre y luego, al 70% de los ingresos previos de la persona o un máximo de $500 semanales.

Con diferencias principalmente sobre los costos, demócratas y republicanos coinciden en que debe haber más asistencia por desempleo, un nuevo cheque que garantice $1,200 a la mayoría de los ciudadanos y una extensión del programa de protección de nómina para pequeños negocios.

También creen, aunque están mucho más distanciados, en ofrecer nuevos fondos para las instituciones educativas, la industria de la salud y pruebas de diagnóstico del coronavirus.

Los republicanos se oponen a la propuesta demócrata para garantizar cerca de $1 billón para gobiernos estatales y locales, y los demócratas a la iniciativa republicana para otorgar inmunidad de hasta cinco años a instituciones que reabren en medio de una pandemia que ha cobrado la vida de más de 155,000 personas.

Trump sostuvo que Pelosi y Schumer “quieren rescatar financieramente ciudades y estados que han hecho un mal trabajo”.

Schumer sostuvo que también siguen alejados en el tema de la asistencia alimentaria que proponen los demócratas, que también incluiría a Puerto Rico.

25,000 hispanos muertos

En momentos en que las muertes por el coronavirus en Estados Unidos superan las 155,000 y los casos rondan los 4.7 millones, un análisis del Washington Post indica que sobre 25,800 hispanos han fallecido a causa del COVID-19.

El periódico estadounidense analizó los datos provistos por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) tras las primeras 150,000 muertes.

El estudio indica que una de cada cinco muertes de personas hispanas en Estados Unidos –entre el 8 de marzo y el 4 de julio– fue provocada por el coronavirus.

El alto número de muertes hispanas se ha atribuido a asuntos como las disparidades en el sistema de salud, problemas crónicos de salud, viviendas superpobladas, y muchos desempeñar tareas “esenciales”, como los trabajos en supermercados, farmacias, hospitales y en medios de transporte público.