Yarimar Bonilla, directora interina del Centro de Estudios Puertorriqueños.
Yarimar Bonilla, directora interina del Centro de Estudios Puertorriqueños. (JUAN LUIS MARTINEZ)

Washington D.C. - El Centro de Estudios Puertorriqueños recibió una subvención de alrededor de $1.24 millones de la Fundación Andrew W. Mellon, la beca más grande que ha obtenido en su historia, la cual utilizará para llevar a cabo estudios sobre la descolonización y una recuperación justa de Puerto Rico.

“Estamos muy emocionados de recibir este apoyo y reconocimiento de parte de la Fundación Mellon”, indicó Yarimar Bonilla, directora del Centro de Estudios Puertorriqueños, que es parte del Hunter College de Nueva York y de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY).

La subvención es por $1,238,000.

Con el respaldo de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y la participación del profesor Efrén Rivera Ramos, esta misma semana se pone en marcha la convocatoria para el primer grupo de estudio, con el propósito de subvencionar investigaciones relacionadas al proceso de descolonización.

El segundo grupo de estudio se lanzará en el otoño, con ocasión del quinto aniversario de la catástrofe causada por el huracán María en Puerto Rico en septiembre de 2017.

La convocatoria va a incluir a académicos, artistas y periodistas, con la intención de que haya una “polinización cruzada” y un proceso de colaboración en sus publicaciones.

Cada grupo de estudio estará integrado por doce miembros principales: dos coconvocadores, seis académicos, dos artistas y dos periodistas, divididos en partes iguales entre Puerto Rico y la diáspora, según el anuncio oficial. En el caso del estudio sobre la descolonización, los que convocan son Bonilla y Rivera Ramos.

Ese grupo central, además, reunirá a expertos externos adicionales para hacer presentaciones públicas y trabajar en comités más pequeños en subtemas y preguntas más específicas.

Al solicitar participar de la convocatoria, la persona verá que hay algunos temas trazados por los organizadores. Pero, los participantes “también van a ayudar a definir” los temas de estudio, indicó Bonilla, profesora en el Departamento de Estudios Africanos/as y Estudios Puertorriqueños y Latinos.

Habrá becas de $20,000 para los académicos, y de $30,000 para artistas y periodistas. Al final se espera que haya una publicación que resuma el trabajo general del área de estudio y aspiran a que ayude a influenciar el debate en Washington D.C. y San Juan, sostuvo Bonilla.

“Planeamos convocar a un amplio grupo de pensadores y creadores de todas las comunidades intelectuales y geográficas de Puerto Rico para participar en una investigación colaborativa sobre los problemas urgentes que enfrentan nuestras comunidades”, agregó la directora del Centro de Estudios Puertorriqueños.

Bonilla sostuvo que el Centro tiene un legado de 50 años de investigación interdisciplinaria y colaborativa, que espera revitalizar con esta propuesta.

En el tema de la descolonización, Bonilla sostuvo que los temas pueden incluir los cambios económicos y sociales que se requieren para adoptar un nuevo status político, y la propuesta de libre asociación. También dijo que puede estar presente el debate de si la diáspora debe participar en una Asamblea de Status o un referéndum vinculante que convoque el gobierno de Estados Unidos.

Entre otras cosas, sostuvo que los reclamos históricos para la participación de la diáspora boricua – que va camino a alcanzar los 6 millones de personas- en una decisión final sobre el futuro político de Puerto Rico tiene la característica de que reúne más población que la de los residentes de Puerto Rico (3.2 millones).

“Experiencias recientes como el huracán María y la crisis de COVID han demostrado que no hay una única experiencia puertorriqueña, sino una multiplicidad de realidades, visiones y deseos. Incluso la terminología básica para describir a Puerto Rico está sujeta a un debate conceptual: ¿es una colonia, un territorio, una dependencia o una nación?”, comentó.

💬Ver comentarios