Capitolio de los Estados Unidos.
Capitolio de los Estados Unidos. (Teresa Canino Rivera)

Washington D. C.– El Senado de Estados Unidos puede aprobar, a más tardar el viernes, legislación bipartidista que busca establecer nuevos requisitos y medidas sobre el acceso de armas de fuego, una respuesta a masacres recientes como la de Uvalde, Texas, en la que un pistolero dio muerte el mes pasado a 19 niños y dos maestras en una escuela elemental.

La medida -presentada por 10 demócratas y 10 republicanos- exige verificar los antecedentes juveniles de las personas menores de 21 años que buscan comprar un arma de fuego, establece nuevos delitos, con hasta 15 años de prisión, para traficantes de armas de fuego, e incrementa las penas para delitos graves cometidos con armas compradas de forma clandestina.

También actualiza la definición del delito de violencia de género para incluir en la prohibición de comprar armas de fuego a personas que tienen o han tenido una relación reciente con su víctima. La ley vigente solo aplica a los cónyuges, personas que tienen un hijo común con la víctima o cohabitan con la víctima de violencia doméstica.

En total la medida asigna $15,000 millones en fondos para programas de salud mental de gobiernos estatales y medidas de seguridad en las escuelas. Esa asignación se considera un incentivo para los estados poner en marcha iniciativas de “bandera roja”, que existen en algunas jurisdicciones, para permitir que un juez pueda incautar las armas de una persona que represente un peligro para la sociedad o sí mismo.

Aunque son iniciativas consideradas modestas, es la primera legislación significativa en 30 años para atender el problema de la violencia con armas de fuego que tiene posibilidades de convertirse en ley. No se acercan a medidas más duras que han impulsado los demócratas en esta sesión, incluidas propuestas para aumentar de 18 años a 21 años la edad para una persona poder comprar armas semiautomáticas como las utilizadas en varias de las peores masacres en Estados Unidos.

El Senado - dividido 50 a 50, con el potencial voto para quebrar empates de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris-, votó el martes (64-34, con 14 republicanos a favor) para abrir el debate sobre la legislación.

La discusión puede limitarse con otro voto procesal el jueves. Si no hubiese objeción el Senado pudiera aprobar la medida ese mismo día. Sino, el liderato del Senado deberá esperar al viernes.

“Este proyecto de ley es un verdadero progreso. Salvará vidas. Y es mi intención asegurarme de que el Senado apruebe este proyecto de ley antes del final de la semana”, indicó el líder de la mayoría demócrata del Senado, Charles Schumer

La Cámara de Representantes puede llevar a votación la medida tan pronto como el viernes, si pasa el crisol del Senado el jueves.

“Las comunidades de todo el país se beneficiarán de las propuestas de los demócratas de la Cámara de Representantes incluidas en este paquete, que ayudará a mantener las armas mortales fuera del alcance de manos peligrosas al alentar a los estados a establecer leyes de órdenes de protección contra riesgos extremos y al poner fin a las compras falsas. Esta legislación también avanzará para cerrar la ‘laguna legal del novio’, que marca un gran progreso para evitar que los abusadores conocidos adquieran un arma de fuego. Si bien se necesita más, este paquete legislativo debe convertirse rápidamente en ley para ayudar a proteger a nuestros niños”, indicó la speaker Nancy Pelosi.

Los fondos que provee la ley incluyen $1,000 millones para el Departamento de Educación mejorar la seguridad en las escuelas. Otros $1,000 millones irían destinados a programas de salud mental.

Con respecto a los antecedentes juveniles de los menores de 21 años, el republicano John Cornyn (Texas), quien encabezó las negociaciones de parte del grupo de senadores de minoría, sostuvo que los estados van a controlar los récords juveniles que están dispuestos a compartir, pero que la legislación incentiva que se haga.

“Nuestro plan aumenta los recursos de salud mental necesarios, mejora la seguridad escolar y el apoyo a los estudiantes, y ayuda a garantizar que los delincuentes peligrosos y los que son declarados enfermos mentales no puedan comprar armas. Lo que es más importante, nuestro plan salva vidas y al mismo tiempo protege los derechos constitucionales de los estadounidenses respetuosos de la ley”, indicó el grupo de 20 senadores que presentó la legislación el martes, liderado por el demócrata Chris Murphy (Connecticut) y el republicano Cornyn.

La legislación, como se esperaba, es rechazada por los más conservadores y la Asociación Nacional del Rifle. Tiene el apoyo del presidente Joe Biden.

💬Ver comentarios