La comisionada residente Jenniffer González presentó el resultado del plebiscito de status ante el Congreso.
La comisionada residente Jenniffer González dijo que es hora de que el Congreso admita a Puerto Rico como estado. (Captura de )

Washington D. C. – Por entender que los electores de Puerto Rico tomaron “una decisión clara y decisiva”, la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, defendió hoy en el Congreso el referéndum de este mes en el que la estadidad obtuvo el 52% de respaldo.

Tras el tercer referéndum en ocho años en que el Partido Nuevo Progresista (PNP) considera que la estadidad ha sido favorecida por el electorado de la isla, la comisionada González sostuvo que ha iniciado las gestiones para convencer al Congreso de que es hora de admitir la Isla como estado.

“El pueblo de Puerto Rico ha votado repetidamente para terminar con el status territorial. En 2012 los votantes respondieron ‘No’ a la pregunta sobre la continuación del status territorial; y en todas las votaciones desde entonces, la mayoría de las votaciones para un cambio han favorecido la estadidad”, indicó González, en un mensaje en el hemiciclo antes del inicio de la sesión del día.

Junto a las elecciones generales del 3 de noviembre, el gobierno del PNP convocó a un referéndum estadidad sí o no. Un 52.34% de los votantes apoyaron la estadidad.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos, que tuvo la opción de validar el plebiscito como parte de una ley federal de 2014, determinó que la consulta incumplió con la política pública federal por no incluir las demás alternativas de status y alegar engañosamente que podía significar la admisión inmediata de Puerto Rico como estado.

“El pueblo de Puerto Rico ha elegido democráticamente cuál debería ser su futuro. ¿Qué está esperando el Congreso para actuar? Es nuestro deber respetar la voluntad de Puerto Rico. Esto es un mandato directo para mover la estadidad y es responsabilidad del Congreso hacerlo”, sostuvo González, quien fue reelecta y como republicana volverá a estar en minoría el próximo año en la Cámara baja.

González sostuvo que tras la invasión estadounidense de 1898, “durante más de cien años, nuestros hombres y mujeres jóvenes han luchado en las guerras de Estados Unidos al lado de conciudadanos de todos los estados, bajo las órdenes de un Comandante en Jefe por el que no podemos votar”.

“Aceptamos ser americanos (estadounidenses) y queremos ser vistos y tratados como tales por nuestro propio sistema de gobierno. Es hora de ponerse a trabajar para darle al pueblo de Puerto Rico la igualdad que durante mucho tiempo se prometió, pero se negó. Hagámoslo ahora”, indicó González.

En un comunicado, la comisionada dijo que ya ha discutido los resultados del plebiscito con senadores y congresistas aliados, al mencionar a los demócratas por Florida Darren Soto y Stephanie Murphy, José Serrano (Nueva York), y los senadores republicanos por Florida Rick Scott y Marco Rubio.

Murphy ofreció esta semana otro mensaje en favor de la estadidad, propuestas que respaldan los otros cuatro legisladores federales.

Scott y Rubio, sin embargo, no han precisado si debe echarse hacia delante ahora un proyecto pro estadidad en el Senado, donde el líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell (Kentucky), ha advertido que mientras controle la agenda de esa cámara jamás echará hacia delante proyectos para convertir a Puerto Rico y Washington D.C. en estados.

Para McConnell ambas propuestas son parte de la agenda socialista de los demócratas.

Dos segundas vueltas previstas para el 5 de enero en Georgia determinarán si los republicanos, con McConnell a la cabeza, mantienen el control del Senado. En el caso de Washington D.C., donde un 86% de sus electores votó a favor de la estadidad en 2016, la Cámara baja aprobó el verano pasado admitir gran parte de la zona de la capital federal como estado. La medida no avanzó en el Senado.

En la Cámara baja, el presidente del Comité de Recursos Naturales, el demócrata Raúl Grijalva, indicó a El Nuevo Día, días después del plebiscito, que no bloqueará una legislación pro estadidad, pero que para impulsar una medida debe haber posibilidades de éxito y la comisionada González deberá abrirle camino entre los republicanos.