La gobernadora Wanda Vázquez Garced dialogó en Nueva York la semana pasada con la Junta sobre los fondos de Medicaid. (Suministrada)

Washington D.C. - La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) ha accedido a que el gobierno Puerto Rico busque el visto bueno del gobierno federal para incorporar, durante la pandemia del coronavirus y hasta el 30 de septiembre de 2021, más de 200,000 personas adicionales a su plan de salud, tras el aumento en fondos de Medicaid.

Después de perderse cerca de $1,000 millones de Medicaid durante el pasado año fiscal federal, la JSF anunció hoy un acuerdo con el gobierno de Puerto Rico para ir en busca de una autorización del gobierno federal que permita expandir el acceso al plan de salud Vital y evitar que no se utilicen hasta $600 millones adicionales.

“La ampliación de la elegibilidad de Medicaid finaliza en septiembre de 2021, a menos que el Congreso apruebe una solución justa a largo plazo para los fondos de Medicaid de Puerto Rico”, indicó la directora ejecutiva de la JSF, Natalie Jaresko, quien indicó que el ente fiscal propone vincular el acceso de nuevos beneficiarios a la declaración de emergencia que hiciera el gobierno federal a causa del coronavirus.

La autorización que ahora emite la JSF fue parte de las conversaciones que tuvieron varios de sus miembros la semana pasada en Nueva York con la gobernadora Wanda Vázquez Garced, el secretario de Salud, Lorenzo González, y el director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF), Omar Marrero. Tras ese viaje, González anunció que arrojó positivo al COVID-19.

Por meses, la JSF se había negado a una ampliación temporal en el número de beneficiarios del plan Vital, que ahora se financia principalmente con fondos de Medicaid.

“La determinación llega luego de varios procesos en los que la Junta se había negado a permitir la inclusión de las personas sin plan médico a que pudiesen tener los beneficios de una cubierta médica en medio de una pandemia”, indicó la gobernadora Vázquez Garced, quien señaló que esa expansión fue parte de su mensaje sobre la situación del país.

Por medio del acuerdo, el gobierno de Puerto Rico deberá buscar la aprobación de los Centros de Servicios Medicare y Medicaid (CMS) a un incremento temporal del nivel de ingresos para una persona poder tener acceso al plan Vital y los fondos de Medicaid.

Jaresko explicó que la emergencia de salud pública que ha creado el coronavirus, que ha causado la muerte a más de 700 personas en Puerto Rico y 218,200 en Estados Unidos debe servir de fundamanto para enmendar el plan estatal sobre el uso de fondos Medicaid.

El gobierno de Puerto Rico, a su vez, deberá enmendar los contratos del plan Vital para acentuar la expansión temporal en la cobertura.

El gobierno federal aprobó en diciembre de 2019 una asignación de $5,740 millones en fondos de Medicaid para Puerto Rico que cubriría los años fiscales federales 2020 y 2021.

En una carta del 1 de septiembre, la gobernadora Vázquez Garced había advertido que la negativa de la JSF a ampliar el acceso al plan de salud y las complicaciones que causa la pandemia en la oferta de servicios médicos iba a provocar al terminar ese mes el año fiscal federal 2020 la pérdida de $1,054 millones de los $2,916 millones que tuvo asignado la Isla en fondos de Medicaid.

Jaresko, por su parte, había insistido en que no debía aumentarse la cobertura del plan de salud para incorporar personas que perderían sus servicios de salud al terminarse en septiembre de 2021 el aumento en fondos de Medicaid.

Aunque el gobierno de Puerto Rico ha recibido asignaciones periódicas adicionales -primero por la ley Obamacare y luego como asistencia de emergencia por la catástrofe que causó el huracán María-, por ley permanente tiene asignados unos $390 millones anuales en fondos de Medicaid.

“Es crucial que aumentemos el acceso a la tarjeta de salud para todos los puertorriqueños. Los fondos federales ya están asignados y no debemos dejarlos perder por la incertidumbre de lo que pueda ocurrir en dos años. El momento de utilizarlos es ahora”, indicó la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, quien ha negado – como señalan otras fuentes-, que hubiese sido informada desde julio de este año sobre la inminente pérdida de cientos de millones de dólares.

Mientras, el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, candidato del Partido Popular Democrático (PPD) y quien dio a conocer la carta de la gobernadora al liderato del Congreso advirtiendo sobre la pérdida de $1,054 millones de Medicaid, señaló que “el gobierno finalmente hizo lo que tenía que haber hecho mucho antes y se sentaron con la Junta de Control Fiscal para conseguir que 200,000 puertorriqueños que actualmente no están asegurados en el plan de salud del gobierno, puedan solicitar cobertura”.

Marrero, el director ejecutivo de la AAFAF, favoreció “la propuesta de la JSF". "Colaboraremos para permitir esta expansión temporal de una manera fiscalmente responsable y efectiva”, sostuvo Marrero.

Al solicitar el aumento en fondos de Medicaid en 2019, el gobierno de Puerto Rico se comprometió a elevar el número de pacientes del plan Vital, garantizar que el 70% se utilizara para los pagos a los proveedores, financiar las medicinas para los pacientes de hepatitis C y cubrir el costo para los pacientes “duales” del plan B de Medicare (por ejemplo, los que compran un plan Medicare Advantage).

Originalmente, el liderato del Congreso acordó asignar cerca de $12,000 millones en fondos de Medicaid para cuatro años fiscales federales. No obstante, el presidente Donald Trump se opuso y obligó que se redujera la asignación a unos $5,740 millones, divididos en los años fiscales federales 2020 y 2021.