Michael Pence (right), who is 57 years old, has been the governor of Indiana since 2013. (AP)
Michael Pence y Donald Trump, en un evento reciente.

Washington D.C. - La Cámara de Representantes aprobó esta noche (223-205) una resolución que solicita al vicepresidente Michael Pence invocar la enmienda 25 de la Constitución de Estados Unidos para forzar la salida del presidente Donald Trump, aunque horas antes el número dos del gobierno federal había descartado esa acción.

“No creo que ese curso de acción sea en el mejor interés de nuestra nación o sea consistente con nuestra Constitución”, indicó Pence, en una carta que envió a la speaker Pelosi.

Pence consideró que la petición demócrata para que convoque al gabinete y se declare a Trump incapaz de ejercer su puesto, es una movida política. “Urjo a usted y a cada miembro del Congreso evitar acciones que dividirán e inflamarán más las pasiones en este momento”, indicó Pence, quien sostuvo que previamente la speaker Pelosi ha reconocido que la enmienda 25 debe invocarse a base de la “ciencia y los hechos”.

De todos modos, la Cámara de Representantes aprobó esta noche la resolución demócrata que cumple con la formalidad de pedirle a Pence reunir al gabinete para declarar a Trump incapaz de gobernar, por haber incitado a un acto de insurrección y buscado revertir el resultado de las elecciones presidenciales. De haber tenido voluntad para invocar la enmienda 24, Pence hubiese necesitado el respaldo de la mayoría de los miembros del gabinete de gobierno.

Pelosi, por su parte, hizo un último llamamiento a Pence y dijo que los hechos ocurridos el 6 de enero, en el asalto al Capitolio perpertrado por turbas de seguidores del presidente Trump, están claros.

La líder cameral insistió en que el presidente Trump incitó a la insurrección cuando exhortó a sus seguidores a acudir al Congreso para reclamar a los congresistas que reviertan el resultado democrático de las elecciones, ganadas por el presidente electo, Joe Biden.

“Inflamó las llamas y él y su familia avivaron que se profanara el Capitolio…Sus acciones confirman su inhabilidad para ejercer sus funciones”, dijo Pelosi en su mensaje en el hemiciclo.

Aunque no votará a favor de la resolución que pide a Pence invocar la enmienda 25, al reconocer que el vicepresidente lo ha descartado, el republicano John Katko (Nueva York) confirmó en el hemiciclo, durante el debate, que votará mañana a favor de destituir al presidente Trump.

“El rol del presidente en esa insurrección es innegable...Promovió teorías sin base, creando desinformación y división”, sostuvo Katko.

Otros cuatro republicanos Liz Cheney (Wyoming), Adam Kizinger (Illinois), Fred Upton (Michigan), y Jaime Herrera Beutler (Washington) también anunciaron que votarán a favor de la destitución de Trump. Cheney es la número tres de la minoría republicana en la Cámara baja.

Kinzinger fue el único republicano que esta noche votó a favor de que invocar la enmienda 25.

El republicano Tom McClintock (California) coincidió con el vicepresidente Pence en que no hay base para invocar la enmienda 25. “Leí ese mensaje (de Trump del 6 de enero). Nunca dijo que arrasaran el Capitolio e interrumpieran los trabajos del Congreso”, sostuvo McClintock.

La determinación de Pence, de todos modos, hace inminente que la Cámara baja vote tan pronto como mañana para imputar a Trump un cargo de incitación a la insurrección.

De cara a ese proceso, la speaker Pelosi nombró esta noche los fiscales-congresistas que estarán a cargo de presentar en el Senado, cuando se lleve a cabo un juicio político, el cargo de incitación a la insurrección que se le imputa al presidente Trump, tras haber exhortado a turbas de sus seguidores a ir al Congreso a reclamar a los legisladores federales que revirtieran la victoria del presidente electo, Joe Biden.

Sería la primera vez que un presidente de Estados Unidos es imputado en dos ocasiones por el pleno de la Cámara de Representantes de cometer faltas que ameritan su destitución.

Pelosi nombró como fiscales del caso a los congresistas Jamie Raskin, quien encabezará el grupo, Diana DeGette, David Cicilline, Joaquín Castro, Eric Swalwell, Ted Lieu, Joe Neguse, Madeline Dean y la delegada de las Islas Vírgenes, Stacey Plaskett.

Según informes, por lo menos una decena de republicanos pueden votar mañana a favor de destituir a Trump. Cuatro - Liz Cheney (Wyoming), Adam Kizinger (Illinois), Fred Upton (Michigan) y John Katko (Nueva York)- ya han anunciado públicamente su respaldo a la resolución demócrata para imputar a Trump incitar a la insurrección.

Una vez se apruebe mañana el cargo de incitación a la insurrección, le tocará al Senado celebrar el juicio político. No está claro cuando ese proceso se pondrá en marcha.

Aunque su término haya vencido, si dos tercios del Senado votaran a favor de la destitución del presidente Trump, los senadores pudieran después votar para prohibirle aspirar nuevamente a la presidencia.