El Bliss también tendrá viajes de cinco o siete días y el 21 de enero parte en una travesía de 14 días cruzando el Canal de Panamá.
El Bliss también tendrá viajes de cinco o siete días y el 21 de enero parte en una travesía de 14 días cruzando el Canal de Panamá. (Suministrada)

La salida desde Los Angeles, California, no podía resultar más significativa. A bordo del Norwegian Bliss había fiesta, esperanza y emoción por parte de pasajeros y tripulantes. Era el primer viaje de este barco de Norwegian Cruise Line desde Los Angeles World Cruise Center, y navegaría con cantidad limitada de pasajeros, no en un viaje de prueba, sino con pasajeros pagando, un signo del inicio de la recuperación en la industria de cruceros.

El Bliss, el séptimo de la flota luego del “Great Cruise Comeback”, viajó por primera vez el 24 de octubre, por siete días, por uno de los itinerarios más exóticos y diversos, la Riviera Mexicana, visitando Puerto Vallarta, Mazatlán y Cabo San Lucas. Desde el primer viaje en aguas estadounidenses del Norwegian Encore, el 7 de agosto, desde Seattle hasta Alaska, son varios los barcos de la empresa que han regresado.

El itinerario tiene una combinación perfecta entre días de mar y en puertos, lo que permite disfrutar del crucero y de los destinos, que están entre los favoritos de México. En la travesía, luego del día de embarque y con dos días corridos en altamar, había oportunidad para disfrutar de las amenidades del crucero, bautizado en el 2019, en Seattle, Washington.

Amenidades del crucero

El crucero cuenta con 19 opciones de comida, bares y lounges. Al zarpar el enorme barco, con capacidad total de 4,000 pasajeros, pero viajando con la mitad, ofrecía sus mejores platos y bebidas en cada uno de esos lugares. Mientras, muchos viajeros conocían el barco, hacían citas para el spa y los restaurantes para el resto del viaje o disfrutaban de los espectáculos ofrecidos.

Los dos días siguientes muchos desayunaban en cabina, uno de los lujos en cruceros; otros disfrutaban cada minuto de todas las amenidades del barco.

Posee un parque acuático gigante, intimidantes chorreras, varias piscinas y jacuzzis, por lo que es un área bien popular. Para los que quieren más privacidad, destacan el Spice H2O (gratis), y Vibe, con costo adicional. Quienes viajan a todo lujo en cabinas de The Haven, tienen su piscina, lounge y un Observation Lounge. Pero hay otro de estos lounges disponible para todo el público, con grandes ventanales de piso a techo para disfrutar del paisaje, tomarse un cóctel, comer algo ligero o simplemente relajarse.

Las opciones de entretenimiento son tan variadas, (incluyendo un laser-tag y pista de Go-Karts doble) que había que dejar muchas para disfrutarlas luego de visitar los puertos y durante el otro día de mar que tendríamos casi al terminar el viaje.

La comida incluida es excelente y variada, pero siempre es bueno reservar algunos de los restaurantes de especialidad, tematizados para complacer cada gusto, desde el francés Le Bistro, hasta Cagney’s, el Steakhouse, o el oriental y divertido Teppanyaki, entre otros. Muchas de las ofertas de viaje de Norwegian incluyen el paquete de bebidas y de restaurantes de especialidad, por lo que debe consultar a su agente de viajes al reservar.

Otras actividades incluyen el Mandara Spa, con pase de un día o de todo el viaje para su Thermal Suite, además de masajes y tratamientos; bailes y música en vivo y espectáculos como The Beattles Experience, en The Cavern. Norwegian sigue con su “Freestyle Cruising”, por lo que los viajeros pueden escoger las horas de sus comidas y vestirse como prefieran.

Nuestro grupo de prensa tuvo varias actividades a bordo, como la presentación y degustación de los primeros cocteles sustentables de la flota, en el Bar Sugar Cane Mojitos. Además, el encuentro con dos miembros del panel SailSafe, quienes hablaron de las medidas de seguridad en los barcos y un conversatorio con ejecutivos del barco, incluyendo al capitán Karl Staffan Bengstsson. Este tuvo a su cargo la inauguración y toda la maniobra del cese por el COVID-19, teniendo a 1,700 tripulantes a bordo que había que repatriar.

Además, tuvimos una cata de vinos, parte de las experiencias que pueden tener los pasajeros, y un encuentro con las artistas de “SIX, The Musical”, con quienes comprobamos que para todos los niveles de empleados, la vuelta a navegar es igual de emotiva y agradecida. Las jóvenes pasaron un arduo proceso de selección, con más de 4,000 solicitudes. Fueron parte del grupo de 36 finalistas y escogidas finalmente.

De otra parte, el Bliss también tendrá viajes de cinco o siete días y el 21 de enero parte en una travesía de 14 días cruzando el Canal de Panamá.

Para viajar es requisito estar vacunados y hacerse prueba de COVID-19 en el puerto, antes de abordar. La prueba pagada por la empresa. Ya en el barco no se requiere el uso de mascarillas y se permite servirse directamente del bufé.

💬Ver comentarios