El crucero Oasis of the Seas en su primera llegada a Nueva York el pasado 18 de agosto de 2021.
Royal Caribbean International
El crucero Oasis of the Seas en su primera llegada a Nueva York el pasado 18 de agosto de 2021. Royal Caribbean International (Michel Verdure)

Hoy domingo 5 de septiembre, se marcó otro hito histórico para Royal Caribbean y una triple celebración. Su barco, el Oasis of the Seas empezó a navegar con pasajeros, desde Cape Liberty, en New Jersey, en ruta hacia las Bahamas y Florida.

Por un lado la travesía significa que pasó con éxito el crucero de prueba simulado que hizo en agosto, y por otro, que es el barco más grande que sale desde ese puerto cercano a Nueva York. Además, es el primero en salir desde esa región desde marzo de 2020.

Navegamos en ese crucero simulado, uno en el que el barco iba con menos del 30% de su capacidad, pero donde se puso a prueba todo el estricto protocolo de higiene y seguridad de pasajeros y tripulantes.

De Viaje de El Nuevo Día fue el único periódico hispano a bordo del enorme barco, que navegó por seis noches, hasta CocoCay, la isla privada de Royal Caribbean en Las Bahamas. Era el único destino ya que el barco debía recibir el certificado de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) que le permitiría visitar otros puertos y viajar con pasajeros regulares.

Los empleados del crucero usarán mascarilla en todo momento.
Los empleados del crucero usarán mascarilla en todo momento.

“Este viaje no se trataba de solamente cumplir las medidas requeridas por los CDC, sino superarlas. Como han visto durante la travesía, nuestros protocolos van mucho más allá y es que incluyen las recomendaciones de nuestro “Healthy Sail Panel”, dijo en entrevista a bordo, Mark Tamis, vicepresidente senior de Hotel y Operaciones. Tamis destacó que se siente tan seguro en el barco como en ningún otro lugar, y que de paso llevó a su madre de 83 años, solo porque sabe que es un entorno seguro.

El ejecutivo se refería a que a través de todo el barco, eran notorias las medidas y todos estaban listo para ponerlas en práctica. El panel de salud estableció 74 recomendaciones, muchas de ellas notorias a los pasajeros, y otras detrás del escenario pero igualmente ya puestas en función.

En nuestro viaje, en el que también había personal de los CDC no identificados, se pidió tarjeta de vacunación completa y prueba negativa de COVID-19, dentro de las 72 horas antes del viaje.

Algunas áreas del crucero estarán separadas para el disfrute de los pasajeros vacunados exclusivamente.
Algunas áreas del crucero estarán separadas para el disfrute de los pasajeros vacunados exclusivamente.

Y mostrando una vez más, cómo de cambiante está el panorama viajero, esa misma semana de nuestro viaje, se confirmó que Royal Caribbean pedirá en Estados Unidos la tarjeta de vacunación para pasajeros de 12 años o mayores en todas las salidas, según dijo Lyan Sierra-Caro, portavoz de la empresa, que también estaba a bordo.

Eso para estar a tono con las exigencias de los destinos, como Bahamas, que requerirán que los barcos que lleguen a sus costas, tengan el 100% de pasajeros de 12 años o mayores, completamente vacunados.

“Esto no quiere decir que los niños no podrán viajar al no poderse vacunar, sino que deberán tener prueba de COVID-19 negativa al abordar, y estar sujeto a otros requisitos.

Contando con que la población de menores es amplia en sus barcos, Royal Caribbean espera viajar con un 93% de pasajeros completamente vacunados. “Somos una empresa enfocada en vacaciones familiares, en la que navegan muchos niños, por eso no podemos tener el 100% de pasajeros vacunados”, dijo la portavoz.

Las expectativas por el regreso del Oasis son grandes. “Este barco vino a cambiar completamente la industria de cruceros, por su enorme tamaño y oferta vacacional. El cambio no fue solo para nuestra empresa, sino para todas las demás”, dijo Tavis. Indicó que con la gran transformación que hicieron al barco, (ellos la llaman amplificación), a un costo de $165 millones, se trajo lo mejor de barcos clase Oasis y Quantum, entre otros. La amplificación estuvo lista a fines del 2019, pero por la pandemia navegó corto tiempo y hay miles de pasajeros pendientes de conocer todo lo nuevo que trajo.

El uso de mascarilla será requerido para los pasajeros sobre todo en los espacios cerrados.
El uso de mascarilla será requerido para los pasajeros sobre todo en los espacios cerrados.

Dentro de las medidas tomadas y que vimos en práctica, está además de reducir significativamente la capacidad de pasajeros a menos del 50% y esto se irá evaluando mes a mes; tener áreas específicas donde no pueden entrar los no vacunados, reforzar el uso de máscaras para entrar a todas las zonas techadas, incluyendo en la entrada de restaurantes, abundantes estaciones de desinfección y lavamanos extras, limitar la capacidad de los elevadores a seis personas o a viajeros de un mismo grupo, servir la comida en el restaurante de bufé, identificar áreas de entrada y salida en cada restaurante y áreas de comer y limitar la cantidad de personas en las tiendas, los baños y en las piscinas. Además vimos un intenso proceso de limpieza en las mesas y letreros de identificación de las que se han desinfectado y están aptas para uso.

“Hemos navegado con éxito desde diciembre en Singapur, sin exigir vacunas, pero está probado que las vacunas limitan la propagacion del virus o la severidad de la enfermedad para aquellos que lo contraen. Ahora nos enfocamos en darles a nuestros pasajeros las vacaciones que merecen, pero también las oportunidades que esperaba nuestra tripulación para regresar. Ellos están tan felices que fueron quienes idearon el “Smiling with the eyes”, para que los pasajeros vean su sonrisa detrás de las mascarillas”, concluyó Tamis.

El Oasis of the Seas, el más grande del mundo cuando debutó en diciembre de 2009, y todavía hoy uno de los más grandes, tiene capacidad total de 6,771 pasajeros y 2,109 tripulantes. Navegará desde New Jersey hasta noviembre y luego desde Miami, Florida.

💬Ver comentarios