Pabellón de los Emirates Árabes.
Pabellón de los Emirates Árabes. (Igor Galo)

La primera exposición del mundo se celebró en 1851 en Londres bajo el título “Gran Exposición de los Trabajos de la Industria de Todas las Naciones” con el objetivo de mostrar al mundo los últimos avances de la técnica y reunir a los mejores ingenieros y científicos de todo el mundo en ese momento. Le siguieron otras iniciativas como la muestra de 1889 de París, que está en el origen de la Torre Eiffel, la de Chicago, la de Osaka o la más reciente Expo 92 de Sevilla.

Eran épocas en la que los inventos y el conocimiento viajaba con dificultad por el mundo y, por lo tanto, estos eventos se convertían en un foco de difusión de los avances de la época. Además, desde su comienzo se convirtieron en un gran evento de publicidad para demostrar la potencia del país organizador, normalmente una nación emergente ¿Tienen sentido seguir organizándose en el siglo XXI cuando la información se difunde en una segundo, con un solo clic de ordenador, por todo el mundo?

Pabellón de Arabia Saudita en la Expo 2020 de Dubái.
Pabellón de Arabia Saudita en la Expo 2020 de Dubái. (Igor Galo)

Quizás no, desde el punto de vista científico y tecnológico, pero las exposiciones universales siguen siendo un gran evento de relaciones públicas para el país organizador y un momento de encuentro de todas las diferentes naciones y personas del mundo. En este sentido, con 192 países participantes, Expo 2020 de Dubái cumple con todas las expectativas. El recinto es un gran parque temático de la globalización, aunque quienes no puedan viajar presencialmente lo puede hacer forma virtual, por primera vez en la historia en una expo, desde la dirección web https://virtualexpodubai.com/

Pabellón del Reino Unido.
Pabellón del Reino Unido. (Igor Galo)

Durante casi seis meses, el emirato más moderno del Golfo Pérsico se convierte en el mayor zoco del mundo, y en un gran espectáculo de la globalización con arquitectura espectacular, cientos de restaurantes de todos los rincones del mundo, y espectáculos culturales procedente de los cinco continentes como reclamo. Un show de diseño, cultura y compras que hará disfrutar a los amantes de la arquitectura y la gastronomía.

Aprovechar al máximo Expo 2020

“Conectando mentes, creando futuro” es el lema oficial de la Expo 2020 Dubái que cuenta con la participación de 192 países además varias organizaciones internacionales en sus 438 hectáreas. Estos pabellones se organizan en cuatro áreas dedicadas a la sostenibilidad, la movilidad y las oportunidades. Con estas cifras, es fácil adivinar que no es posible visitar todo el recinto en un solo día.

Pabellón de Rusia de noche en la Expo 2020 de Dubái.
Pabellón de Rusia de noche en la Expo 2020 de Dubái. (Igor Galo)

Para aprovechar al máximo la visita, lo recomendable es acudir a entre semana, de domingo a miércoles, ya que los días festivos en los emiratos son viernes y sábado, cuando la afluencia de visitantes es menor y casi no hay filas para entrar en los pabellones. Además, los días laborales la entrada cuesta 49 dirhams ($12), la mitad que los festivos, un precio suficiente asequible para repetir visita un segundo día.

El pabellón más popular de esta edición está siendo, sin duda, el de los Emiratos Árabes Unidos, un país que por otro lado cumple este año el 50 aniversario de su creación. Diseñado por Santiago Calatrava, el edificio hace un recorrido por la historia del país, para explicar su cultura y terminar con sus proyectos para el futuro. Una línea argumental de contenido que, por otro lado, siguen casi todos los países. El espectacular pabellón de Arabia Saudí es otro de los más visitados. Al igual que el de Egipto, el de Suiza o el de Rusia.

Pabellón de Egipto en la Expo 2020 de Dubái.
Pabellón de Egipto en la Expo 2020 de Dubái. (Igor Galo)

Entre los asiáticos, el de Japón sin duda es el más popular, en este sí se suelen hacer colas importantes para entrar, o el de Corea del Sur, con una espectacular fachada en constante movimiento con un juego de colores. Los visitantes tienen derecho a reservar por un app hasta “10 pases rápidos” por entrada comprada para evitar las filas de los pabellones más concurridos.

Entre los europeos, los Países Bajos han llevado la propuesta más innovadora, ya que su pabellón es el mayor prodigio técnico de esta expo. Con una arquitectura en forma de conos y unas placas solares que generan electricidad gracias al sol del desierto, consigue condensar 200 litros de agua al día a partir del aire del desierto con los que han cultivado un huerto autosustentable de más de cien plantas y hongos comestibles.

Pabellón de Iraq.
Pabellón de Iraq. (Igor Galo)

El edificio del Reino Unido es una llamativa estructura en la que los visitantes introducen una palabra en inglés en un ordenador, con la que luego un algoritmo de inteligencia artificial va creando el que será el mayor poema escrito por una máquina del mundo y que será lanzado al espacio con la esperanza que algún día llegue a alguna otra civilización. Francia, por su parte, presenta un proyecto de un nuevo globo aerostático que permitirá llevar mercancía a lugares aislados del mundo y Rusia, que aspira a organizar la EXPO 2020 centra su exposición en torno al cerebro humano y los procesos que nos convierten en una especie animal diferente.

Las dos grandes potencias mundiales, China y Estados Unidos, dedican la mayor parte de sus pabellones a la carrera especial. El americano resulta más atractivo por su show para familias y niños, mientras que el chino organiza cada noche un espectáculo de luces con drones voladores.

Pabellón de España.
Pabellón de España. (Igor Galo)

Espectáculos, compras y gastronomía

La representación de China en la EXPO2020 no es el única que ofrece espectáculo. Cada noche, cuando cae el sol, muchos países organizan conciertos y espectáculos, como el de Pakistán o el de Bielorrusia, sin olvidar el pabellón irlandés o el australiano que suelen ser los más animados. Aunque el mayor espectáculo tiene lugar cada noche a las 10:00 p.m., hora a la que cierran los pabellones, en la plaza Al Wasl. Con una programación que cambia cada día, en esta plaza se pueden disfrutar desde conciertos musicales hasta musicales para niños.

Una hora, cuando el calor deja de ser tan intenso, propicia también para disfrutar de la gran variedad de oferta gastronómica de Expo Dubái 2020. Hay propuestas de todo tipo: desde kebabs y perritos calientes, hasta futuristas y carísimas propuestas. Como la de the Epochal Banquet, una experiencia gastronómica de dos horas inspirada en el espacio, la microbiología o la inteligencia artificial. En el restaurante Talabat te envían la comida por robots-camareros y en el Jubilee Gastronomy Restaurant, 26 chefs de todo el mundo han creado un menú de nueve platos. El Arabian Tea House es el máximo representante de la máxima comida emiratí, pero hay otras opciones como Alkebulan que reúne a cocinas de África. (https://www.expo2020dubai.com/es/experiences/food-and-livelihoods)

Dubái
Dubái (Igor Galo)

Más que una Exposición

Pero Dubái es mucho más que la Exposición Universal, que no deja de ser el último paso de este emirato que se reinventa cada cinco años. El emirato de la familia Al Maktoum se estableció en lo que hoy es Dubái en 1833 en la península Al Shindadga, en la desembocadura del Creek, la ría de Dubái. A continuación, una propuesta para viajeros que deseen descubrir la historia y los principales lugares del emirato:

Museo Al Shindadga en el Dubái Creek

Ubicado en el corazón del Dubái Histórico, el Museo Al Shindadga incluye la antigua casa real de los Al Maktoum, la familia real dubaití. Está compuesto por una serie de edificios de construcción tradicional de la península arábiga entre los que se encuentra el Palacio de la familia Al Maktoum.

Es una opción muy interesante para descubrir la historia del emirato y ver, con fotografías y un espectáculo audiovisual, la radical transformación que la ciudad ha experimentado en los 50 últimos años pasando de menos de 100,000 habitantes con una economía basada en las a los tres millones de visitantes actuales. Curiosamente, apenas recibe visitantes comparando con los centros comerciales y rascacielos de la ciudad, a pesar de lo interesante de su propuesta. Por 15 dirhams (unos $18) se puede pasear por el recinto y visitar las casas que los componen, como el reciento principal, la Casa de la poesía o la interesante Casa de los Perfumes, que permite descubrir el origen y elaboración de los famosos perfumes del Golfo Pérsico.

Dubái
Dubái (Igor Galo)

Está ubicado cerca de la parada de metro del distrito de Al Ghubaiba, donde viven principalmente emigrantes de otros países árabes y del océano indico. Es también una zona donde comprar productos orientales a un precio mucho más reducido que en el resto de la ciudad. También merece la pena pasear por el paseo marítimo junto al museo con vistas espectaculares al anochecer del Dubái Creek, como se llaman el “arroyo” de mar que penetra en Dubái y que fue el origen de la ciudad.

Deira y el Zoco del Oro

Frente al distrito de Al Raffa y del Museo Al Shindadga se encuentra el distrito de Deira, donde está ubicado el famoso Zoco del Oro de Dubái, con cientos de joyerías con espectaculares escaparates y el Zoco de las Especias. Es una zona cuyo crecimiento se dio en los años 60, 70 y 80 del pasado siglo y la zona más bulliciosa de la ciudad con miles de personas procedentes de África, el Indostán y el resto de los países árabes poblando sus calles.

Se trata de la zona con más hoteles de tres y cuatro estrellas de Dubái, y la zona está conectada con el resto de la ciudad con el metro y con las Abras, las barcas típicas que unen los dos lados de las orillas del “creek” o ría de Dubái, y que son una atracción turística en si mismo, y desde las cuales se puede tomar las fotos más típicas del Dubái antiguo.

Dubái
Dubái (Igor Galo)

Museo de Dubái y Al Seef

El Fuerte Al Fahidi es el edificio más antiguo de la ciudad aún en pie. Construido en 1787, ha sido a lo largo de la historia la sede de la monarquía, una fuerza defensiva, un arsenal de armas y una prisión. En 1971, el mismo año en el que se constituyó Emiratos Árabes Unidos, el fuerte volvió a abrir sus puertas como el Museo de Dubái. En él se presenta la historia de Dubái y sus raíces, ofreciendo un vistazo a la vida diaria antes del hallazgo del petróleo. Las galerías recrean casas árabes históricas, mezquitas, zocos, granjas de dátiles y la fauna marina y del desierto, además de vestigios de las poblaciones que habitaron la zona desde al año 3000 antes de Cristo.

El Museo de la ciudad está cerca de Al Seef, un centro comercial al aire libre con arquitectura típica, muy enfocado al turismo, pero con restaurante que tienen excelentes vistas a la ría de Dubai.

Dubái
Dubái (Igor Galo)

Dubái moderno: playas, compras y rascacielos

Burj Al Arab, el famoso hotel de siete estrellas en la costa de Dubái, o el Burj al Khalifa, el rascacielos más alto del mundo son otros de los lugares de visita casi obligatoria, además de sus centros comercial como el Dubái Mall, enfocado este a los productos de lujo. Una forma de conocer su lado más moderno de forma sencilla es utilizar los autobuses turísticos como https://city-sightseeing.com/ o https://www.bigbustours.com/ que recorren todos estos iconos urbanos mediante visitas guiadas con la posibilidad de bajarse en cada para parada. Para quienes disfrutan del sol, el mar y el buen tiempo, los tres primeros meses del año son los mejores para visitar la ciudad ya que las temperaturas oscilan entre los 20 y los 32 grados.

Datos útiles

  • www.visitdubai.com
  • www.expodubai2020.com
  • Visita virtual a la EXPO2020: https://virtualexpodubai.com/
  • https://dubaiculture.gov.ae/
  • Es necesario hacerse una PCR para viajar a Dubái o tener el pasaporte de vacunación. Al llegar al país se realiza una PCR gratuita a todos los viajeros. Para entrar a la EXPO2020 se pide certificado de vacunación.
  • La aerolínea Emirates regala una entrada a la EXPO 2020 a cada viajero que vuele con ellos www.emirates.com/es/spanish/. Los viajeros en esta aerolínea también contarán con un seguro médico contra la COVID-19 que cubre cualquier problema que pueda surgir por esta enfermedad (https://www.emirates.com/english/before-you-fly/covid19-medical-travel-insurance/)
  • Los precios de vuelos a Dubái desde América Latina tienen en enero, febrero y marzo precios muy asumibles. Desde México, Bogotá y San Juan de Puerto Rico por $1,200 el boleto de ida y vuelta con Emirates, desde Miami por $1,230 euros ida y vuelta con Emirates.
  • Los viajeros reciben a la entrada a Dubái una tarjeta telefónica SIM gratuita con 1 giga de datos. Se puede recargas por 49 dirhams ($12.50) con 30 minutos de llamadas y 2 gigas de datos.
  • Dubái tiene dos líneas de metro que conectan las principales zonas de la ciudad. Barcazas, llamadas Abras, unen las dos orillas de la ciudad antigua por 2 dirham ($0.50). La app Careem, el Uber local, es muy útil para moverse por la ciudad.
  • Los precios de los hoteles oscilan desde los $50 en el centro para hoteles de tres estrellas hasta los $51,500 euros por noches en las villas más lujosas.
  • La moneda es el Dirham. $1 se cambia por 3.9 EAU Dirhams.
💬Ver comentarios