Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

La experiencia del glamping, en el municipio de Suesca, permite despertarse frente a un acantilado privado, combinando las comodidades de un hotel y el contacto estrecho con la naturaleza.
La experiencia del glamping, en el municipio de Suesca, permite despertarse frente a un acantilado privado, combinando las comodidades de un hotel y el contacto estrecho con la naturaleza. (ELNUEVODIA.COM)

Estos tiempos de pandemia, que han obligado a millones de personas por varios meses a resguardarse en sus hogares, han desatado en sus mentes el deseo de viajar. Esa necesidad de estar en contacto con la naturaleza la han recogido organizaciones como el Consejo Mundial de Viajes y Turismo.

💬Ver comentarios