A partir del próximo 1 de noviembre, para garantizar que los viajeros permanezcan libres de COVID-19, se realizará una prueba rápida de antígenos a la llegada y nuevamente cuatro días después de la llegada a las Bahamas. (Orlando Barría)

Bahamas dejará de exigir a los turistas que visitan el archipiélago atlántico pasar un periodo de cuarentena en el lugar escogido para su estancia, pero a cambio, a partir del próximo 1 de noviembre, deberán someterse a una prueba molecular previa al viaje para demostrar que no están contagiados por el COVID-19.

El Gobierno de Bahamas anunció este viernes que a partir de esa fecha las personas que viajen al archipiélago deberán hacerse una prueba de COVID-19 antes de llegar al país.

Hasta el 31 de octubre, todos los visitantes deben permanecer en el lugar escogido para su estancia 14 días o la duración de su estadía. La medida significa limitar la experiencia de vacaciones a las instalaciones del hotel o alojamiento, según la normativa que establece el Ministerio de Turismo.

“A partir del 1 de noviembre, las Bahamas eliminará el requisito obligatorio de cuarentena para todos los visitantes, ciudadanos y residentes que regresan, lo que permitirá la movilidad más allá de los límites de su hotel o alojamiento”, según señala un comunicado del Departamento de Turismo.

Los nuevos protocolos requerirán que los visitantes y los ciudadanos y residentes que regresen presenten una prueba PCR con una antigüedad de no más de siete días antes de su viaje a Bahamas.

Turistas serán sometidos a una prueba rápida

“Además, y para garantizar que los viajeros permanezcan libres de COVID-19, se realizará una prueba rápida de antígenos a la llegada y nuevamente cuatro días después de la llegada a las Bahamas”, detalla el comunicado.

El costo de las pruebas rápidas se incluirá en el costo de la visa de entrada.

Las autoridades de Bahamas subrayan que las pruebas rápidas son fáciles, rápidas y producirán resultados en 20 minutos, además de proporcionarse los resultados electrónicamente.

Las propiedades hoteleras proporcionarán información a sus huéspedes sobre la realización de las pruebas, mientras que otras facilitarán la prueba rápida requerida para sus huéspedes ellos mismos.

Todas las personas en yates y otras embarcaciones de recreo podrán marcar la fecha de realización de pruebas rápidas requeridas en el puerto de entrada a través del sitio web correspondiente.

Menores de 10 años y pilotos no necesitan la prueba

Los niños menores de 10 años, los pilotos y la tripulación de líneas aéreas comerciales que permanezcan durante una noche en Bahamas no deberán realizar una prueba de COVID-19 antes de viajar.

El nombre y la dirección del laboratorio deben estar claramente indicados en los resultados de las pruebas para las personas que no están exentas de tomar una prueba COVID antes de viajar.

Se requiere una visa de viaje para entrar en Bahamas, cuyo costo depende de la duración de la estadía.

La aerolínea American Airlines informó que a partir de finales de octubre tratarán de proporcionar a cada pasajero que viaja a Bahamas desde Miami una prueba rápida de antígeno COVID-19 antes de abordar el avión.

Estos pasajeros, junto con los pasajeros de cualquier otra aerolínea que brinden un servicio similar, no deberán completar la prueba rápida al llegar a Bahamas.

Todas las islas de Bahamas requieren el uso de mascarilla y un distanciamiento social apropiado en los lugares públicos.

El Gobierno anticipa un aumento de la industria del turismo para noviembre, aunque no hay noticias sobre la reapertura de sus principales centros turísticos, tales como los emblemáticos centros hoteleros Atlantis y Baha Mar.

La semana pasada, el ministro de Turismo, Dionisio D’Aguilar, reconoció que el sistema actual de obligar a los turistas a pasar una cuarentena durante 14 días no era el propicio para atraer visitantes.

El anuncio de las autoridades de Bahamas se produce cuando la pandemia del COVID-19 ha provocado en el archipiélago atlántico desde el inicio de la crisis un total de 4,022 contagiados y 95 muertos.