El nuevo plan de Bahamas revitalizará el turismo de las islas, pero a la vez garantizará la salud y bienestar de sus residentes y de los visitantes.
El nuevo plan de Bahamas revitalizará el turismo de las islas, pero a la vez garantizará la salud y bienestar de sus residentes y de los visitantes. (Suministrada)

Las Islas de las Bahamas se siguen preparando para recibir cada vez más turistas, luego del cierre y varias reaperturas fallidas debido al coronavirus. A partir del 15 de octubre, entrarán en la Fase 3 del Plan de Preparación y Recuperación Turística, pero las dudas sobre cómo serán las visitas a ese destino en tiempos de pandemia continúan, ya que las islas aunque reabrieron en julio originalmente, han ido reevaluando y cambiando sus políticas para recibir turistas.

En esta nueva etapa se reabrirán las playas y los principales hoteles, pero con una importante condición para los turistas: todos los huéspedes de hotel o de casas vacacionales, deben estar en modo “Vacation in Place” (VIP) durante 14 días o el tiempo de su estadía, lo que sea más corto. Esto ha generado confusión entre los viajeros, pues ese VIP es solo otro nombre para una cuarentena casi de lujo, ya que no podrán salir de las instalaciones del hotel o casa donde se hospeden, pero sí podrán usar todas las facilidades de la hospedería, incluyendo el spa, restaurantes abiertos, gimnasios, piscinas y playas.

En esta nueva etapa en las islas Bahamas se reabrirán las playas y los principales hoteles.
En esta nueva etapa en las islas Bahamas se reabrirán las playas y los principales hoteles.

Cuando se complete y se mida el éxito de la Fase 3, que incluye a partir del 1 de noviembre la reapertura de atracciones, las autoridades recomendarán una fecha para la Fase 4, que incluirá los casinos, que todavía permanecen cerrados, así como la llegada de cruceros y ferries.

Además, desde el 1 de septiembre se implementaron nuevos requisitos de ingreso, que incluyen una visa de salud, que puede completarse online y prueba de COVID-19 negativa realizada no más de cinco días antes de la llegada (los niños menores de 10 años están exentos). Para residentes y visitantes, el uso de mascarilla sigue siendo obligatorio.

El Ministro de Turismo, Dionisio D’Aguilar, dijo en un comunicado de prensa que ese plan revitalizará el turismo de las islas, pero a la vez garantizará la salud y bienestar de sus residentes y de los visitantes. El renglón turístico representa un 60% del empleo en las Bahamas, país que recibió 7.2 millones de visitantes en el 2019 y que tiene puestas las esperanzas en recuperar algo del turismo perdido por la pandemia, en la temporada navideña que siempre es muy activa. A partir de octubre también se espera que se reanuden muchos de los vuelos desde destinos internacionales que fueron cancelados.

Con el plan presentado, las Bahamas se unen así a otros populares destinos de vacaciones, como México y la República Dominicana que han puesto en vigor planes para reactivar el turismo. Como los requisitos pueden cambiar, las autoridades turísticas de Bahamas recomiendan que se revisen antes de reservar el viaje, en Bahamas.com/travelupdates.