En esta foto de archivo un avión 747 de British Airways despega de la pista del Aeropuerto Internacional Boston Logan, en Massachusetts. (JOHN CETRINO)

La aerolínea británica British Airways (BA) anunció este viernes que va a retirar toda su flota de Boeing 747 “con efecto inmediato”, ya que la disminución del tráfico de pasajeros debido a la COVID-19 hace inviable continuar operando con esta aeronave.

”Es poco probable que nuestra magnífica ‘reina de los cielos’ vuelva a operar servicios comerciales para British Airways debido a la disminución de los viajes causada por la pandemia mundial de COVID-19″, afirmó la compañía en un comunicado.

Agregó que, si bien este avión “siempre tendrá un lugar especial” en el “corazón” de la firma, el objetivo es operar “más vuelos en aviones modernos y eficientes en combustible” como los nuevos A350 y 787, que ayudarán a “lograr cero emisiones de carbono para 2050”.

BA, propiedad del grupo hispanobritánico IAG, utilizaba este modelo Boeing desde 1989 y en la actualidad era el mayor operador mundial del modelo 747-400, la segunda versión del inicial 747. Sus planes eran sacar de la circulación las 31 naves que posee en 2024, pero el brote de coronavirus ha acelerado esta decisión, precisó la aerolínea.

Para hacer frente a la crisis generada por la COVID-19, BA ha anunciado que estudia suprimir hasta 12,000 empleos y empezará a subastar, a partir del 28 de julio, parte de su multimillonaria colección de arte.

Otras aerolíneas del Reino Unido como easyJet y Virgin Atlantic también han anunciado recortes en sus plantillas y la reducción de operaciones.

Las últimas estimaciones de la industria apuntan a que el flujo de pasajeros tardará más en volver a los niveles previos a la pandemia de lo que inicialmente se esperaba.

La rama europea del Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) ha afirmado que no espera que el número de viajeros se recupere hasta 2024, un año después de las previsiones previamente anunciadas. El tráfico de pasajeros en los aeropuertos europeos el mes pasado bajó un 93 % en comparación con junio de 2019.