Las playas y los espacios públicos del Caribe mexicano fueron reabiertos este lunes a los visitantes tras reducirse de alta a media la situacón de riesgo de contagio del coronavirus en el estado de Quintana Roo.
Las playas y los espacios públicos del Caribe mexicano fueron reabiertos este lunes a los visitantes tras reducirse de alta a media la situacón de riesgo de contagio del coronavirus en el estado de Quintana Roo. (Alonso Cupul)

Las playas y los espacios públicos del Caribe mexicano fueron reabiertos este lunes a los visitantes tras reducirse de alta a media la situación de riesgo de contagio del coronavirus en el estado de Quintana Roo.

El cambio del semáforo de riesgo COVID-19 en Quintana Roo, de naranja a amarillo, supuso la apertura gradual de parques, áreas deportivas y playas, que estaban cerradas desde el 13 de marzo, cuando se declaró la pandemia.

Su apertura, ahora bajo estrictos protocolos sanitarios, era una de las acciones más esperadas por la población y turistas porque hasta ahora solo podían entrar a las playas los que estaban hospedados en hoteles.

Medidas sanitarias

Las personas interesadas en disfrutar las playas en esta nueva normalidad deberán mantener una distancia de seis pies con otros grupos de familias, usar mascarillas en las zonas de entrada y salida, baños y en áreas de transición, pasar un filtro sanitario y tendrán prohibido introducir bebidas alcohólicas.

En Isla Mujeres se permitió el acceso a Playa Centro, Playa Norte y la playa Pet Friendly; en Cancún se abrieron la de Delfines -mejor conocida como El Mirador-, Chacmool y Las Perlas, todas con certificación Blue Flag.

De acuerdo con el reporte del personal encargado de los accesos a la playa, en hora y media ya eran más de 300 personas las que habían ingresado y el aforo máximo permitido es de 700 personas simultáneamente.