En el mercado Souq Waqif  hay calles especializadas en perfumes, especias, inciensos, dátiles o vestidos, entre otros.
En el mercado Souq Waqif hay calles especializadas en perfumes, especias, inciensos, dátiles o vestidos, entre otros. (AFLAH P HUSSSAIN)

Con solo 51 años como Estado moderno independiente, Catar es un país en construcción. y 2022 se ha convertido en su puesta de largo en la escena internacional. Pero, no solo por la Copa Mundial de la FIFA, que se celebrará del 20 de noviembre al 18 de diciembre.

La apertura y renovación de grandes museos, edificios de reconocidos arquitectos, centros comerciales y nuevas propuestas de turismo activo buscan consolidar a su capital, Doha, como hub para viajeros entre oriente y occidente tras la resaca futbolística.

País pequeño, con gran crecimiento

Catar, una península de 160 por 90 kilómetros ubicada en el Golfo Pérsico, fue durante siglos parada y fonda de comerciantes y navegantes indios, chinos, árabes y europeos que movían sus mercaderías entre oriente y occidente. Y también un importante proveedor y lugar de mercadeo de perlas naturales que después eran utilizadas por joyeros de todo el mundo, desde París hasta Pekín.

Souq Waqif es el nercado tradicional de la ciudad de Doha, que mantiene su ubicación desde que se creó hace 100 años.
Souq Waqif es el nercado tradicional de la ciudad de Doha, que mantiene su ubicación desde que se creó hace 100 años. (AFLAH P HUSSSAIN)

El Museo Nacional de Catar, una visita obligatoria para el viajero que pase por Doha, explica al detalle su historia con modernos audiovisuales, actividades interactivas y piezas de los diferentes periodos de la cultura catarí, así como de los pueblos que comerciaron en su costa durante siglos.

La nueva sede de este museo inaugurada en 2019 fue diseñada por el famoso arquitecto francés Jean Nouvel. Y además de ser muy “instagrameable”, cosa que suele ser un elemento importante para muchos viajeros, es un lugar muy recomendable para los viajeros interesados en la historia contemporánea, la geopolítica o la economía actual ya que ofrece una visión sencilla de asimilar absorber del Estado de Catar, nombre oficial del país. Desde los conflictos que mantuvieron con otros gobernantes árabes de la región en siglos anteriores, pasando por las negociaciones con el imperio otomano e inglés para mantener su autonomía, sin olvidar el descubrimiento del petróleo y más recientemente el gas que le han convertido en el país con mayor renta per cápita del mundo. La entrada cuesta 50 riales dinares cataríes.

Museo de Arte Islámico, en Doha, Catar.
Museo de Arte Islámico, en Doha, Catar. (Igor Galo/Especial para GFR Media) (Suministrada)

Esta riqueza ha transformado de tal forma el país que las 25,000 almas que lo habitaban en 1945 se han convertido en casi tres millones y ha convertido el pueblo de Doha en una metrópoli global. Una metamorfosis que se explica con fotos y testimonios en el fantástico Museo Mohammed Bin Jassin ubicado en el barrio de los museos de Msheireb. Frente a este también se puede visitar la antigua casa de la petrolera Shell, convertida hoy en el museo Oil House que hace un recorrido desde las primeras exploraciones de petróleo en Catar o la actualidad.

La Radwani House, una casa tradicional catarí de 1920 reconstruida para mostrar la forma tradicional de la vida y la Bin Jelmood House, un museo que hace un recorrido sobre la esclavitud en la historia hasta llegar a la actualidad. La entrada a todos ellos es gratuita.

Con un foco geográfico más amplio en su colección, el Museo de Arte Islámico es otro de los más visitados en Doha. Tanto por su impresionante acervo de piezas procedentes de todo el mundo islámico como por el propio edificio, que se ha convertido en uno de los iconos de Doha, y es obra del arquitecto sinoestadounidense Pei. Además, desde el museo y su paseo marítimo se ofrecen una de las mejores vistas del skyline de la ciudad.

En la oferta cultural de la capital también destaca el Museo Faisal Bin Qassim Al Thani, un museo-colección de arte propiedad de uno de los hombres de negocio más exitosos del país. Entre sus 15,000 objetos destacas 600 autos clásicos y de lujo, 700 alfombras tejidas a mano y dos casas tradicionales árabes, una catarí y otra traída expresamente de Damasco. El coste de la entrada es de 50 riyales cataríes. El listado completo de la oferta cultural se puede consultar en https://qm.org.qa/en/.

El Museo Nacional de Catar es una visita obligatoria para el viajero que pase por Doha.
El Museo Nacional de Catar es una visita obligatoria para el viajero que pase por Doha. (Igor Galo/Especial para GFR Media) (Suministrada)

Regreso al futuro en Katara Cultural Village: ópera, galería, compras y playa

Qatar ha pasado en 75 años del medievo y la pobreza, a un presente de opulencia y modernidad. De ahí su obsesión con ciudad su legado cultural a través de los museos o de otras iniciativas como Katara Cultural Village.

Situado en la zona una ampliación en la costa norte de Doha, este barrio cultural de reciente construcción que recrea la arquitectura típica del Golfo Pérsico alberga un museo y galerías de arte contemporáneo, restaurantes de diferentes países árabes, la Ópera de Catar, un gran coliseo para espectáculos, unos grandes almacenes LaFayette (sí, los franceses) y hasta una calle al aire libre climatizada.

También se encuentra aquí Katara Beach, la mejor playa de Doha de acceso público que ofrece una arena blanca, actividades deportivas y, por supuesto, buen tiempo y temperaturas entre 20 y 30 grados entre los meses de noviembre y abril. La zona está conectada con el centro de la ciudad, el Museo Nacional y el mercado.

Malls y mercados

Souq Waqif es el mercado tradicional de la ciudad que mantiene su ubicación desde que se creó hace cien años. Renovado manteniendo su aspecto original, es el punto de reunión nocturno de muchos turistas a partir del anochecer gracias a su animada vida nocturna. Restaurantes, terraza, bares para fumar Sisha lo convierten en un lugar con encanto donde disfrutar de compras y de una cena después de un día de visitas o playa.

Entre sus calles más destacadas destaca el zoco de los pájaros, o las calles especializadas en perfumes, especias, inciensos dátiles o vestidos prendas típicas de la región como la kufiya, el típico pañuelo de los hombres árabes, o la abaya, prenda holgada de pies a hombres para mujeres, que en esta zona turística se ofrecen no solo en colores negros.

La Mezquita de Katara, a veces llamada la Mezquita Azul de Katara, se encuentra en la Aldea Cultural de Katara en la parte occidental del Estado de Catar.
La Mezquita de Katara, a veces llamada la Mezquita Azul de Katara, se encuentra en la Aldea Cultural de Katara en la parte occidental del Estado de Catar. (AFLAH P HUSSSAIN)

Los viajeros gourmet podrán encontrar en las intrincadas callejurlas algunas delicias para llevarse de recuerdo como la miel de Omán, dátiles del norte de áfrica y la península arábiga o los famosos dulces árabes. Si en lugar de comprarlo lo que se desea es degustarlos in situ una buena opción es el restaurante Shams Al-Qassabi, el primero que fue abierto por una mujer en el mercado. En la misma zona se encuentra el Mercado del Oro, para presupuestos holgados, y otros centros comerciales y zocos no turísticos y frecuentados por emigrantes de todo el mundo con productos más baratos, especialmente telas, perfumes, ropa y restaurantes.

Si la oferta de productos del Souq Waqif es impresionante, la de los centros comerciales modernos es aun mayor. Funcionan, en la práctica, como modernos oasis en los meses de verano dando cobijo a los lugareños y visitantes en las horas de mayor calor. El mayor es Mall of Qatar, en las afueras de la ciudad, pero conectado por metro y con dimensiones colosales. Otros que destacan son el lujoso Lagoona o el Vilaggio con su canal veneciano. La alta renta per cápita de los cataríes, $ 80,000, explica esta amplísima oferta y, además, gran parte de ellos cuenta con espacios recreativos para los más pequeños.

Más allá de Doha

Visitar un desierto de dunas de arena blanca es otra de las oportunidades que ofrece Catar. Además, es uno de los único tres países del mundo en el que las dunas llegan directamente al mar. Lugar de paso de beduinos en el pasado, el desierto catarí ofrece hoy muchas actividades deportivas como conducción en 4x4 o quads, paseos en camello o sandsurfing. En la costa desértica se encuentras también alguna de las mejores playas del país.

Los puestos de deportes se encuentran a menos de una hora en Doha. Lo opción más cómoda es contratar tours organizado que incluyen el transporte y las actividades, ya que además alguna como la conducción por dunas no se pueden realizar por parte de conductores que no conozcan el terreno.

Los viajeros con más tiempo en la península pueden alquilar un automóvil, con precios desde $ 40 al día, aprovechando las magníficas carreteras que ofrece el país. Esto permite desplazarse a playa como Khor Al Adaid, en el mar interior cerca de la frontera con Arabia Saudí, totalmente virgen o la de Al Thakhira, en una zona de manglares donde se ofrecen excursiones en kayak.

Desierto en Catar.
Desierto en Catar. (Igor Galo / Especial para GFR Media) (Suministrada)

¿Durante el mundial o mejor después?

Durante los dos últimos meses del año, Catar se convertirá en capital mundial del fútbol esperando hasta dos millones de visitantes durante las cuatro semanas de competición. Ocho espectaculares y nuevos estadios recibirán a los aficionados y selecciones de todos los continentes. Más allá del aumento de precios, quien les escribe pagó por un hotel $ 50 que, durante la competición, se ofrece por $ 350 la noche, el proceso para visitar el país será un poco más laborioso.

El primer paso será lograr un boleto para asistir a alguno de los partidos del torneo desde https://www.qatar2022.qa/ para poder reservar el hospedaje. El proceso terminará con la petición de la Hayya Card (https://hayya.qatar2022.qa/) con la cual los aficionados podrán entrar al país, utilizar de forma gratuita a los metros y autobuses en el país y acceder a los partidos para los que tengan entradas.

Dicho esto, Catar se va a convertir en un destino muy interesante post-mundial para quien busque un destino de deportes, sol, compras y cultura. Y con todas las infraestructuras, museos y otras equipaciones recién estrenadas. Los precios de hoteles son un hasta un 75% más bajos, al igual que los vuelos, para los meses de febrero y marzo. A partir del año que viene el único requisito será descargarse la app Etheraz para demostrar la vacunación de COVID-19 del pasajero.

Qatar Airways, la compañía de bandera del país, conecta directamente Doha con Sao Paulo en América Latina. También desde Buenos Aires con escala en Barcelona. Desde el resto de las capitales latinoamericanas y Miami la conexión es mediante vuelos en código compartido con Iberia (www.iberia.com/es/vuelos-baratos/Doha/) a través de Madrid. Iberia ofrece además la opción de stopover en Madrid, pudiendo hacer una escala de 1 o 2 días en el trayecto de ida o vuelta para visitar la capital española (www.iberia.com/es/es/stopover-in-madrid/). Los vuelos para febrero o marzo de 2023 se mueven en precio a partir de los $ 1,500 ida y vuelta.

Antes de viajar

Prensa de Catar. Para conocer más sobre la actualidad de Catar y la región, hay tres periódicos que se publican online: www.thepeninsulaqatar.com, www.qatar-tribune.com y www.gulf-times.com.

Música Catari. Dana Al Fartán es la compositora más famosa de Catar, que combina música clásica, new age y raíces árabes. Toda su obra se puede encontrar en Spotify https://open.spotify.com/artist/3AVIO3yHsNILLpcw13gR3D.

Novela. Abdulaziz Al-Mahmoud es el novelista más exitoso de Catar. Ha publicado dos novelas históricas en torno a historia navales. No se han traducido al español, pero están disponible en Amazon en formato digital y papel. Son “The Corsair” y “The Holy Veil”.

Consejos

Transporte. Las apps Uber y la local Careem son la mejor forma para pedir taxis sin complicaciones y de la forma más económica posible. Del aeropuerto se puede llegar al centro en Metro por $1, en Uber por $ 7 y en taxi por $20, Si te ubicas en la zona de la Corniche los museos y el zoco se puede recorrer a pie. El billete de un día de metro cuesta 6 riyales, $1.60. Las principales zonas de la ciudad tienen conexión por metro. Tours en español por Doha o en Catar están disponibles en https://www.civitatis.com/es/doha/ o en inglés en www.discoverqatar.es.

Comunicaciones. El roaming de datos y voz en Catar realmente costoso. Además, las operadoras cataríes suelen cortar las llamadas y videollamadas por whatsapps y apps similares. La app Skype suele funcionar mejor. En el aeropuerto hay un stand con ofertas desde $10 para una SIM local por una semana.

Horarios. El viernes por la mañana, hasta después del rezo del mediodía, es una jornada poco útil en el país con prácticamente todo cerrado, incluido museos hasta pasado el mediodía. En temporada de calor (de abril a octubre) es mejor organizar los tours y visita en exteriores entre las 7:00 a.m. y las 12.00 p.m. y a partir de las 6:00 p.m. y aprovechar las horas centrales del día para visitar museos y lugares climatizados.

Salud. Por el momento, se continúa pidiendo el pasaporte COVID-19 para entrar a los principales museos. También llevar un seguro médico de viaje. Hay que descargar la app Etehraz y subir a la misma el certificado de salud antes de viajar al país.

Vestuario. Tanto hombres como mujeres deben vestir prendas que cubran, por lo menos, los hombros, el pecho y las rodillas.

💬Ver comentarios