El Santuario Nuestra Señora de la Leche y del Buen Parto es una pequeña capilla ubicada en un apacible predio de terreno dentro de la Misión de Dios.
El Santuario Nuestra Señora de la Leche y del Buen Parto es una pequeña capilla ubicada en un apacible predio de terreno dentro de la Misión de Dios. (Gregorio Mayí) (Suministrada)

Sus calles adoquinadas, muchas con nombres de españoles, sus edificios coloniales y sus estructuras históricas son razones más que suficientes para hacer una visita a San Agustín, la ciudad de la Costa Histórica de Florida, que es la más antigua de Estados Unidos que ha estado contínuamente habitada. Pero para un enorme grupo de creyentes en la Virgen María, la ciudad es motivo de peregrinación anual especialmente en la fecha que coincide con el aniversario de su fundación, el 8 de septiembre. Ese es el día que los católicos celebran la fiesta de la Natividad de la Virgen María y precisamente allí está el primer Santuario Mariano de todo Estados Unidos.

La pequeña capilla está ubicada en un apacible predio de terreno dentro de la Misión de Dios.
La pequeña capilla está ubicada en un apacible predio de terreno dentro de la Misión de Dios. (Gregoro Mayí)

El Santuario es una pequeña capilla ubicada en un apacible predio de terreno dentro de la Misión de Dios, la zona marcada como por donde desembarcó Pedro Menéndez de Avilés para fundar la ciudad en 1565. Es una réplica de la original, dedicada a Nuestra Señora de la Leche y del Buen Parto, y la actual, es la cuarta estructura realizada a esos fines. La primera que se construyó fue en el 1615, y fue destruida en tres ocasiones, por la guerra, los piratas y tormentas.

Allí miles de peregrinos devotos de la Virgen, acuden anualmente en especial mujeres para pedir por el milagro de ser madre, otras a rezar por sus embarazos y muchas otras personas acuden a orar y dar gracias por la salud espiritual de sus familias.

La capilla es una réplica de la original, dedicada a Nuestra Señora de la Leche y del Buen Parto, y la actual, es la cuarta estructura realizada a esos fines. (Gregorio Mayí)
La capilla es una réplica de la original, dedicada a Nuestra Señora de la Leche y del Buen Parto, y la actual, es la cuarta estructura realizada a esos fines. (Gregorio Mayí)

Para ver la capilla, considerada oficialmente un Sitio Nacional para Peregrinos, por lo regular van miles de peregrinos el 8 de septiembre para así conmemorar el Nacimiento de la Virgen María, aunque hay visitantes todos los días.

La estructura es simple, muy pequeña y llena de paz. Allí hay unos cuantos bancos para sentarse a rezar y en el altar la estatua de la Virgen lactante, sosteniendo al Niño Jesús con su brazo derecho y ofreciéndole su pecho. La imagen fue traída por los Franciscanos y cuentan los historiadores, que la devoción a ella se extendió rápidamente a los indígenas Timucua, Guale y Apalache, que vivían en la zona. Otro día, el 11 de octubre, fue añadido a la Diócesis de San Agustín como día para honrar específicamente a Nuestra Señora de la Leche.

Los terrenos de la Misión Nombre de Dios, proclamada así por el padre Francisco López de Mendoza Grajales, tienen además una enorme cruz que simbolizan el lugar donde él ofició la primera misa católica en Estados Unidos. (Gregorio Mayí)
Los terrenos de la Misión Nombre de Dios, proclamada así por el padre Francisco López de Mendoza Grajales, tienen además una enorme cruz que simbolizan el lugar donde él ofició la primera misa católica en Estados Unidos. (Gregorio Mayí)

También la capilla, donde siempre ofician misas, tiene dos pequeñas áreas para prender velas, que pueden adquirirse en la tienda de regalos, y hacer peticiones especiales.

Los terrenos de la Misión Nombre de Dios, proclamada así por el padre Francisco López de Mendoza Grajales, tienen además una enorme cruz que simbolizan el lugar donde él ofició la primera misa católica en Estados Unidos, a su llegada con Menéndez de Avilés, el 8 de septiembre de 1565. Luego de esa misa, los españoles y los indígenas Timicuan celebraron una cena dando gracias, en lo que se considera la celebración original del Día de Acción de Gracias, 55 años antes que los peregrinos llegaran a Plymouth Rock e hicieran su celebración en noviembre, que es la tradicional en Estados Unidos.

Museo de la Misión de Dios. (Gregorio Mayí)
Museo de la Misión de Dios. (Gregorio Mayí)

La Misión de Dios y la capilla de Nuestra Señora de la Leche, son consideradas una de las joyas menos conocidas por los turistas regulares de San Agustín, con excepción de los que van en plano religioso. Está ubicada en la avenida San Marco, justo en la entrada del pueblo y tiene además un museo y zonas arqueológicas. Abre diariamente y no se cobra entrada ni estacionamiento, además de que es uno de los puntos visitados en el recorrido del trolley de San Agustín por lo que es muy fácil llegar hasta el lugar.