Hattvika Lodge en Noruega
Hattvika Lodge en Noruega (Suministrada)

El espectáculo de luces danzantes verdes y rosadas que suponen las auroras boreales, parecen sacadas de la imaginación de un pintor. Pero realmente son un maravilloso fenómeno natural que puede observarse en varios lugares del mundo, entre ellos Noruega. Ese país del Norte de Europa es famoso por ofrecer esos colores mágicos que pintan el cielo, y uno de sus hoteles, el Hattvika Lodge ofrece excursiones fotográficas guiadas, para maximizar la experiencia de ver las boreales, algo único que está en el bucket list de muchos viajeros.

La historia del Hattvika Lodge es interesante. Ubicado en el archipiélago de Lofoten, islas de impresionantes atardeceres rosados en verano, está compuesto de cabañas antiguas de pescadores, que fueron renovadas para el turismo, junto a la casona principal. El pueblito donde está, Ballstad, se convirtió en uno de los pueblos pesqueros más grandes de Lofotén, tras ser comprado en 1862, por la familia Jentoft.

Hattvika Lodge en Noruega
Hattvika Lodge en Noruega (Suministrada)

Esa familia controlaba varias empresas, que producían productos pesqueros, como pescados frescos, huevas para la producción de caviar, aceite de hígado de bacalao y el bacalao seco, que era su producto principal. Todavía puede ir a Lofotén y ver el bacalao tendido al sol, una estampa típica. Pasadas seis generaciones, hoy siguen siendo esos los productos principales de la empresa.

Lofotén es además uno de los lugares más populares de Noruega en invierno, para ver las boreales, un fenómeno que aunque bello y natural, no es fácil de predecir con exactitud. Al Ballstad estar ubicada en el extremo norte de las Islas Lofoten, (que están en una latitud de 68 grados norte y situadas completamente dentro del Círculo Polar Ártico), ayuda a que las las posibilidades de ver la aurora boreal, sea más probable que cuando se está al sur.

Otro detalle importante, es que según los expertos, las auroras tampoco son fáciles de fotografiar. Por eso el tour que ofrecen en Ballstad usa fotográfos-guías especializados en paisajes, y lleva a los visitantes a lugares con menor contaminación lumínica, que también son los más vírgenes de la isla. Puede ser que la primera vez no se corra con suerte, y no pueda observarse el fenómeno boreal, o que el recorrido tenga que repetirse y sea largo y agotador. Además hay que prepararse para la temperatura extrema.

La mejor temporada para ver las boreales en Lofotén son durante los meses de septiembre, octubre, febrero y marzo, ya que sus días cumplen con los requisitos para verlas mejor, que incluyen oscuridad y cielos despejados.

El fenómeno de las auroras boreales ocurre cuando las partículas de las explosiones solares chocan con el campo magnético de la Tierra. Además de Noruega, es visto también otros lugares del mundo, y entre los favoritos para ello están Islandia, también en Europa y Alaska, en Estados Unidos.

El pueblito donde está el hotel, llamado Ballstad, se convirtió en uno de los pueblos pesqueros más grandes de Lofotén, tras ser comprado en 1862, por la familia Jentoft.
El pueblito donde está el hotel, llamado Ballstad, se convirtió en uno de los pueblos pesqueros más grandes de Lofotén, tras ser comprado en 1862, por la familia Jentoft. (Suministrada)
💬Ver comentarios