La Oficina de Turismo de Kazajistán decidió sacar partida positiva a la publicidad que recibió el país a través de la nueva película de "Borat".
La Oficina de Turismo de Kazajistán decidió sacar partida positiva a la publicidad que recibió el país a través de la nueva película de "Borat". (ELNUEVODIA.COM)

En el 2006, cuando la película “Borat: Cultural Learnings of America for Make Benefit Glorious Nation of Kazakhstan”, del cineasta Sacha Baron Cohen, llegó a los cines se formó tremenda controversia por la forma en que se retrató a la cultura de Kazajistán. Tanto así que este país, que fue parte de la Unión Soviética, decidió prohibir la película en sus cines, así como todo lo que tuviera que ver con Cohen.

14 años más tarde, con el estreno en Amazon Primer Video el pasado viernes de la secuela de “Borat”, el país asiático tomó una nueva estrategia con relación a este tema. Desde hace unos días la Oficina de Turismo de Kazajistán adoptó la frase “Very nice” (muy agradable) en su nueva campaña para promocionar al país en las redes sociales.

En una entrevista con The New York Times, Kairat Sadvakassov, vicepresidente de la Oficina de Turismo de Kazajistán indicó que en esta ocasión decidieron tomar la decisión de dejar que el oleaje de noticias relacionadas a la película y la implicación del país muriera de forma natural sin tener respuesta alguna.

Sin embargo, el norteamericano Dennis Keen, que se mudó al país hace algunos años, dio la sugerencia de utilizar la frase “Very nice” en una pequeña campaña creada por las redes sociales con unos vídeos cortos donde se muestran hermosos paisajes y lugares emblemáticos del país, mientras los turistas expresan la frase “muy bueno” ante lo que ven o prueban.

En la misma entrevista, el actor británico respondió a través de un mensaje escrito en el cual se expresó sobre el país de Kazajistán. “Esto es una comedia, y el Kazajistán de la película no tiene nada que ver con el país real”, escribió. “Elegí Kazajistán porque era un lugar del que casi nadie en Estados Unidos sabía nada, lo que nos permitió crear un mundo salvaje, cómico y falso. La verdadera Kazajistán es un país hermoso con una sociedad moderna y orgullosa, lo opuesto a la versión de Borat”.