Samaná, en República Dominicana. (Unsplash) (Suministrada)

República Dominicana exigirá a partir del 30 de julio una prueba PCR reciente a toda persona que quiera entrar en el país y, de carecer de ella, deberá someterse a un test rápido en las instalaciones aeroportuarias, informó este martes el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo.

En una intervención televisada, el funcionario dio cuenta de las acciones que el Gobierno está aplicando o pondrá en marcha de forma inminente para combatir los rebrotes de coronavirus que afecta al país en las últimas semanas, entre las que se encuentran disposiciones orientas al sector turístico.

Desde el Gobierno, “hemos decidido que, a partir del jueves 30 de julio, toda persona que desee ingresar al país debe traer una prueba PCR de máximo cinco días previos a la llegada a territorio dominicano y en caso de no disponer de esos resultados, le estaremos realizando pruebas, según corresponda, en el mismo aeropuerto”, indicó.

Aquellos viajeros que se sometan a una prueba rápida al llegar al país y que tengan resultado positivo serán aislados en instalaciones dispuestas para tal efecto.

Montalvo dijo que la República Dominicana no puede ser el único país que tiene sus fronteras abiertas sin aplicar control alguno a la llegada de viajeros, y que esta medida se toma por una cuestión de responsabilidad y por la propia imagen del país como destino turístico.

En República Dominicana hemos reabierto nuestras fronteras aéreas, y apostamos a que podemos desarrollar un turismo preparado para COVID-19, tanto por la baja densidad de los hoteles, como por la ventilación natural de nuestro principal aeropuerto, pero siempre con los debidos controles”, apuntó.

República Dominicana abrió el turismo y sus fronteras el 1 de julio pasado como parte de la reapertura de su economía, seriamente sacudida por la pandemia de coronavirus. El turismo es la principal fuente de divisas del país, con ingresos de más de $7,000 millones en 2019.

Los contagiados por el coronavirus SARS-CoV-2 en el país ascienden a 64,690, mientras que los fallecidos suman 1,101, después de confirmarse 534 nuevos casos y 18 fallecimientos a causa de la enfermedad de la COVID-19, informó este martes el Ministerio de Salud Pública.

El país se encuentra desde el 20 de julio en un nuevo estado de emergencia por un período de 45 días debido a la reciente evolución epidemiológica de la COVID-19 y, un día después, entró en vigor por 20 días el toque de queda por demarcaciones geográficas atendiendo a su situación sanitaria.