Los destinos masificados como Barcelona, Venecia y París, han sido golpeados duramente por la pandemia. (Unsplash)
Los destinos masificados como Barcelona, Venecia y París, han sido golpeados duramente por la pandemia. (Unsplash) (Suministrada)

Más sostenible ambiental y socialmente, comprometida, menos rápida y más consciente. Estas son algunas de las tendencias que se vislumbran para el turismo que emergerá tras la pandemia en un entorno en el que el cambio climático, la globalización, y la llegada de millones de turistas de países emergente obligará al sector a afrontar el futuro de forma diferente a las pasadas décadas. Estas son las seis principales tendencias detectadas.

1- Turismo local

“De fuera vendrán y más sobre de tu ciudad sabrán”. Esta adaptación del popular refrán puede ser muy cierta. Los confinamientos perimetrales nos han obligado a parar los motores y mirar más cerca a la búsqueda de opciones de ocio y experiencias.

Cuando las cosas comiencen a normalizarse, los habitantes alrededor del mundo comenzarán a disfrutar de todo lo que ofrece su país. De hecho, las principales oficinas de turismo en los municipios o principales ciudades alrededor del mundo ofrecen visitas guiadas a pie, en bicicletas o en otros medios de transporte, para redescubrir el entorno de una forma muy diferente.

2-Turismo con mascotas

Es una tendencia que viene de años atrás, pero crece cada año. Y en tiempos del COVID-19, las mascotas pueden ser el mejor compañero del hombre y la mujer. A muchos los salvaron de la soledad en los tiempos más duros del confinamiento, y además se están convirtiendo en compañeros de viaje cada vez más habituales.

En países de Europa como Francia, Alemania, Italia y Austria están los mejores destinos para los viajeros que quieran disfrutar del viaje en compañías de sus perros y gatos. A nivel mundial, menos del 10% de los hoteles aceptan hospedar a mascotas, aunque esa cifra sube al 55% en Berlín y al 36% en según un estudio de Trabber.es. Esta web permite filtrar los resultados de sus búsquedas para conocer cuales sí, y también cuales no aceptan mascotas.

Por eso, no es extraño que muchos destinos, ya están elaborando planes específicos para este segmento como Innsbruck, en Austria (https://www.innsbruck.info/es/destinacion/consejos-de-viaje/vacaciones-con-perros.html). En suiza pueden viajar en casi todos los trenes (https://www.sbb.ch/en/timetable/travel-advice/dogs.html). Dentro de la Unión Europea pueden viajar sin necesidad de más documentación que la necesaria en casa.

3- Turismo activista

El turismo es una de las principales actividades económicas del mundo, y los flujos de viajeros han sido siempre una herramienta para el desarrollo económico de un país. Esto ha llevado a una generación de “turistas activistas” que con su gasto apoyan las políticas de un país y sus gobiernos. Por ejemplo, miembros de la comunidad LGBTT podrían boicotear a los gobiernos polaco u húngaro no visitando sus países, y viajando, por ejemplo, hasta Taiwán primer país de Asia en aprobar el matrimonio. Lo mismo puede ocurrir con los hombre y mujeres feministas respecto a Qatar, Dubái y otros países del golfo, como protesta por la situación de las mujeres, o a Marruecos, quienes apoyen la causa saharaui.

4- Turismo sostenible

Una de las principales tendencias del sector. No hace falta ser un ecologista radical para darse cuenta de que o viajamos de forma sostenible, o no habrá donde viajar. En este sentido, hay tendencias entre los viajeros para hacer que los viajes impacten menos en el medio ambiente. Utilizar el tren o el autobús para trayectos de corto y medio radio, frente al avión y compartir un auto, son algunas opciones.

Cada vez más compañías aéreas, como Iberia, permiten compensar el CO2 que emitimos en un viaje mediante la compra de derechos de CO2 en el mismo momento de la compra. Otros portales permiten calcular las huellas de CO2 que deja nuestro viaje en cualquier medio de transporte y compensarlo mediante una donación. Un viaje en turistas entre Bilbao y México en avión produce, por ejemplo, tres toneladas de CO2. Compensarlo costaría alrededor 50 euros en proyectos de reforestación, según el sitio web especializado https://co2.myclimate.org/en/portfolios?calculation_id=3752293

5- Lento y local

Los destinos masificados (Barcelona, Venecia, París,) han sido golpeados duramente por la pandemia. La concentración de millones de turistas en unos pocos lugares y sistema de transporte masificados van a ser un problema en 2021. Pero otros destinos más pequeños, o más bien, a escala humana como Soria, Teruel, Zamora, Palencia, Burdeos o Poitiers cerca de nosotros van a estar muy demandado el año que viene.

Son ciudades que permiten desplazarse a pie, poco a poco, y la ausencia de exceso de actividades permiten, entre otras ventajas, como los generalmente precios más asequibles, integrarse más en el destino, y descubrir su gastronomía local, su gente y sus entornos. Nada de cocinas fusión, ni de agridulces. En Europa, la Unión Europea e Italia están a la vanguardia de esta nueva modalidad http://www.slowtourism-italia.org/.

6- Turismo virtual

Cada vez es más posible visitar las principales atracciones turísticas del mundo a con un click del ‘mouse’. Con una compoutadora o tableta, o con gafas de realidad virtual, es posible visitar algunos de los principales museos del planeta. Aunque emergentes, existen portales como https://www.cyark.org/ que permiten ver y realizar visitas guiadas por monumentos de los cinco continentes, o https://artsandculture.google.com/.