Se adhiere a los criterios de The Trust Project
Siete lugares del mundo para disfrutar las puestas de sol más románticas

Observar el sol ocultándose en el horizonte puede convertirse en un espectáculo maravilloso e inspirador en algunos rincones privilegiados del globo

13 de febrero de 2024 - 3:40 AM

left
La puesta de sol tiene un carácter especialmente mágico y romántico en esta isla griega.

Muchas personas sienten fascinación, pasión e incluso obsesión por los atardeceres, y a esta admiración estética y emocional por el ocaso se le han asignado denominaciones informales, de dudosa etimología, no reconocidas por los diccionarios y terminadas con el sufijo “filia” (afición, simpatía o amor a algo) como opacarofilia, ocasofilia, surupofilia o licofofilia.

Dejando de lado las disquisiciones gramaticales, observar el sol ocultándose en el horizonte puede convertirse en un espectáculo maravilloso e inspirador en algunos rincones privilegiados del globo, inspirando en el observador sentimientos de comunión con la naturaleza, serenidad y bienestar, que se vuelven más intensos y emocionantes cuando se comparten en pareja.

El equipo de especialistas en visitas guiadas y excursiones en español por todo el mundo de la plataforma Civitatis, ha seleccionado algunos de los atardeceres más románticos y especiales del mundo. Esos que hacen surgir con fuerza el amor, a medida que el astro se oculta en el horizonte.

Cae la tarde en la isla de Santorini, en su capital, Fira.
Cae la tarde en la isla de Santorini, en su capital, Fira. (Civitatis)

Santorini, Grecia

Quienes viajen a Grecia, no pueden perderse los atardeceres de Santorini, una de las islas Cícladas en el mar Egeo, conocida por su impresionante caldera volcánica en el centro de la isla, sus casas cúbicas pintadas de blanco con tejados azules y sus playas de piedras de lava blancas, rojas y negras, que la han convertido en uno de los principales destinos turísticos de Europa.

La puesta de sol tiene un carácter especialmente mágico y romántico en esta isla griega, que combina a la perfección paisajes de ensueño y enclaves culturales, y que suele ser el destino habitual para numerosas lunas de miel, según Civitatis, que recomienda asistir al ocaso en el encantador pueblo de Oia.

Vista de Granada (Andalucía, España) desde el Mirador de San Nicolás.
Vista de Granada (Andalucía, España) desde el Mirador de San Nicolás. (Civitatis.)

Granada, España

Pocos crepúsculos son tan hermosos como el de La Alhambra de Granada, en España, visto desde el mirador de San Nicolás, una puesta de sol que el expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton, describió como “el más bello atardecer del mundo”, cuando contempló el mágico ocaso envolviendo el antiguo palacio nazarí, durante su visita al país en 1997.

El mirador de San Nicolás ofrece unas magníficas vistas no solo del complejo monumental de La Alhambra, sino también de las montañas de Sierra Nevada, siendo un lugar perfecto para disfrutar de una inolvidable y romántica puesta de sol.

El sol se oculta en París (Francia), donde se observan el Río Sena y la Torre Eiffel.
El sol se oculta en París (Francia), donde se observan el Río Sena y la Torre Eiffel. (Civitatis)

París, Francia

Uno de los atardeceres más bonitos que se pueden encontrar en París, la capital francesa, conocida como “ciudad del amor y de la luz”, puede disfrutarse en la Plaza del Trocadero, desde donde se pueden ver cómo los últimos rayos de sol van cubriendo, poco a poco, a la gran “dama de hierro”: la Torre Eiffel.

Infinidad de parejas han descubierto el encanto de esta plaza que, posiblemente, ofrece la mejor vista de la Torre Eiffel, y que es de por sí uno de los lugares más emblemático del amor en París, ya que allí tienen lugar numerosas pedidas de matrimonio, muchas de ellas en el romántico ambiente del espectacular atardecer.

Atardecer en el Cristo Redentor del cerro Corcovado (Rio de Janeiro, Brasil), con el cerro Pan de Azúcar al fondo.
Atardecer en el Cristo Redentor del cerro Corcovado (Rio de Janeiro, Brasil), con el cerro Pan de Azúcar al fondo. (Civitatis)

Igazú, Argentina y Brasil

Las cataratas del Iguazú, un conjunto de 275 saltos en el río Iguazú, en el límite entre la provincia de Misiones, en Argentina, y el estado de Paraná, en Brasil, y cuyas cascadas de mayor altura y caudal, en “la Garganta del diablo’, alcanzan los 262 pies de caída, son uno de los grandes atractivos naturales de Sudamérica.

Observar en pareja una puesta de sol en este majestuoso paisaje acuático y selvático, considerado como una de las ‘siete maravillas naturales del mundo’, visitando tanto el lado argentino de las cataratas como su parte brasileña, es una experiencia no solo romántica, sino también única e inolvidable, según Civitatis.

Puesta de sol en la sabana africana, en el Parque Nacional de Amboseli (Kenia).
Puesta de sol en la sabana africana, en el Parque Nacional de Amboseli (Kenia). (Civitatis)

Kenia, África Oriental

Los atardeceres en la sabana de Kenia, país africano cuya capital es Nairobi, no solo destacan por la viveza de los colores que tiñen el cielo y el horizonte terrestre, sino también por la magia, el misticismo y el romanticismo que desprende el ocaso en las extensas llanuras, cubiertas de hierbas y pastizales, y en las que hay escasos árboles dispersos.

Durante algunos atardeceres, que son espectaculares en la reserva natural de Masái Mara, el parque nacional de Amboseli y la zona del lago Naivasha, a veces es posible contemplar las características siluetas de jirafas, elefantes, impalas e, incluso, leones, recortadas contra la luz crepuscular, en la sabana keniata.

Ocaso sobre el Palazzo Vecchio y la Catedral de Santa Maria del Fiore (Duomo), en Florencia, Italia.
Ocaso sobre el Palazzo Vecchio y la Catedral de Santa Maria del Fiore (Duomo), en Florencia, Italia. (Civitatis)

Florencia, Italia

La incomparable belleza de Florencia, capital de la región de Toscana en Italia, no solo está presente en las obras maestras del arte que alberga esta ciudad del Renacimiento, como los cuadros de Leonardo da Vinci o Botticelli (Galería Uffizi); o la escultura David, de Miguel Ángel (Galería de la Academia), sino también en sus magníficos atardeceres.

El mirador de la Piazzale Michelangelo es uno de los mejores lugares para contemplar Florencia en todo su esplendor desde las alturas, y para vivir una romántica puesta de sol, cuando el astro rey dota a la cúpula de Brunelleschi (catedral Santa María del Fiore) de unos matices muy singulares, según Civitatis.

Corcovado, Brasil

Una de las pestas de sol más hermosas y románticas tiene lugar en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, y para contemplarlo hay subir hasta el cerro Corcovado, donde se localiza el famoso Cristo Redentor, una monumental escultura de 98 pies de altura sobre un pedestal de 26 pies, que representa a Cristo contemplando la ciudad.

Desde este mirador se disfruta de unas extraordinarias vistas panorámicas de la bahía de Guanabara, y puede verse el litoral de Ipanema, Copacabana y otras famosas playas cariocas, además del famoso Pan de Azúcar, un peñasco situado sobre una península que sobresale en el océano Atlántico, donde también puede admirarse una puesta de sol inolvidable.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: