Mansión Armstrong Keller en Savannah, Georgia. (Gregorio Mayí/Especial para GFR Media)
Mansión Armstrong Keller en Savannah, Georgia. (Gregorio Mayí/Especial para GFR Media) (ELNUEVODIA.COM)

Sus callecitas estrechas con legendarias casas de varios pisos, que sobrevivieron a la Guerra Civil, parecen sacadas de un libro de historia. Pero en una visita, sus casi tres siglos de fundación, se reviven y se sienten tan reales y tan fuertes como el escenario de película de docenas de ramas entrelazadas de los frondosos robles, una de las estampas fotográficas más populares de la ciudad de Savannah, Georgia.

Otros signos de que está en una ciudad que mantiene orgullo por su historia, lo notará casi de inmediato que la visite: sus majestuosos balcones, puertas y entradas majestuosas de hierro forjado, y también los carruajes tirados por caballos, motivo obligado de fotografías. Pero es que en realidad, en cada rincón de este destino, a orillas del océano Atlántico y uno de los más populares de Estados Unidos, querrá llevarse una foto de recuerdo de su magnífica arquitectura, sus paisajes o sus monumentos.

La ciudad más antigua del estado sureño de Georgia, fundada en 1733 y que fue el puerto de algodón más importante de Estados Unidos, es uno de los destinos turísticos amados por los románticos, pero no deja a nadie decepcionado, incluyendo a los amantes de la historia de la navegación. Desde allí zarpó el SS Savannah el 22 de mayo de 1819, el primer barco que cruzó el océano Atlántico.

Antigua Casa de Piratas en Savannah, Georgia. (Gregorio Mayí /  Especial GFR Media)
Antigua Casa de Piratas en Savannah, Georgia. (Gregorio Mayí / Especial GFR Media)

Un elemento distintivo son sus más de 24 plazas, con estatuas y fuentes, donde se retratan parejas de todas las edades, desde novios adolescentes, hasta solteros o parejas maduras que visitan la ciudad con la familia extendida.

Idónea para caminar, recorrer parte de sus atracciones se hace muy fácil, pues la mayoría están muy cerca unas de otras, aunque hay un trolley turístico que hace paradas en numerosas atracciones.

Como muchos, nuestro grupo usó a Savannah como parada de un fin de semana, en un viaje de carretera desde Orlando, Florida, hasta Gatlinburg, Tenesí. Está a cuatro horas de Orlando y tras llegar a nuestro hotel, nos dirigimos caminando a una de las zonas más populares: el River Street. Bullicioso y muy visitado a cualquier hora, allí esta parte de la historia de la ciudad, tiendas, algunos de los hoteles más lujosos, restaurantes y bares, entre ellos el Top Deck y Rocks on the Roof, con azoteas y una vista espléndida al río Savannah.

De noche, el ambiente festivo se multiplica en la empedrada calle, con música en vivo y decenas de turistas visitando bares y tomándose una copa en cada uno. A diferencia de otras ciudades estadounidenses, se puede llevar el trago en la mano en las calles, otra tradición de los visitantes.

También ese es el lugar donde se pueden abordar botes para un recorrido por el río, justo en la localización exacta donde el general James Oglethorpe puso su pie por primera vez en Savannah. Considerada uno de los lugares más embrujados de la ciudad, muestra su rico pero tumultuoso pasado. Se dice que allí enterraron muchos miembros de tribus de los alrededores, que esa calle era el epicentro donde esclavos y sirvientes traídos de Europa laboraban en pésimas condiciones hasta fallecer y que muchos de sus edificios, que todavía existen, eran almacenes donde encerraban a los esclavos.

Savannah es idónea para caminar, ya que parte de sus atracciones están sumamente cercas. (Gregorio Mayí/Especial GFR Media)
Savannah es idónea para caminar, ya que parte de sus atracciones están sumamente cercas. (Gregorio Mayí/Especial GFR Media)

Al día siguiente, compramos un pase de un día para el Old Town Trolley Tour ($37 por persona) para aprovechar el tiempo y poder ver la mayoría de sus atracciones, antes de continuar nuestra aventura.

El trolley recorre áreas como el City Market, el corazón del “downtown” histórico de la ciudad, fundado en los 1700, con variedad de tiendas y restaurantes (abunda la comida de mariscos y el pollo frito sureño). Allí está también el Museo de la Prohibición en América en el que puede hacer un tour auto guiado.

Como funciona tipo “Hop on and off”, puede bajar y subir cuantas veces desee en las paradas, que incluye la Catedral de San Juan Bautista y el Parque Forsyth, que ocupa 30 acres de terreno en el Distrito Histórico y cuya fuente central es también obligado para fotos. Además, podrá verá la Chippewa Square, con el banco donde Forrest Gump se sentó para contar su historia; la Casa Davenport, Ellis Square, Madison Square, SCAD, una importante escuela de arte y diseño y River Street. También la casa donde nació Juliette Gordon Low, fundadora de las Niñas Escuchas, y el primer Monumento Histórico Nacional de Savannah, la Iglesia Bautista Africana (la primera iglesia negra en el país), y la Scarbrough House, que alberga The Ships of the Sea Maritime Museum, y que fuera la residencia de uno de los dueños del Savannah, el barco que hizo el cruce por el Atlántico.

Si vas a Savannah

  • Savannah es perfecto para un fin de semana de “road trip” desde Orlando, (a cuatro horas de distancia) y está cerca de otros estados como Carolina del Sur, del que la separa el Río Savannah.
  • Conocida como la “Ciudad más Embrujada” de América, si le gustan los temas paranormales, disfrutará una excursión de fantasmas, con casas embrujadas y cementerios históricos, como el Bonaventure.
  • Escoger un hotel céntrico es un “must”, para conocer la ciudad caminando. También abundan las excursiones guiadas.
  • Planifica tu viaje con guías gratis en “Savannah Experiences” en la Apple Store o Google Play.
💬Ver comentarios