Luis Scola celebra uno de sus canastos de tres puntos que pusieron en caja de seguridad el triunfo de Argentina sobre Francia. (AP Photo/Mark Schiefelbein)

Pekín, China (EFE).- La selección de Argentina continuó su paso invicto en la Copa del Mundo de Baloncesto FIBA al doblegar este viernes en la semifinal al combinado de Francia, 80-66, para regresar de esta forma a la final que disputaron por última vez en Indianápolis 2002.

Los argentinos buscarán su primer campeonato desde 1950 cuando enfrenten a España en la final este domingo a las 8:00 de la mañana (hora de Puerto Rico).

El veterano pívot de 39 años, Luis Scola, fue la constante de los argentinos al marcar 28 puntos y recoger 12 rebotes.

El encuentro se caracterizó más por la buena defensa que por el ataque y ambos conjuntos terminaron con puntos por debajo de lo promediado durante el torneo.

Scola fue el alma del equipo argentino, una vez más. El partido, que comenzó con la intensidad que le imprime Argentina a cada encuentro, vio pasar un minuto antes de inaugurar el marcador. Lo hizo Ntikilina con una canasta lejana. Scola anotó dos entradas de pista a pista en dos ataques consecutivos y sumó otros dos puntos en otra penetración.

En ese momento (minuto 4) llevaba 6 de los 10 puntos de la albiceleste, mientras que 'les bleus' seguían anclados en la canasta inicial (10-2). Un triple de Labeyrie despertó a una Francia que no lograba encestar y Nando de Colo salió del banquillo para acercar distancias (16-10, minuto 7) y desatascar el ataque francés.

Al final del primer cuarto, Francia estaba totalmente dentro del partido otra vez: 21-18.

En el segundo cuarto los franceses mantuvieron el ritmo y con dos minutos y medio consumidos se pusieron por delante por primera vez gracias a un mate de Lessort tras asistirle De Colo (23-24). No duró mucho: Marcos Delía peleó bajo el aro para anotar una canasta con un tiro adicional que, no obstante, se salió del aro. No así al tiro de Laprovittola en el siguiente ataque.

Argentina seguía a un ritmo inasumible: Campazzo anotó un triple sobre la bocina que indicaba el final del periodo (39-32).

El tercer cuarto se cerró con 60-48, a favor de los argentinos, que mantuvieron a raya los intentos de avance de Francia

Scola anotó dos triples seguidos a tres minutos del final (anotó 3 de los 4 que lanzó), lo que le valió la ovación de la grada, que estalló de nuevo a la conclusión del partido: 80-66. Así, Argentina pugnará con España por el oro en la final del domingo, en el pabellón Wukesong de Pekín.


💬Ver 0 comentarios