Dos fanáticos de los Medias Rojas se detienen en los alrededores del Fenway Park para retratar la estatua del legendario Ted Williams, cuando la novena local abrirá mañana la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante Houston. (AP / Elise Amendola) (horizontal-x3)
Dos fanáticos de los Medias Rojas se detienen en los alrededores del Fenway Park para retratar la estatua del legendario Ted Williams, cuando la novena local abrirá mañana la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante Houston. (AP / Elise Amendola)

Boston – Solo bastó caminar unas pocas cuadras alrededor del histórico Fenway Park para confirmar que los aficionados de los Medias Rojas de Boston de esta ciudad están viviendo una feliz "luna de miel" con el dirigente puertorriqueño Alex Cora.

Después de todo, los equipos se arman para ganar. Con 108 victorias en la temporada regular, el título de la División del Este de la Liga Americana y acabando de eliminar en la serie divisional a sus archirrivales de toda la vida, los Yankees de Nueva York, Cora está en buen momento en lo que respecta a su popularidad en esta ciudad.

 Así lo confirmó ayer El Nuevo Día en medio de un recorrido por los alrededores del Fenway Park previo al inicio de la Serie de Campeonato ante los Astros de Houston, mañana.

“Boston tiene de las nóminas más altas, pero Cora es grande porque, yo recuerdo a Joey Cora jugando (su hermano) y él (Alex) viene de una gran familia en Puerto Rico y muy conocida. Él conoce el juego, creció dentro del juego, así que tiene un buen balance, y se toma sus riesgos”, opinó Mark Lynch, un aficionado de 48 años de edad que caminaba ayer en la noche por los alrededores del estadio.

Es precisamente esa, una de las cualidades que más gustan de Cora para el fanático; que se atreve a tomar decisiones arriesgadas como fue utilizar a Nathan Eovaldi para abrir el tercer luego en lugar del cuarto en la serie divisional ante los Yankees; o traer al zurdo abridor Chris Sale, a relevar en las postrimerías del partido del martes que le dio el pase a Boston a disputar la serie ante los Astros de Houston.

Supera las expectativas

“Yo no esperaba 108 victorias”, aceptó Lynch, mientras su amigo Chris Thompson también coincidió. “Yo pensaba que iba a ganar el Este (la división), que tal vez iba a ganar 99 o 100 juegos y que iba estar en pelea con los Yankees. Pero excedió todas nuestras expectativas”, dijo Thompson.

A preguntas sobre las dudas que quizás expresó un sector de la prensa deportiva en Boston sobre la capacidad del debutante mentor boricua previo al inicio de la temporada 2018, Thompson dio un mensaje tajante. “Eso no nos incluye. Todo el mundo sabía quién era Cora, y todo el mundo está tras él en un 100 por ciento”.

Thompson no cree que el hecho de que Boston tenga un equipo sólido sea la única razón que explique el éxito de Cora como dirigente.

“Has visto grandiosos dirigentes tener una temporada mediocre, y dirigentes mediocres tener una temporada fantástica. Yo no era una fanático de (John) Farrell, pero ganó la Serie Mundial en 2013. Creo que el equipo lo hizo ganar a él. No creo que él los hizo ganar”, aseguró Thompson.

Lynch intervino y ripostó riendo al decir, “Bobby Valentine se suponía que fuera un gran dirigente”.

Para esta pareja de fanáticos de Boston hay una gran diferencia entre Farrell y Cora. “Son como el día y la noche”, enfatizó Thompson. “(Farrell) No hacía las movidas correctas ofensivamente cuando se trataba de traer un bateador emergente, o tocar, o mandar bateo y corrido... no jugaba el juego pequeño”, analizó Thompson.

Tim Rose, otro aficionado que caminaba junto al estadio, dijo sobre Cora que “creo que lo ha hecho excelente. Él gana, entiendes. Quiero decir... puedes apostar y va a ganar. Creo que la ciudad está feliz con él. Porque él gana; no hay más nada (que decir)”.


💬Ver 0 comentarios