Para generar ingresos, a Tito Trinidad se le recomendó volver a boxear tras su retiro en 2008.

El extenso pleito judicial entre el exboxeador Félix “Tito” Trinidad y el Banco Popular (BPPR), tuvo otro amargo episodio en corte este viernes, cuando las partes se acusaron mutuamente de mentir en el pleito que lleva la institución bancaria por el cobro de una línea de crédito garantizada de $22 millones.

Según las declaraciones de varios testigos del BPPR en la vista de remedio provisional que atiende el juez Arnaldo Castro Callejo de la sala 602 del Tribunal de San Juan, Trinidad tuvo un trato preferencial y muy ventajoso sobre otros clientes, quienes también se vieron afectados negativamente por el impago gubernamental a la deuda de bonistas en el 2013.

En el contrainterrogatorio que llevó a cabo el abogado de los Trinidad, Eric Quetglas, a la explanificadora financiera y exasesora de banca privada, Zaida Montalvo, se aclaró que las ventas de autos y propiedades del expúgil, se realizaron años antes de la debacle financiera del 2013.

“De hecho ese asunto; de ventas de propiedades por parte de Tito Trinidad, nunca estuvo contemplado de manera oficial, ni escrita al momento que el Banco Popular se hizo cargo de la cuenta que Tito tenía con Wells Fargo”, sostuvo Quetglas a El Nuevo Día.

El BPPR declaró en días recientes que el excampeón de boxeo, vendió entre 10 de 18 vehículos a un valor de $500,000 y que se deshizo de 10 propiedades inmuebles. Actualmente, posee cinco propiedades con un valor estimado de $3.9 millones.

“Desde que advenimos en conocimiento en el 2013 que la línea de crédito estaba en condiciones de ‘exigible’ o en condiciones de cobro debido a la baja significativa en el colateral, comenzamos sostener varias reuniones; entre 6 a 8 por semanas y meses, y le sugerimos a Trinidad que modificara sus gastos y estilo de vida. No hizo lo uno ni lo otro”, declaró Montalvo, a preguntas de la representante legal de la entidad financiera, María Trelles Hernández.

Sugirieron un regreso al ring

Trascendió que durante las reuniones para buscar una solución a la pérdida del colateral y, por ende, de la línea de crédito, se sugirió el retorno de Trinidad al boxeo, lo que resultaba imposible por un asunto de salud. Trinidad peleó por última vez en 2008 ante Roy Jones.

“El tiempo que se concedió nos ha llevado hasta el día de hoy y no es bueno para los Trinidad ni para el Banco Popular. Cada día que pasa el valorde las inversiones va bajando y hay mucho daño para las partes involucradas”, destacó Montalvo.

En tanto, el abogado de los Trinidad enfatizó que la determinación judicial sobre la mensualidad de su representado, ascendente a $63,550, no puede modificarse tal y como quiere el Banco.

“Eso no puede ocurrir. No hay manera que este tribunal pueda hacer eso. Esa mensualidad que el banco asegura se va a acabar en marzo es mentira. Ese dinero está seguro y en caso que el banco no quiera, vienen obligados a pagar del fondo que sea”, dijo Quetglas.

La continuación de la vista está pautada para los días del 4 a 8 de mayo a las 9:30 de la mañana.


💬Ver 0 comentarios