El puertorriqueño José E. Feliciano se convirtió en uno de los accionistas mayoritarios del Chelsea FC.  Es socio cofundador de la firma Clearlake Capital.
El puertorriqueño José E. Feliciano se convirtió en uno de los accionistas mayoritarios del Chelsea FC. Es socio cofundador de la firma Clearlake Capital. (Suministrada)

El multimillonario puertorriqueño José E. Feliciano fue anunciado ayer como parte de la nueva junta de directores del club inglés Chelsea, que hace poco menos de un mes fue comprado al magnate ruso Roman Abramovich.

Feliciano, de 49 años, fue parte del grupo que completó la compra por alrededor de $5,200 millones (5.2 billion, en inglés). Ayer, el club anunció que el estadounidense Todd Boehly fungirá como presidente de la junta de directores. Feliciano y su socio Behdad Eghbali, con quien es confundador de la firma Clearlake Capital, figuran en la junta como co-dueños controladores.

Feliciano tiene una fortuna valorada en $3,400 millones ($3.4 billion, en inglés), según su perfil en Forbes.

En el 2006 fundó Clearlake Capital con Eghbali, y la empresa se conoce por su inversión en compañías de software y productos industriales. Según Forbes, Feliciano nació en Puerto Rico y cuenta con un bachillerato en ingeniería de la Universidad de Princeton y una maestría en administración de empresas de Stanford. Reside en California.

En una entrevista reciente con Latino Leaders, Feliciano contó que estudió escuela superior en Puerto Rico y tras su graduación, optó por solicitar a Princeton, en donde fue aceptado. Según su perfil de LinkedIn, Feliciano completó sus estudios de escuela superior en la Academia Menonita en San Juan.

Según reportes, Feliciano también estuvo interesado en adquirir los Broncos de Denver de la NFL, que finalmente fueron vendidos a la familia Walton a inicios de mes.

El Chelsea es uno de los clubes más reconocidos de Europa y tan reciente como en el año pasado se coronó monarca de la Liga de Campeones.

Abramovich, el pasado dueño, tuvo control del equipo por 19 años y lo convirtió en uno de los clubes con mayor poder adquisitivo en Europa. Sin embargo, el gobierno británico emitió sanciones contra Abramovich en marzo por alegadas conexiones con el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Las sanciones, que incluían congelar las cuentas del Chelsea y no permitir transacciones de jugadores, se emitieron en el inicio del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania y forzaron a Abramovich a vender.

💬Ver comentarios