El nuevo presidente de la FIFA, Gianni Infantino, dialoga con periodistas tras su elección durante el Congreso Extraordinario de la FIFA en el Hallenstadion de Zúrich, Suiza. (EFE)
Gianni Infantino asumió la presidencia de la FIFA en el 2016.

GINEBRA.- Un fiscal especial en Suiza abrió un proceso penal contra el presidente de la FIFA Gianni Infantino por encuentros que mantuvo con el fiscal general del país.

El fiscal especial, Stefan Keller, investiga dos querellas que involucran a Infantino y al fiscal general Michael Lauber tras descubrir “elementos que muestran conducta censurable”.

Lauber no informó una reunión que mantuvo con Infantino y le mintió a sus supervisores en momentos en que su país investiga la corrupción en la FIFA. Lauber ofreció renunciar al cargo la semana pasada.

Keller también abrió un proceso penal contra el fiscal de Valais, Rinaldo Arnold, y pidió la autorización para abrir una causa contra Lauber, de acuerdo a un comunicado divulgado por la entidad suiza que supervisa a la fiscalía federal.

Keller, un experto legal que fue designado como fiscal especial el 29 de junio, encontró que los posibles delitos incluyen abuso de un cargo público, violación de secretos oficiales, “colaborar con delincuentes” e “incitación de estos actos”, dijo la autoridad supervisora de la fiscalía general en su comunicado. Añadió que se contemplan otros delitos y causas.

Los sospechosos en casos similares tienen el beneficio de la presunción de inocencia en Suiza hasta que se complete el proceso.

La FIFA declinó formular un comentario.

Lauber presentó su renuncia al viernes, minutos antes que un tribunal federal ratificase una denuncia de que mintió sobre una reunión que mantuvo con Infantino en medio de una abarcadora investigación sobre corrupción en el fútbol. Lauber había apelado tras haber sido sancionado en marzo por faltas de ética.