Los argentinos Lionel Messi (izquierda) y Rodrigo De Paul durante la derrota 2-1 ante Arabia Saudí en el partido por el Grupo C del Mundial, el martes 22 de noviembre en Lusail, Catar.
Los argentinos Lionel Messi (izquierda) y Rodrigo De Paul durante la derrota 2-1 ante Arabia Saudí en el partido por el Grupo C del Mundial, el martes 22 de noviembre en Lusail, Catar. (Ebrahim Noroozi)

Doha - Lionel Messi llegó al Medio Oriente cargando con el peso que conllevan las expectativas. Cabalgando en una impresionante racha de partidos sin derrotas con Argentina, Catar se perfilaba como la tierra donde el astro finalmente conseguiría su primer campeonato mundial con Argentina.

Ahora todo eso está en el aire.

Tras sufrir un inesperado tropiezo ante Arabia Saudí, Messi y los argentinos procurarán levantar cabeza el martes cuando enfrenten a un ansioso México que también precisa sumar puntos para seguir contendiendo por su sueño de llegar a los cuartos de final.

El revés ante los árabes en su primer partido de la Copa Mundial Catar 2022 les cortó a los sudamericanos una racha de 36 partidos sin derrotas. Ese invicto, más su condición de reinantes campeones de la Copa América, les tenía catalogados como una de las naciones favoritas para ceñirse la corona.

“Es un golpe muy duro porque no esperábamos arrancar de esta manera. Confiábamos en arrancar con los tres puntos”, dijo Messi. “Es momento de estar unidos, pasar página y no pensar más en esto que pasó”.

Argentina, campeón del mundo en 1978 y 1986, se encuentra por segundo mundial consecutivo con un camino empinado para clasificarse a los octavos de final. En Rusia 2018 tuvo que penar hasta el último partido para acceder a la siguiente instancia.

Ahora podría ser similar. Los argentinos necesitan un triunfo ante México para ser dueños de su destino. Con tres puntos solo requerirían vencer a Polonia en la última fecha y avanzarian sin depender de nadie.

Un punto serviría, pero dejaría su destino en las manos de las combinaciones y una derrota los deja noqueados.

“Si queremos ganar, si queremos salir campeones del mundo es bueno tener un tropezón hoy. Un tropezón no es caída”, dijo el arquero Emiliano Martínez tras el revés ante los saudíes. “En lo anímico hoy duele mucho, es normal, pero sabemos que tenemos dos finales”.

Este equipo de Lionel Scaloni tiene muchos puntos de contacto con aquel seleccionado de Marcelo Bielsa que en Corea y Japón 2002 se quedó fuera del Mundial en primera ronda por primera vez desde 1958.

Con varias figuras estelares como Gabriel Batistuta aquel seleccionado arrasó en las eliminatorias y doblegó a varias potencias europeas en los amistosos previos al Mundial. La Albiceleste actual fue bendecida como gran favorita tras conquistar la Copa América 2021.

Sin embargo, todo se fue al barranco ante Arabia Saudí, una derrota que dejó expuesto al técnico por encarar el debut con jugadores que no estaban en la mejor condición física.

En una final anticipada ante México, Scaloni se ve obligado a cambiar a varios intérpretes para que su orquesta vuelva sonar afinada.

Romero sería reemplazado por Lisandro Martínez, quien se destaca en el Manchester United.

Scaloni no quedó conforme con la actuación de los laterales: Nahuel Molina le dejará el lateral derecho a Gonzalo Montiel, del Sevilla, y Nicolás Tagliafico izquierdo a Marcos Acuña, también del mismo equipo español.

Estas modificaciones han sido habituales en la selección de Scaloni y en principio no revisten riesgo.

Sin embargo, es en el neurálgico mediocampo donde el técnico enfrenta las mayores dudas.

Rodrigo De Paul y Paredes, dos pilares del medio, decepcionaron ante los saudíes. Pero reemplazarlos a ambos implicaría un giro drástico. En las prácticas, mantuvo a De Paul y probó con Enzo Fernández, figura destacada del Benfica de Portugal.

En tanto que Alexis Mac Allister ingresaría por Alejandro Gómez.

¿Y el maestro de orquesta?

El estado físico del capitán Messi ha generado un sinfín de rumores luego que se ausentara dos prácticas previas al debut contra los saudíes. El astro del París Saint-Germain arrastra una molestia en el sóleo, según confirmó el departamento de prensa de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Pero esta dolencia de ninguna forma lo dejará afuera del partido ante México.

A favor de su causa, los argentinos tienen que medir fuerzas ante un México al que le tienen tomada la medida y al que eliminaron en los octavos de final en los Mundiales de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010.

Argentina también derrotó a los mexicanos recientemente, en septiembre del 2019 por una paliza de 4-0 con un hat-trick de Martínez.

Al frente del equipo azteca, está el argentino Gerardo “Tata” Martino, quien dirigió a Messi en Barcelona y en la selección entre 2014 y 2016.

Desde que el sorteo determinó el cruce, Martino ha tratado de minimizar la importancia de enfrentar a su país natal.

El arquero de México Guillermo Ochoa ataja el penal ejecutado por el polaco Robert Lewandowski en el partido del Grupo C del Mundial, el martes 22 de noviembre en Doha.
El arquero de México Guillermo Ochoa ataja el penal ejecutado por el polaco Robert Lewandowski en el partido del Grupo C del Mundial, el martes 22 de noviembre en Doha. (Themba Hadebe)

“No me imagino que Argentina haya pensado que algunos de los tres partidos los iba a jugar de manera distinta. No creo que el resultado que tuvieron modifique su forma de jugar”, dijo el técnico. “Creo que de todas formas iban a salir a buscarlo como habitualmente lo hacen”.

México viene de empatar ante Polonia en un partido que dominó la posesión, pero solo fue capaz de generar cuatro tiros a portería.

Ante Argentina, se espera que el estratega haga algunos retoques al once que inició ante los polacos. Rogelio Funes Mori, argentino naturalizado mexicano, iría como centro delantero.

En el medio campo, Andrés Guardado sería titular como interior por izquierda acompañando a Edson Álvarez y al talentoso Luis Chávez.

Atrás y en la portería no se anticipan cambios.

“Tenemos que ir mentalizados a hacer un juego perfecto a nivel táctico, algo parecido a lo que pasó con Alemania en el Mundial pasado”, dijo Guardado. “Para conseguir un buen resultado la diferencia es cambiar la mentalidad”.

💬Ver comentarios