Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Momento en que Norman H. Dávila (izquierda) le entrega a Joe Bruno Ortiz (derecha) unos binoculares como un simbólico pase de batón.
Momento en que Norman H. Dávila (izquierda) le entrega a Joe Bruno Ortiz (derecha) unos binoculares como un simbólico pase de batón. (GFR Media / Alexis Cedeño)

Canóvanas - Cuando esta tarde a las 2:45 se abran las compuertas con la primera prueba oficial en la tanda hípica del hipódromo Camarero, la voz que pronunciará esas palabras en la transmisión televisiva de las carreras no será la misma que por los pasados 50 años varias generaciones de fanáticos escucharon, desde que se corría en el antiguo hipódromo El Comandante.

💬Ver comentarios