Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El golfista Rafa Campos está en la pelea en el Puerto Rico Open (horizontal-x3)
El estadounidense J.J. Henry terminó el día de ayer empate en la cuarta posición con el boricua Rafa Campos. (David Villafañe)

Río Grande – Por segundo año consecutivo, el puertorriqueño Rafael Campos entra a la tercera ronda entre los líderes del Puerto Rico Open.

Campos, quien ayer tuvo que jugar 21 hoyos (los últimos tres de la ronda del jueves y los 18 reglamentarios del segundo día de competencia), firmó ayer tarjeta de 68 golpes que le dan un total de 134 golpes, 10-bajo-par, completados los primeros 36 hoyos del torneo.

Debido a que el itinerario de juego del torneo se ha visto afectado por la lluvia que ha caído desde el jueves en Coco Beach Golf Club, y que ha evitado que los 132 jugadores activos completen sus ronda con normalidad, Campos entiende que su actuación de ayer le permitirá iniciar hoy el tercer día de competencia entre el grupo de los líderes del torneo.

“Estamos ahí. Al final del día no voy a estar empate en el primero. Quizás voy a estar entre los primeros 10. Estamos en el torneo (aseguró el corte). Nos dimos una oportunidad y si tenemos dos días sólidos mañana (hoy) y ‘pasao’ (el domingo), si Dios quiere que juguemos los dos días, tenemos oportunidad de ganarlo”, dijo Campos.

El puertorriqueño, que completó temprano en la mañana su primera ronda al jugar sus últimos tres hoyos con dos birdies y un bogey para un total de 66 golpes, jugó ayer limpio en sus primeros 13 hoyos, donde acumuló un eagle y dos birdies, antes de que la ronda fuera detenida debido a un fuerte aguacero.

Cerca de hora y media más tarde regresó al campo, y finalizó sus últimos cinco hoyos del día con bogey en el 14 y 17 y birdies en el 15 y 18.

En el 18, con unas 400 personas en el área de las suites y cerca de medio centenar siguiéndolo, Campos dejó la pelota a unos 12 pies de la copa en su tiro de aproximación, y al entrar al green lo hizo recibiendo un sonoro aplauso de los presentes y con varios de los fanáticos gritando “¡Vamos Rafa!”.

Y desde que le dio a la pelota para su intento de birdie comenzaron a gritar “¡In the hole!” No se equivocaron.

“A mi me encanta. Si hay algún lugar que quiero meter el putt, ya sea para birdie, para par, para bogey que sea larguito, quiero hacerlo en el (hoyo) 18. Toda la gente que nos está siguiendo nos ‘pompea’”, dijo.

Los otros boricuas activos en el torneo no contaron con igual suerte.

Edward Figueroa, quien llegó al hoyo 18 justo en el ‘threesome’ que procedió al de Campos, no tuvo suerte con el juego corto y completó ayer su segunda ronda con 76 golpes para finalizar sus 36 hoyos con 144 golpes, even-par. Pero el corte para el torneo se vislumbra que esté en los 2-bajo-par.

Chris Nido cerró ayer con una ronda de 70 golpes, 2-bajo-par, pero no fue suficiente para salvar el ‘abismo’ que su ronda inicial de 77 le creó al juvenil golfista de 17 años.

Finalmente, Robert Calvesbert, que es, junto a Nido, el segundo aficionado en el ‘field’ de 132 jugadores, no había podido mejor su colocación en los primeros hoyos jugados ayer. Calvesbert, quien comenzó a jugar alas 3:20 p.m. la segunda ronda debido a los atrasos provocados por la lluvia, había acumulado tres bogeys en sus primeros cinco hoyos del día.

Triple empate en la cima

Bryson DeChambeau, Darren A. Points y Alex Cejka, el campeón del Puerto Rico Open del 2015, finalizaron ayer empatados en la primera posición en una inconclusa segunda ronda al compilar 133 golpes, 11-bajo-par.

DeChambeau, de 24 años, firmó ayer tarjeta de 65 golpes (7-bajo-par) para subir 15 puestos de la posición que ocupó al finalizar la primera ronda.

Points, por su parte, completó ayer sus segundos 18 hoyos con 69 golpes, mientras que Cejka firmó tarjeta de 65 golpes para acompañar a DeChambeau en el liderato del torneo, cuya segunda ronda quedó suspendida ayer a las 6:21 p.m. y se reanudará hoy a las 7:00 a.m.

Completada la segunda ronda se realizará, entonces, el corte y el sorteo de los threesome y sus horas de partidas.

Ayer, DeChambeau, quien comenzó su segunda ronda temprano en la mañana, aprovechó ayer al máximo su juego corto, que le permitió tener una ronda limpia que fue estelarizada por una cadena de cuatro birdies consecutivos en los ‘front nine’.

“Es agradable haber logrado eso, algo que hace tiempo no lograba. Esos cuatro birdies me pusieron en la contienda y me dieron la confianza de que podía tirar muchos más”, señaló el jugador que busca su primer triunfo en el PGA Tour.

“Voy a seguir haciendo mi rutina”, agregó cuando se le preguntó si se iba a descansar o a relajar mientras esperaba que terminara la segunda ronda. “Siempre me preparo para salir a hacer mi mejor trabajo en cualquier situación y es lo que continuaré haciendo. Iré a darle a un par de bolas en el ‘range’ y (si el tiempo se lo permite) voy a ir a la playa un rato”.

Debido a que la segunda ronda no se iba a poder completar ayer por el atraso por lluvia, había jugadores que podrían igualar o mejorar la actuación de los líderes cuando se complete en la mañana de hoy los primeros 36 hoyos.

Bill Lunde está jugando para 11-bajo-par y hoy completará los tres hoyos que le hacen falta para finalizar la segunda ronda.


💬Ver 0 comentarios