Iga Swiatek intenta llegarle a la bola para responder un tiro de la argentina Nadia Podoroska en su partido de semifinales del Abierto de Francia. (Christophe Ena)

París - Iga Swiatek tiene solo 19 años. Ocupa el puesto 54. Ella nunca ha ganado un título a nivel del tour. Nunca había pasado de la cuarta ronda en un torneo de Grand Slam. Y ella es tan dominante como puede ser hasta ahora en el Abierto de Francia.

La polaca Swiatek se convirtió este jueves en la finalista femenina con el ranking más bajo en Roland Garros desde que comenzó la clasificación computadorizada de la WTA en 1975, avanzando con su última victoria desigual, esta 6-2, 6-1 contra la argentina Nadia Podoroska, quien había entrado al cuadro principal por vía de la ronda clasificatoria (‘qualifier’).

Swiatek ha ganado los 12 sets que ha jugado en el torneo y ha perdido solo 23 games en media docena de partidos hasta ahora.

Cuando este ‘tour de force’ de 70 minutos terminó ante una multitud de cientos en Court Philippe Chatrier —había un límite diario de espectadores debido a la pandemia de coronavirus— Swiatek pidió más ruido, agitando los brazos y tapándose la oreja con la mano.

En la final del sábado, Swiatek se enfrentará a una oponente cabeza de serie que ya ha sido campeona de Grand Slam: la número 4 Sofia Kenin o la número 7 Petra Kvitova, que están programadas para enfrentarse el jueves por la tarde en el otro duelo de semifinales.

Swiatek vs. Podoroska fue la primera semifinal femenina en Roland Garros entre oponentes no cabezas de serie desde 1983, y solo una, Swiatek, parecía realmente lista para la etapa.

La argentina Podoroska ocupa el puesto 131, nunca había ganado un partido de Grand Slam en el cuadro principal hasta este evento y fue la primera mujer en la era profesional en llegar a las cuatro semifinalistas en París tras entrar al cuadro principal como ‘qualifier’.

En caso de que alguien pueda tener la idea de que esto fue una casualidad para Swiatek, quien escucha “Welcome to the Jungle” de Guns N ‘Roses en sus auriculares antes de salir a la cancha, aquí algunos datos de su ascenso: eliminó a la campeona de 2018 y cabeza de serie No. 1 Simona Halep 6 -1, 6-2 en la cuarta ronda, tras vencer a la subcampeona de 2019 Marketa Vondrousova por el mismo marcador en la primera.

Swiatek (que se pronuncia shvee-ON’-tek) ha estado en ascenso y en el radar del mundo del tenis desde hace un par de años.

En 2018, ganó el título junior de individuales de Wimbledon y el título de dobles junior del Abierto de Francia (con la actual compañera de Coco Gauff, Caty McNally).

Ahora Swiatek está persiguiendo un torneo único en París: también llegó a las semifinales de dobles con la estadounidense Nicole Melichar, lo que le da la oportunidad de convertirse en la primera jugadora desde Mary Pierce en 2000 en ganar los trofeos de sencillos y de dobles femeninos en París en el mismo año.

Swiatek lo hace con un juego tremendo en la línea de fondo, recogiendo pelotas temprano y realizando grandes golpes de fondo con un gran efecto. Su poder fue demasiado en esta tarde ventosa, lo que representó una ventaja de 23-6 en los ‘winners’ contra Podoroska, una joven de 23 años de la misma ciudad que la superestrella del fútbol Lionel Messi.

Otra clave del éxito de Swiatek, cuyo padre fue remero olímpico, es su habilidad para los tiros de retorno.

Rompió el servicio para una ventaja de 3-0 al golpear la pelota con un backhand ganador, seguido de otra devolución tan buena que obligó a Podoroska a cometer un error. Swiatek ingresó a este concurso con un promedio de 5.4 quiebres por partido y agregó cinco más a su total en el ‘match’ de hoy.

Y luego hay un factor menos medible: la competitividad y el valor de Swiatek. La única vez que perdió un game con ella en el servicio, quedando 4-1 en el segundo set, golpeó la tierra cerca de la línea de fondo con su raqueta.

Luego se ajustó y respondió con un quiebre de servicio.