Las Pinkin de Corozal (arriba) debutaron el miércoles con una derrota en tres parciales a manos de las visitantes Indias de Mayagüez. (David Villafañe)

Muchas cosas pasaron durante los siete años de ausencia de las Pinkin de Corozal, máximas ganadoras de las Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF) con 17 campeonatos. Y una de ellas, fue la llegada de una franquicia de voleibol femenino a Naranjito: las Changas.

El sexteto de las Changas no solo se convirtió en un equipo más, sino que son las actuales subcampeonas nacionales luego de clasificar a su primera final desde su llegada a la liga y batallar una inolvidable serie de campeonato en seis juegos ante las cinco veces monarcas Criollas de Caguas.

Ahora Naranjito, tendrá un rival adicional esta temporada y serán las Pinkin, para darle vida por primera vez al Duelo de la Montaña en versión femenina.

Por décadas, los Changos de Naranjito y los Plataneros de Corozal protagonizaron batallas épicas en la Cancha Carmen Zoraida Figueroa y en la Gelito Ortega de Naranjito, ahora el turno es para ellas cuando mañana, viernes, se midan a las 8:00 p.m. en Corozal en el único partido en calendario.

“El viernes será un día histórico”, dijo con emoción Ángel Pérez, exjugador de los Changos de Naranjito y dirigente de las Pinkin, mediante comunicación escrita.

“El fervor que se vivió en los 80’, 90’ y principios de los 2000 con esos duelos de los Changos y los Plataneros…¡wow! se me paran los pelos al hablar de esto porque yo vi esta cancha llena a capacidad. Es un templo jugar aquí”, manifestó el colocador del Equipo Nacional.

“Las expectativas de esta franquicia son de aquí a unos años lograr eso (llenar la cancha); y sé que Naranjito ha hecho lo suyo por los pasados tres años porque poco a poco han creado su franquicia y su fanaticada. De seguro la fanaticada de Naranjito vendrá el viernes (mañana) al juego, y esperamos que la de Corozal también. Tenemos el talento para competir con todos los equipos y vamos a trabajar duro para lograrlo”, indicó Pérez.

Mientras, Jamille Torres, dirigente de las Changas, se mostró contento con el regreso de las Pinkin al voleibol femenino y entusiasmado con el Duelo de la Montaña.

“Es un honor poder ser parte de ese primer Duelo de la Montaña femenino. Soy natural de Naranjito, pero estudié en Corozal, y será algo bien bonito que este duelo haya resucitado porque en varones ya no lo podemos disfrutar”, expresó Torres.

“Ese juego será nuestro debut en la temporada, y aunque tenemos la baja de Lynda Morales por el Tendón de Aquiles, hemos venido de menos a más en la pretemporada y, estamos preparados para nuevamente ir por el campeonato. Sabemos que Corozal tiene un equipo joven y con hambre, y estaremos preparados para eso”, apuntó el técnico de las Changas.


💬Ver 0 comentarios