Esta película se elevó con el máximo galardón de la premiación.

La ceremonia de los Premios de la Academia de Artes y Ciencias de la Cinematografía, conocidos como el Oscar, en su 92da edición, que se celebra en el Teatro Dolby en Los Ángeles, comenzó con un número musical a cargo de los cantantes y actores afroamericanos Janelle Monae y Billy Porter acompañados por bailarines, en su mayoría de raza negra, ataviados como personajes de películas que -con excepción de "Joker"- fueron ignoradas por las nominaciones a estos premios, como "Dolemite" y "Us", ambas de elenco predominantemente compuesto por actores y actrices negros.

Durante una parte de su actuación, Monae mencionó el hecho de que este año no hubo mujeres cineastas nominadas en la categoría de Mejor Dirección. Este tema fue mencionado también por los comediantes Steve Martin y Chris Rock quienes realizaron una breve sesión de humor. Chris Rock mencionó que la semana pasada Jennifer Lopez había estado genial en el Half time Show de la NFL. La Diva del Bronx fue ignorada por la Academia por su trabajo en la cinta “Hustlers” que muchos críticos elogiaron y por el que fue nominada en otras premiaciones.

Al cineasta Martin Scorsese, Rock le dijo: “Me encantó la primera temporada de ‘The Irishman’” en referencia a la extension del filme. Luego, Steve Martin expresó: “algo faltó en las nominaciones a director: vaginas”. Chris Rock por otra parte al reconocer la presencia de la actriz Cynthia Erivo -única artista negra nominada este año en el renglón de actuación- dijo “La academia escondió a todos los demás negros nominados”.

De esta manera, a través del libreto de la ceremonia de entrega de sus premios, la Academia parece autocriticarse por año tras año obviar grandes trabajos de mujeres en la dirección cinematográfica, así como del trabajo de actores y actrices afroamericanos o representativos de otras minorías o etnias.


💬Ver 0 comentarios