Este es el segundo rol protagónico de Sophie Turner. (Twentieth Century Fox vía AP) (semisquare-x3)
Este es el segundo rol protagónico de Sophie Turner. (Twentieth Century Fox vía AP)

Distrito Federal, México - Para la actriz Sophie Turner, el 2019 ha sido un año de transformaciones y cambios. El más evidente ha sido en su vida personal con su reciente matrimonio en Las Vegas con el cantante y músico Joe Jonas. No obstante, su periodo de luna de miel ha sido interrumpido por logros profesionales trascendentales.

El primero fue el final de “Game of Thrones”, la aclamada serie de televisión donde inició su carrera y donde por una década interpretó a Sansa Stark. Su segundo triunfo como actriz llega hoy a los cines con el estreno de “X-Men Dark Phoenix”. 

La actriz británica de 23 años es consciente de que no es típico que solo en su segundo filme le toque un rol protagónico. “Y no es solo ser la protagonista de una película, es tener la responsabilidad de tratar de hacerle justicia a una de las historias mas importantes de la saga de los X-Men”, aseguró Turner durante una rueda de prensa para promover el filme.

Durante una entrevista breve con El Nuevo Día, Turner compartió la metáfora personal que le dio la clave para interpretar a Jean Grey en su momento de crisis y porque su segunda película resultó ser un reto más grande que sus ocho temporadas en “Game of Thrones”. 

¿Es cierto que Jean Grey siempre fue tu personaje favorito de los X-Men?

—(Sonríe) Sí yo sé, suena como algo genérico que dice una actriz durante la promoción de su filme, pero en este caso no te estoy mintiendo. Es la verdad. La saga de “Dark Phoenix” fue el primer cómic que leí en mi vida. Y cuenta con muchos personajes, pero ninguno me impresionó más que el que años más tarde me tocaría interpretar. Fue interesante regresar de nuevo al cómic y tratar de ver qué fue lo que me llamó la atención.

¿Qué crees fue lo que te capturó del personaje la primera vez que lo leíste?

— El que a pesar de todas las cosas fantásticas y gigantescas que le suceden, la historia fluye de una forma bien emocional y bien personal. Eso fue parte de lo que buscamos hacer en esta película.

¿Es cierto que contactaste a Famke Janssen mientras te estabas preparando para el filme?

—Sí, pero llevo en contacto con ella desde que me dieron el rol para “X-Men Apocalypse”. Fue lo primero que hice. Le escribí un email para intercambiar ideas con ella, pero más que nada para dejarle saber que me interesaba continuar y proteger lo que ella hizo con el rol en sus filmes. Así que recibir su bendición fue algo bien importante para mí. Fue bien gratificante recibirla y es lo mejor que uno puede esperar cuando toma un rol de un actor que ya lo ha interpretado. Ella fue bien amable y encantadora conmigo. Para esta ocasión lo que hice fue pedirle referencias de música, películas o literatura que ella utilizó para poder entrar en personaje. Eso fue un gran recurso, pero uno de muchos que tuve que utilizar. 

Me imagino que otro gran recurso fue tener a Simon Kinberg, que ha sido parte de todos los filmes de esta saga como productor y guionista, en la silla del director. ¿Cómo fue colaborar con él? 

—Fue tan interesante verlo dirigir esta película. Jamás lo había visto tan contento. Creo que para él fue una transición bien natural. Yo diría que él nació para ser director. Su experiencia como guionista le ha dado una buena disposición para valorar la colaboración con el elenco y su equipo de producción. Así que desde que nos sentamos a trabajar en el filme, él siempre creó el espacio para incorporar mi punto de vista. Además de eso es supertalentoso y siempre tiene energía positiva. Y no hay nadie que sepa más de estos personajes que él. 

Una cosa que pudiste incorporar en tu versión de Jean Grey es el tema de la salud mental. ¿Fue algo que estaba presente en el guion o fue tu forma de poder conectar con el personaje?

—Esa fue la forma en que pude conectar con el rol a un nivel personal. La mayoría de las cosas que le suceden a ella en esta película son de una escala espectacular. Pero todas tienen cosas en común con enfermedades como esquizofrenia, desorden de fragmentación de identidad y adicción. Así que decidimos concentrarnos en esos tres. La importancia de la salud mental es un tema bien importante para mí. Mientras más se habla de eso, más posibilidades hay para alguien que está sufriendo. Para mí fue emocionante poder incorporarlo como una de las muchas metáforas que hay con los X-Men. Tengo fe de que va a ser algo que va a conectar con el público que vea la película

En la conferencia de prensa bromeabas diciendo que solo has hecho dos personajes en una década de carrera. Pero los que te han tocado han sido bien complejos. ¿Consideras un reto actoral dar un brinco tan grande como Jean en solo dos filmes en contraste con las ocho temporadas que tuviste para trazar la jornada de Sansa?

— Definitivamente. Creo que cada vez que me tocaba regresar a “Game of Thrones” no tenía que prepararme tanto como para esta película. Yo crecí con ese personaje y no había muchos brincos de tiempo en la narrativa entre cada temporada. Así que para mí fue fácil porque fui creciendo a la par con ella.  Pero con las películas de X-Men hay un brinco de una década entre la última y esta. Así que eso ya de por sí requiere mucha investigación y es más difícil. Porque hay que encontrar la forma de comunicar todos los cambios del personaje. Lo otro es el ritmo con el que vas a poder hacer eso. No es lo mismo tener 10 horas en una temporada que 90 minutos o dos horas. Así que el arco dramático de Jean se dio con un ritmo más rápido. Esto significó muchas escenas emocionales, una detrás de la otra comprimidas para que todas puedan estar en la película. Eso no es fácil. 


💬Ver 0 comentarios